Cartas al Director
Typography
0
0
0
s2smodern

El pasado 26 de septiembre de 2018, la Abogada del Estado y Secretaria del Tribunal Económico Administrativo Local de Ceuta y Melilla anunciaba a través de la prensa escrita que había recurrido en casación ante el Tribunal Supremo una de las sentencias favorables obtenidas desde AxH.

Concretamente, una Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que daba la razón a un funcionario de prisiones en cuanto a la posibilidad de deducirse su residencia en Melilla durante los primeros meses en que permaneció en esa Ciudad Autónoma, siendo trasladado posteriormente a la península.

La Agencia Tributaria exigía al contribuyente haber permanecido en la ciudad, al menos 183 días para tener derecho a la deducción por residencia.

Desde el inicio de la andadura de Afectados por Hacienda hemos defendido en todo momento que esto era incorrecto. Que se estaba aplicando el art.9 de la Ley de IRPF para determinar la residencia en ESPAÑA (que es donde se recoge el criterio de los 183 días) junto con la prohibición del artículo 14 de la Ley General Tributaria de aplicar las normas tributarias por analogía.

El hecho es que cuando un contribuyente llegaba a Ceuta o Melilla, la Agencia Tributaria le remitía una paralela cuestionando la aplicación de esta deducción, especialmente en los casos en los que la llegada se producía antes del mes de julio. Para la Agencia Tributaria el cómputo para determinar la residencia era el ejercicio fiscal completo.

En cambio, cuando un contribuyente dejaba estas ciudades en los meses de julio a diciembre, la Agencia Tributaria consideraba que el contribuyente tenía derecho a la deducción sólo en la parte proporcional al tiempo pasado en Ceuta y Melilla y, cuando la salida se producía en los meses de enero a junio, el contribuyente no tenía derecho a ninguna deducción.

Dicho de otro modo, la Agencia Tributaria se regía siempre por la Ley del embudo. Todo lo que perjudicara al contribuyente era válido y los beneficios eran cuestionados o directamente negados.

La obsesión de la Agencia Tributaria por recaudar al margen de los supuestos legales, les había apartado totalmente de la finalidad de la norma, llegando una gran parte de los contribuyentes a recibir paralelas y liquidaciones basadas en la ficción de que el afectado no había residido en Ceuta o Melilla durante 183 días.

El recurso interpuesto por la Abogacía del Estado se ha vuelto en su contra, dictaminando, el 29 de septiembre de 2020 la sección segunda de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, una importantísima sentencia que afecta a todos los residentes en Ceuta y Melilla.

La sentencia, que crea jurisprudencia y establece los criterios en que deben ser interpretada la residencia en Ceuta y Melilla para tener derecho a la correspondiente deducción, establece:

1º.- Se reconoce el derecho a la deducción proporcional por los rendimientos obtenidos en Ceuta y Melilla en virtud del art. 68.4 de la Ley de IRPF. Dicho de otra forma, si un contribuyente reside 1 mes la deducción se podrá realizar por ese mes.

2º.- La sentencia basa su decisión en un espíritu finalista del art. 68.4 de la Ley de IRPF que, según sus palabras, no es otro que el de «compensar fiscalmente las desventajas inherentes al hecho de residir en ciudades alejadas de la península, por tanto, cabe inferir que es posible disfrutar de la deducción en la medida en que ha se materializado la residencia en su territorio, dando lugar a una situación fáctica más gravosa desde el punto de vista económico y hasta que la misma desaparezca».

3º.- Entienden los jueces sentenciadores que, aun cuando durante el período de 2011 tuviera el actor su residencia habitual en Andalucía, esto es, que debe aplicarse el citado art. 68.4.1, no entra en contradicción con el artículo 72, sino que incorpora una regla específica. Dicho de otro modo, el art. 72 de la Ley de IRPF que se venía aplicando de forma indiscriminada por parte de la Agencia Tributaria (especialmente el requisito de la permanencia) cede ante la aplicación finalista del art. 68.4.

4º.- Concluye la sentencia que los contribuyentes que, al menos durante una parte del período impositivo hayan residido en Ceuta o Melilla, tienen derecho a la deducción en proporción al tiempo de su residencia en dichas ciudades.

Desde AxH entienden que, con esta Sentencia del Tribunal Supremo, la Agencia Tributaria ya no podrá perseguir a los trabajadores que entran o salen de Ceuta y Melilla o que cambian su lugar de residencia. Se acabó la Ley del embudo que hasta ahora aplicaba la Agencia Tributaria. También cabe concluir que con esto queda zanjado el tedioso cómputo de días durante el ejercicio fiscal, dado que caben deducciones parciales que siempre atienden a la finalidad.

El hecho de que se acabe la aplicación del art. 72 en favor de la finalidad del art, 68.4 de la Ley de IRPF supone un alivio para cientos de familias que se han visto afectadas por oleadas de cartas de la Agencia Tributaria en los últimos años (especialmente desde a 2013 a 2017).

A través del correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. atienden las demandas de los afectados que se encuentren en situaciones de desamparo y que no sepan cómo actuar o como defenderse de agresiones como la descrita.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Viernes 27 de Noviembre del 2020

Recomendaciones COVID v01

Publicidad

Popup Venta Oficina 2020

Centro Global 2

casa sanchez