Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

Aunque vivamos olvidados de esta realidad, al menos, hasta ahora, presente en este mundo que conocemos, deberíamos con sosiego y mesura y racionalidad enfrentarnos a esta cuestión. 

Luca de Tena (hijo) en el ABC, como no podría ser de otro modo, publicó un artículo titulado La muerte de Zorrilla, el día 23 de enero de 1949, y nos narra, los últimos momentos de nuestro escritor, en esas horas del 23 de enero de 1893. 

Hasta ahora, todos los seres vivientes de este planeta, morimos, se nos terminan los artilugios internos y terminamos-finalizamos con nosotros mismos o en nosotros mismos, unos, ya esperándolo, otros, temiéndolo. Bueno, hay que indicar, que algunos botánicos, nos dicen, que un individuo de una especie vegetal, que está formada por miles de árboles externos, pero solo es un individuo que existe en Norteamérica, posiblemente, esté con nosotros, varios miles de años, o incluso, se van muriendo partes, pero se va reproduciendo otras, con lo cual, no sé, si sería justo y científico y verdadero indicar, que quizás, sea el individuo viviente más longevo de este planeta, pero también, debió tener un principio, y tarde más o menos, también, de momento, un final… 

Aunque, decíamos, todos los seres vivientes fallecen –al menos que sepamos-, en este y de este planeta, también hay que indicar, no todos viven y vivimos del mismo modo, ni morimos de la misma manera. Existen un arco iris enorme de posibilidades reales y materiales. Existen miles de modos de existencia, con diferencias mayores o menores, miles de maneras de fallecer o morir, en ese acto concreto, en esos minutos u horas o semanas o meses que lo preceden… 

No sé, como será mi fallecimiento-muerte-tránsito, no sé, cómo será el de usted. Pero, solo puedo indicarle, que viva-exista-respira con dignidad y moralidad y sosiego, y, fallezca del mismo modo. Cierto es, que, me podrá indicar, no siempre vivimos como deseamos, no siempre fallecemos, en las circunstancias que deseamos. Pero, al menos, viva y fallezca, con la máxima moralidad con usted mismo y con el resto de la humanidad, y, con el Buen Dios –no se rasgue la corbata, porque usted se diga a si mismo que es ateo o agnóstico, porque quizás, en ese momento de ese viaje último, ya no sea tan agnóstico, ni tan ateo-. 

Uno, no solo escribe artículos para lucirse, ni para sentirse superior a los demás, ni por vanidad, ni soberbia, ni por mil otras razones, aunque, si somos sinceros, de todo habrá, pero uno escribe-redacta textos, porque no tiene otro remedio, esto es una pequeña enfermedad-patología-síndrome, no solo es para que te quieran, como diría García Márquez, ni siquiera para cambiar el mundo, porque quizás, las palabras algo cambian, algunas, mucho o demasiado. Pero también, cada uno tiene la experiencia, de que habla con docenas de personas o cientos o miles a lo largo de la existencia, y, no sabes la verdad de ellas, ni la finalidad de ellas, ni su eficiencia… 

Pero uno desearía, además de todo lo anterior, que sus columnas, sosegasen un poco las carnes y mente y alma de algún interlocutor, uno, desearía, ya que no recibe ni flores-laureles ni divisas-maravedíes por sus escritos, que al menos, sirviesen a otros, como vasos con hielo en las tardes de agosto, y, uno tiene la vanidad-soberbia, que fuesen, pequeñas esculturas de palabras y conceptos, que arrullasen el alma con un poco de sosiego, y, porqué no decirlo, uno, intenta que sean pequeñas obras maestras de arte, cada artículo. Y, que dentro de un siglo, alguien las pudiese leer, aunque estuviese existiendo en una colonia en la Luna, palabras materializadas por este interlocutor, le sirviesen de entretenimiento-juego-solaz, pero también de comida-alimento-bebida y reflexión-meditación-análisis y… 

No conocemos nuestro interior totalmente, ni usted, ni yo, o, solo muy poco. Algunos/todos, buscan/buscamos e  intentan/intentamos curar las profundas heridas que la vida-existencia les ha ido arrastrando, por mil motivos, también, las alegrías-felicidades-gozos que ha llovido sobre ellos. Cada uno, en su interior-exterior, intenta comprender-entender y ser-estar en el mundo. Sé que estoy en el trayecto final de mi existir, soy consciente de ello, no sé cuántas bocanadas de aire todavía me restan de saborear. Pero sé, que estoy al final, puede que este partido de futbol-tenis-toreo pueda durar-permanecer-ser-existir, unos meses o unos lustros, pero soy consciente de ello. 

Durante siglos, en este país, que ha tenido tantos nombres, todos y todas, a una cierta edad, se empezaban a preparar para ese tránsito-muerte-fallecimiento, para que fuese lo menos doloroso y agónico posible, para arreglar los papeles en todos los sentidos, para preparar la propia conciencia y arrepentirse ante el Juicio y Tribunal Particular ante el Buen Dios. Pero ahora, parece que se vive-existe de espaldas a ese término de la vida individual. Ahora, parece que pocas personas, cuándo llegan, al menos, a una edad, empiezan a hacer autoevaluación moral y espiritual de su existencia, ahora parece, que pocos, racional y conscientemente, empiezan a arrepentirse… Vivimos, dicen algunos, de espalda a la muerte. Te encuentras conocidos y amistades y colegas, que se jubilan, y al día, siguiente, se visten-peinan-hablan como si fuesen adolescentes, y, si pueden cambiar de pareja-amor-deseo, en algunos casos… 

Recuerdo y recordemos una frase de C. P. Colardeau: “En el umbral de la muerte comienza la igualdad”. Espero y deseo que exista Dios y que tengamos cada uno eternidad, y espero, que si existen ambas realidades, al menos, en algún lugar y algún tiempo, de verdad, conozcamos de verdad lo que hemos deseado y hecho y pensado y sentido, y, de verdad, sintamos y percibamos, las consecuencias de nuestros actos, y de verdad, conozcamos, la verdad-realidad de otros sujetos humanos, y, de verdad, ellos sepan lo que nosotros hemos sido. Y, de verdad se conozca la realidad y la verdad de cada corazón humano. Deseo fervientemente que esta realidad se produzca. Lo deseo sin inquina y sin rencor y sin maledicencia y sin venganza, pero deseo-anhelo de verdad, que exista en Algún Lugar la Justicia del conocimiento verdadero. 

Que al menos, en algún lugar brille la verdad, y, que la personas que ha sido de buena voluntad, con errores, pero de buena voluntad, se sepa que han sido, y la personas, que no lo ha sido, se sepa que no han sido, aunque el primero, no haya tenido éxito, ni aceptación en la vida, y, el segundo, haya tenido mucho, el primero haya pasado como malo, y la segunda, como buena… Es el deseo de Kant, planteado de otra manera, es una de las demostraciones de Dios por parte del gran Kant, -no Khan o Kan o Jan-, expresado de otra forma. Paz y bien. 

http://soliloquios.blogia.com                © jmm caminero (21 enero-15 febrero 2022 cr).

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Martes 28 de Junio del 2022

Publicidad

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA