pariksit
Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

Las nueve sendas del Bhakti-yoga

"Querido Señor, por favor, ocúpame en Tu servicio".

Las contaminaciones en el corazón no son otra cosa si no aquello que preferimos en lugar de servir al Señor.

Por suerte, cuando escuchamos sonidos espirituales comenzamos a limpiar el corazón. Al principio podemos sentir que la audición espiritual es toda un reto. Es como si estuviéramos enfermos del hígado y al probar algo dulce lo encontráramos amargo. Al curarnos, sin embargo, podemos sentir la dulzura nuevamente. De la misma forma, a medida que escuchamos, todas las contaminaciones acumuladas en el corazón se disuelven gradualmente.

En mi caso, la tarea de limpiar el corazón es un trabajo diario desde hace casi treinta años. Pero se que la audición espiritual afloja gradualmente el nudo del apego material y, simultáneamente, alienta el flujo del amor por el Señor Supremo.

Podemos escuchar sonidos espirituales de diversas formas, como por ejemplo al recitar mantras solos en nuestros rosarios (malas), o al recitarlo con otras personas, como cuando cantamos juntos (kirtan). Las palabras de los mantras pueden ser simples o más complejas, sólo tenemos que escucharlas atenta y respetuosamente, ya que son los nombres de Dios.

Escuchar las Escrituras

La audición trascendental también puede ejecutarse al oír las escrituras, tales como la Bhagavad-gita tal como es, que contiene las palabras del propio Krishna y los comentarios iluminados de los grandes maestros, especialmente los de Swami Prabhupada.

Me gustaría citar un ejemplo personal sobre el beneficio de escuchar la Bhagavad-gita. Hace unos años vivía en otro país, y me regalaron un hermoso dhoti (prenda másculina que se ata a la cintura) de color blanco con una franja azul. Fue el dhoti más bonito que he tenido. Lo lavé con cuidado y lo colgué fuera de la casa para que se secara. Mientras tanto, entré y me puse a estudiar un verso de la Bhagavad-gita, el 18.54:

"Aquel que se sitúa así en el plano trascendental, llega a comprender de inmediato el Brahman Supremo y se vuelve plenamente dichoso. Él nunca se lamenta por nada ni desea poseer nada. Él tiene la misma disposición para con todas las entidades vivientes. En ese estado, él llega a prestarme a Mí un servicio devocional puro".

Ya había escuchado este verso varias veces, pero aquel día quería memorizarlo. Mientras pensaba en la frase "nunca se lamenta ni desea poseer nada" fui a recoger mi dhoti del tendedero, pensando en si algún día podría librarme de la lamentación y el deseo.

Entonces vi mi dhoti. El viento se lo había llevado hasta la cerca donde estaba atado el perro del vecino y éste había rasgado el borde del dhoti en pedazos. Mis ojos se llenaron de lágrimas. ¡Mi dhoti nuevo! Pero en ese momento me acordé del verso: ¡Sin lamentación! ¡Sin deseo! Y pude reírme un poco por la manera en que Krishna me mostró mi apego a un pedazo de tela.

Cuando ejecutamos regularmente las escrituras, tenemos muchas oportunidades para aplicar las enseñanzas y aumentar nuestra realización. (La historia de mi dhoti, por más trivial que parezca, no terminó ahí. Unos años más tarde un amigo regresó de la India y me trajo un dhoti. Y aunque parezca raro, era el mismo modelo que el que me habían roto).

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Jueves 29 de Septiembre del 2022

Publicidad

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA