171009_160564037324169_100001117218468_335181_2566252_o
Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

LAS NUEVE SENDAS DEL BHAKTI-YOGA

Una sola palabra es capaz de partir en pedazos nuestro corazón. Puede inspirar un flujo de felicidad o de ira desbordante. Las palabras conforman los versos de las canciones de amor y los diálogos del odio. Tanto nos unen en el amor como se convierten en obstáculos de la comprensión. Piensen en los momentos más emotivos de su vida, y casi seguro que podrá oír el eco de las palabras que sonaban en esos momentos.

El don del habla se encuentra tan integrado en la vida misma que apenas si somos capaces de comprender su importancia. Y aún así, se trata de un regalo, y el modo en que los utilicemos tendrá una gran influencia en nuestro destino. Puede que unas palabras ásperas, un silencio dubitativo o una demostración de entusiasmo artificial nos haga pagar un alto precio. Las palabras que pronunciamos nos hacen perder y ganar oportunidades. ¿Puede explicar por qué no acabó sus deberes? ¿Cómo responde a las preguntas que le hacen en una entrevista para solicitar un puesto de trabajo? ¿Qué dice cuando su mejor amigo o amiga se encuentra sollozando entre sus brazos? ¿Puede decir donde estuvo en el momento del crimen? ¿Es capaz de responder a las preguntas que le hace su hijo sobre la muerte? Las palabras que elige al hablar contribuyen a configurar su destino y su personalidad en esta vida.

Y más allá de esta vida. Las palabras pueden ser herramientas no sólo de actividades materiales sino de crecimiento espiritual. Las palabras escritas, habladas o cantadas para glorificación del Señor crean el  kirtan, el segundo de los nueve procesos del servicio devocional (bhakti-yoga).

El primer proceso consiste en la escucha; después viene kirtan. La relación entre ambos es directa e íntima. Para glorificar a Dios adecuadamente primero hemos de entenderle por medio de una escucha adecuada. La escucha como servicio devocional incluye recibir instrucción de las escrituras, del maestro espiritual y de otros devotos del Señor. Fortificados al escuchar de las autoridades espirituales, empezamos el kirtan.

Kirtan,puede adoptar muchas formas, una de ellas consiste en la oración o canto de mantras. Para algunos, la palabra oración o salmodia puede que les haga evocar imágenes de repeticiones

inconscientes reiteradas. Pero aunque la salmodia signifique repetición, dicha repetición no debe ser inconsciente, sino todo lo contrario, llevada a cabo con la conciencia de que se trata de palabras sagradas y satisfactorias para Dios. También hemos de ser conscientes de cantar sin esperar un resultado material, sino como ofrenda de amor por medio de palabras.

El rezo en solitario del mantra recibe el nombre técnico de japa. Durante unas tranquilas horas de japa se obtiene mucha de la purificación necesaria para acercarse a Dios. Las escrituras védicas recomiendan que en esta era cantemos el maha-mantra: Hare Krishna, Hare Krishna, Krishna Krishna, Hare Hare/ Hare Rama, Hare Rama, Rama Rama, Hare Hare. Dicho maha-mantra está formado por nombres del Señor Krishna y al cantarlos invocamos Su presencia. Sólo con comprender lo anterior es suficiente para inspirarnos a rezar de manera atenta. No hay duda que resulta difícil concentrarse plenamente en la oración, pero obtener el éxito en la vida espiritual exige algún esfuerzo o austeridad. En esta era nos supone una austeridad especial la oración de Hare Krishna, evitando que la mente vague de un lado para otro.

Otra forma de kirtan es el canto en congregación, o sankirtan. Los devotos se reúnen cada día en los templos para hacer sankirtana ante las Deidades, cantando y tocando instrumentos musicales para el placer de la Divinidad. Cada día se celebran sankirtan, o kirtan, en todos los templos vaishnavas y todo el mundo puede unirse a ellos. Los devotos también celebran el sankirtan en las calles, permitiendo que el público se beneficie de escuchar los santos nombres.

Además del japa (oración privada) y del sankirtan (canto en congregación), existe una tercera forma de kirtan que consiste en hablar acerca de temas espirituales. Un modo de celebrarlo es leyendo las palabras de las escrituras reveladas y las de las autoridades espirituales. Los devotos de Krishna se reúnen cada día en los templos para escuchar una clase sobre el Srimad-Bhagavatam. También les gusta reunirse de manera informal para leer juntos y en voz alta otras obras de Prabhupada. Escuchar las maravillosas descripciones de las aventuras infantiles de Krishna es una combinación perfecta de escuchar y cantar.

Un componente esencial del kirtan es absorber sin desviación el espíritu y mensaje de las actividades y enseñanzas de Krishna, y ello se logra satisfactoriamente cuando se utilizan las descripciones que nos han dejado aquellas almas puras que pueden hablar de tales cosas mediante una comprensión de primera mano. Así que la lectura de las escrituras y los comentarios de los santos y sabios es una forma vital de kirtan.

Cualquier actividad que promueva la glorificación del Señor es kirtan, y una actividad especialmente importante es la distribución de los libros que hablan de la conciencia de Krishna. Sril Bhaktisiddhanta Sarasvati, el maestro espiritual de Srila Prabhupada, llamaba a la imprenta "el gran tambor": un tambor que se utiliza en el sankirtan y que puede ser escuchado desde una o dos calles, sin embargo la imprenta puede propagar el sonido del sankirtanpor todo el mundo.

La perfección mediante el kirtan

La meta de la vida, el amor puro por Dios, puede obtenerse perfeccionando cualquiera de los nueve procesos del servicio devocional. Sri Sukadeva Gosvami, que vivió hace miles de años en la India, fue un devoto que alcanzó la perfección mediante el kirtan. Sukadeva, siendo hijo de Sri Vyasadeva, el compilador de la literatura védica, oyó hablar de las maravillas de Dios y del servicio devocional mientras se encontraba en el seno de su madre. La escucha creó un fervor tal por la vida espiritual que Sukadeva nunca vivió de modo convencional. Después de su nacimiento, se dirigió al bosque para vivir una vida dedicada a la meditación en Sri Krishna Cuando Maharaj Parikhsit, el gran emperador, estaba sentado a las orillas del río Ganges, deseoso de escuchar sobre el propósito de la vida, Sukadeva Gosvami fue el elegido para instruirle. Las palabras de Sukadeva Gosvami quedaron inmortalizadas en el Srimad-Bhagavatam. Por medio de su glorificación pura y desinteresada de Dios -kirtan- Sukadeva Gosvami obtuvo la perfección.

Hablar de lo que conocemos

La escucha reiterada nos inspirará en su momento a que hablemos de nuestras comprensiones sobre Krishna. Al hacerlo, hemos de cuidar de presentar a Krishna y Sus enseñanzas adecuadamente, y hemos de conocer nuestras motivaciones. ¿Nos preocupa que nos crean enterados? ¿Esperamos sacar dinero de ello? ¿Queremos un séquito que nos dé prestigio? Todos estos motivos contaminan al orador y disminuyen el poder de esta forma de kirtan de purificar tanto al orador como a la audiencia.

La mentalidad adecuada

Un ingrediente esencial de cualquiera de los nueve procesos del bhakti-yoga es la humildad. El Señor Chaitanya, que descendió para propagar el canto de los santos nombres, habló acerca de la humildad con relación al kirtan: "Hay que orar el santo nombre del Señor con un estado mental humilde, considerándose más bajo que la hierba seca caída en la calle, más tolerante que el árbol siempre dispuesto a ofrecer toda clase de deferencia a los demás. En tal estado mental, puede rezarse el santo nombre del Señor constantemente".

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Sábado 18 de Septiembre del 2021

Publicidad

cartel vacúnate