¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Contacto

Contactos:

"La Verdad de Ceuta" es un diario digital independiente, objetivo, plural y abierto para que el pueblo de Ceuta pueda expresar libremente lo que desee.

Fundado el 7 de Junio de  2.011

Dirección postal:

        FEDEMAR CEUTA, S.L.

Balcón de La Dorada, 33
Poblado Marinero
51001 Ceuta (España)

Teléfonos:

Telf: (+34) 956 511894

Horario: De 19,30 a 13,30 y de 16,30 a 20,30 horas

Información:

Identidad

LA VERDAD DE CEUTA es un diario digital español, sobre todo de ámbito local, que nace el día 07 de junio de 2.011.
Es un medio independiente, objetivo, plural y abierto. Que no pertenece a ningún grupo político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones, y en la apertura a la participación ciudadana.

Compromiso

LA VERDAD DE CEUTA cree firmemente en la libertad de expresión y en el derecho a la información como principios fundamentales de la democracia.

Contactos electrónicos:

direccion@laverdaddeceuta.com

Notas de prensa.

Las cartas al director deben estar firmadas con nombre, apellidos y D.N.I., disponer de una redacción y ortografía correctas.

local@laverdaddeceuta.com

Utilice esta dirección para remitirnos sus comentarios sobre la actualidad política y social en la ciudad, en su barriada, etc.

deportes@laverdaddeceuta.com

publicidad@laverdaddeceuta.com

Para temas relacionados con el Departamento de Publicidad (insertar anuncios, etc.) de este diario digital, envíenos sus datos y el personal encargado del mismo se pondrá en contacto usted a la mayor brevedad posible.

Sistema de envíos para cartas al director, notas de prensa, actualidad local, deportes, publicidad, etc.

Para las cartas al director es necesario anotar el D.N.I.
 
 
POLÍTICA DE COOKIES:
 

Esta página web, al igual que la mayoría de páginas web, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a direccion@laverdaddeceuta.com

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

¿Por qué son importantes?

Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

¿Cómo utilizamos las cookies?

Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:

Cookies de mejora del rendimiento

Este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.

Cookies de análisis estadístico

Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.

Cookies de geolocalización

Estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.

Cookies de registro

Cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal.
Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo.
Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.

Cookies publicitarias

Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Otras cookies de terceros

En algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome

Mozilla Firefox

Internet Explorer

Safari

Safari para IOS (iPhone, iPad)

Cookies Flash

Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros.

Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en direccion@laverdaddeceuta.com

Cartas al Director
Typography
0
0
0
s2smodern

Me he vuelto muy cómodo. Eso de moverme para ir a la playa a pasar calor, mancharme de arena y exponerme a un cáncer de piel, qué quieren que les diga, me da bastante pereza frente a la alternativa de un sofá, un aire acondicionado y una película de Paco Martínez Soria. ¿A que les estoy tentando? Está bien, no se alarmen, yo también fui joven una vez, o sea que entiendo perfectamente a quienes no lo ven como yo.

Eso de que en Ceuta estemos rodeados de la mar salada me da la vida, y aunque a estas alturas no me resulte atractiva la playa, reconozco su valor. No hablamos de playas magníficas y kilométricas, como las de Cádiz o Huelva, de playas pintorescas, como las de la Costa Brava o Menorca, ni siquiera de playas salvajes como las de Cabo de Gata o Cantabria. Hablamos de playas cochambrosas.

Una playa en sí misma no es cochambrosa, sino que nosotros, las personas, las convertimos en eso. De hecho nuestros fondos marinos tienen cierto prestigio, y además la belleza del litoral rocoso que poseemos le dan un innegable encanto a nuestro entorno. Pero más allá de lo que la naturaleza nos ha regalado, las playas que tenemos son las que tenemos.

Si miramos a la bahía sur, nos encontramos con las playas de la Ribera, el Chorrillo y el Tarajal. Las dos primeras son LAS PLAYAS por excelencia, las que suponen nuestra carta de presentación ante todo ese turismo que nuestro excelentísimo alcalde (¿o es Presidente autonómico?) afirma tener planes desde hace décadas para atraer. Mi corazón palpita de emoción cuando las contemplo desde el coche de camino al ambulatorio, y veo toda esa muchedumbre sobre sus toallas tapando una arena llena de colillas y donde te puedes pillar alguna que otra infección cutánea. ¿Y qué me dicen de esas redes antimedusas que cada año se colocan ¡¡un mes después!! de haber empezado la temporada de baño? Magníficas, no cabe duda. Pero lo que más me sobrecoge es cómo amanecen un lunes por la mañana, calmadas, solitarias, resignadas, llenas de moscas y basura... No importa, alegrémonos, porque suelen tener una bandera azul. Eso nos da esperanzas de calidad. ¡Turismo, venid!

La bahía norte es otra historia diferente. Allí las banderas azules, los socorristas y las duchas no saben llegar, especialmente a Calamocarro. Será que el posicionamiento del GPS se pierde con la cobertura de Marruecos, o eso me han dicho. La bahía norte tiene un agua a priori, más fresquita y limpia, pero... ojo, que tradicionalmente el alquitrán o chapapote del Estrecho ha estado a la orden del día. Hace años que esos vertidos descontrolados en el Estrecho se han reducido, pero aún colean cuando menos te lo esperas.

En las playas de esa bahía norte la Ley y el control... digamos que son más laxos. Cuando la Guardia Civil consigue desmantelar tras un fin de semana una acampada masiva ilegal en la playa del Trampolín, se convierte en noticia, tal es lo insólito de tamaño logro. La mugre de los cauces y desagües que vierten y desembocan en playa Benítez desde tiempo inmemorial se ha convertido en seña de identidad de esa playa. Pero no sólo es eso, el descontrol de los bañistas que cualquier fin de semana por la tarde acceden a esa playa es digno de una película de miedo, pero no de las de terror psicológico que apenas dan sustillo, no, de las de tipo El Exorcista. Perros, gente pescando en medio de las sombrillas, mesas y sillas por doquier, distancia de seguridad inexistente, basura y más basura,... vamos, creo que en las orillas del Ganges se pueden contemplar escenas parecidas. Una vez me dijeron que si sobrevives a una tarde de sábado en la playa de Benítez, te convalidan primero de relaciones sociales y supervivencia avanzada.

Pero sin duda, mi preferida desde que era un mozalbete era la playa del Desnarigado, con sus paredes rocosas, sus saltos de cabeza, sus fondos magníficos... Pero la sobreexplotación dominguera también hace años que acabó con ese atractivo. Los tinglados con carpas que montan cada fin de semana veraniego son de los que acaparan por completo la tranquilidad que tenía esa playa, con el añadido de que los sitios parecen estar adjudicados con nombres y apellidos, como si de un alquiler a perpetuidad se tratara.

Me quedan la de Benzú y San Amaro, ambas simplemente dignas y con un aire muy de barrio, de las que se disfrutan casi exclusivamente por los vecinos, pero muy lejos de un canon que nos de caché dentro de playas de ensueño y, por supuesto, con el mismo problema de suciedad y dejadez. Esas playas conviven con el resto del litoral, que nos ofrece pequeñas pinceladas, como el Sarchal, Fuente Caballos, Santa Catalina, o pequeñísimos rincones que se pueden usar para darse un chapuzón, aunque en todas te puedes encontrar con escombreras ocasionales, muy propias de los acantilados de la bahía sur, y con descuido absoluto por parte de las autoridades.

Tenemos 21 kilómetros de costa dentro de la ciudad, algo que ya quisiera para sí cualquier ciudad española. Pero, como ya es costumbre en nuestro ADN ceutí, no destacamos por la calidad de las playas, por el civismo de la gente para cuidarlas y, sobre todo, por el compromiso de la administración para controlar, arreglar y convertir ese tesoro en algo digno de ser visitado y disfrutado. Con la cantidad de cosas que se podrían hacer para darles valor... como senderos originales e integrados en el medio natural, como vigilancia y limpieza de verdad, como instalaciones y servicios públicos, o como proyectos de regeneración medioambiental... en fin, ¿para qué seguir?

Menos mal que me queda el consuelo que cuando el cambio climático acabe con nuestra especie (o eso me afirma mi nieto Ambrosio, y él sabe mucho de eso porque ve mucho Internet), nuestras playas serán auténticas delicias naturales para las nuevas especies que dominen la Tierra. ¿Serán las cucarachas?

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Jueves 06 de Agosto del 2020

Publicidad

Popup Venta Oficina 2020

Centro Global 2

casa sanchez