Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

La Catedral de León dispone de una sinfonía de vidrieras, una verdadera Capilla Sixtina de este Arte, quizás se podría realizar un tour por España y Europa con/en este arte.

Esa mezcla de aire y color y luz y cristal y forma y figura y contenido y continente. Las Artes se suelen dividir en varias clases, según el sentido y la percepción que tiene mayor proporción, la vista, serían las plásticas, el oído, las musicales, el sabor, las gastronómicas, el movimiento la danza, la palabra, la literatura, etc. Más las formas combinadas o hibridas o mixtas, que en general, son en mayor o menor parte, casi todas. Porque no existe un arte totalmente exclusivo. Entre las mixtas estarían la opera, el cine, el teatro… 

Catedral 

Una catedral o una modesta ermita, casi olvidada en un monte, es más que arquitectura, es de alguna manera, sintetizar-cristalizar-materializar el espíritu en una realidad o condición de carne, de carne de tierra y piedra, y, dentro de ella, existen en mayor o menor grado, de más calidad o de menos, casi todas las artes. En cierto modo una catedral es en sí, un happening, un arte total o una obra de arte total. Porque dentro de ello está contenida diversos saberes: religiosos  teológicos, filosóficos, literarios, plásticos, musicales, etc. 

Las catedrales son como esas grandes sinfonías de piedra y aire y sonido y color y espíritu-alma y carne y nervios. Es como una concentración de sentidos. En el cual, generaciones y siglos, una catedral de hace siete siglos, cada siglo cuatro generaciones de seres humanos, son casi treinta generaciones de hombres y mujeres, que han vivido y existido bajo sus doseles, a la sombra de sus piedras/aires. Una catedral es un multisignificado, multisignificante, multicontenido, multicontinente… Es como un viento o un rayo, que suaviza al ser humano, humaniza al ser humano, pastorea a los seres humanos a través de los arados de los siglos, de los vericuetos de la historia. 

Máximo Gómez Rascón 

El experto en la Catedral de León y en Arte y, presbítero Máximo Gómez Rascón, publicó un libro titulado: Catedral de León. Las Vidrieras. El simbolismo de la luz. En el cual nos narra esa mezcla y combinación e hibridación que estamos indicando, con luz y cristal nos representan las vidrieras, muchos aspectos de la totalidad y la parcialidad de los seres humanos, muchos aspectos de su corazón, muchas perspectivas de su carne, muchas ópticas de su alma-espíritu. Es la historia de la salvación bajo la luz del judaísmo, el Antiguo Testamento, el fulgor del cristianismo, Nuevo Testamento. La Catedral de León y sus vidrieras es una enciclopedia en luz y aire y silencio de lo que el hombre es y aspira, esa mezcla de inmanencias y esas mezclas de trascendencia buscando El Otro, el Misterio, la Trascendencia, la Eternidad, el Buen Dios… 

El vidrio se cree que fue un descubrimiento por azar, realizado por los fenicios, aunque se han encontrado ya piezas de vidrio en tiempo del Antiguo Egipto. Las vidrieras, vitrales, cristaleras empezaron en Occidente en el románico, y, se perfeccionaron en el gótico. Cuando la arquitectura supo dar ese paso, del arte románico al arte gótico, de apenas tener espacios o ventanales de luz, a esa forma arborescente dónde podrían existir muchos vanos o vacíos, sin necesidad de paredes y muros y pilares y contrafuertes para sujetar, las cubiertas, entonces surgió la necesidad de y rellenarlos con cristales y luz, en definitiva, con la historia de la humanidad en cuanto a lo religioso y espiritual y humano… 

Arte y religiones 

Puede entenderse el arte en Occidente y en Europa durante varios siglos, como la competencia de las tres grandes religiones, y, cada una de ellas, elevando sus principios ontológicos y metafísicos y dogmáticos y religiosos y espirituales a la categoría de la exposición del gran árbol de la arquitectura. La arquitectura como símbolo y significante y superestructura de sus libros sagrados. La arquitectura religiosa medieval es la arquitectura de sus dogmas morales y espirituales y conceptuales de cada religión. Los grandes templos religiosos son como la bandera de piedras y materiales diversos, elevados al cielo, como representación de las creencias de cada grupo religioso. Es como un enorme teatro y happening e instalación y obra de arte total y obra total que los hombres proyectan de su ser y de sus creencias… 

Durante varias generaciones los humanos, algunos, han mirado a Oriente buscando la trascendencia y espiritualidad, muchos caminaron a esos lugares y sitios. Olvidaron que si entran en las cuevas y grutas, como cuevas de Altamira y Lascaux y Chauvet que son y representan las catedrales. Si se acurrucan, sentados en el silencio de la catedral de León, pueden/puedes si mantienen el silencio interior y exterior, que la luz de los diversos colores de las vidrieras, los muros y sus sombras, los sonidos de fondo de la música medieval monacal llevarlos a viajes interiores. No hay que ir al lejano oriente, no hay que ir al silencio del desierto... 

Solo tienes que sentarte, pasarte varias horas, dejar que el ambiente de luz y silencio y sonido te vayan atravesando como arados el interior del yo, y, vas comprendiendo y entendiendo la luz y las sombras, los misterios y las alegrías de lo humano, de tu humanidad… el silencio y sonido y color y luz de los siglos, de lo inmanente y lo trascendente y Trascendente…

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Jueves 09 de Febrero del 2023

Publicidad

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA