¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Contacto

Contactos:

"La Verdad de Ceuta" es un diario digital independiente, objetivo, plural y abierto para que el pueblo de Ceuta pueda expresar libremente lo que desee.

Fundado el 7 de Junio de  2.011

Dirección postal:

        FEDEMAR CEUTA, S.L.

Balcón de La Dorada, 33
Poblado Marinero
51001 Ceuta (España)

Teléfonos:

Telf: (+34) 956 511894

Horario: De 19,30 a 13,30 y de 16,30 a 20,30 horas

Información:

Identidad

LA VERDAD DE CEUTA es un diario digital español, sobre todo de ámbito local, que nace el día 07 de junio de 2.011.
Es un medio independiente, objetivo, plural y abierto. Que no pertenece a ningún grupo político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones, y en la apertura a la participación ciudadana.

Compromiso

LA VERDAD DE CEUTA cree firmemente en la libertad de expresión y en el derecho a la información como principios fundamentales de la democracia.

Contactos electrónicos:

direccion@laverdaddeceuta.com

Notas de prensa.

Las cartas al director deben estar firmadas con nombre, apellidos y D.N.I., disponer de una redacción y ortografía correctas.

local@laverdaddeceuta.com

Utilice esta dirección para remitirnos sus comentarios sobre la actualidad política y social en la ciudad, en su barriada, etc.

deportes@laverdaddeceuta.com

publicidad@laverdaddeceuta.com

Para temas relacionados con el Departamento de Publicidad (insertar anuncios, etc.) de este diario digital, envíenos sus datos y el personal encargado del mismo se pondrá en contacto usted a la mayor brevedad posible.

Sistema de envíos para cartas al director, notas de prensa, actualidad local, deportes, publicidad, etc.

Para las cartas al director es necesario anotar el D.N.I.
 
 
POLÍTICA DE COOKIES:
 

Esta página web, al igual que la mayoría de páginas web, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a direccion@laverdaddeceuta.com

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

¿Por qué son importantes?

Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

¿Cómo utilizamos las cookies?

Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:

Cookies de mejora del rendimiento

Este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.

Cookies de análisis estadístico

Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.

Cookies de geolocalización

Estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.

Cookies de registro

Cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal.
Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo.
Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.

Cookies publicitarias

Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Otras cookies de terceros

En algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome

Mozilla Firefox

Internet Explorer

Safari

Safari para IOS (iPhone, iPad)

Cookies Flash

Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros.

Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en direccion@laverdaddeceuta.com

Cartas al Director
Typography
0
0
0
s2smodern

Ayer asistí junto a mis compañeros de Unidas Podemos, al acto contra el cambio de clima mundial, mi experiencia como terrícola, habitante de este hermoso planeta está fundamentada en mis primeros pasos como niño, tuve la suerte de pequeño vivir en un pueblecito de la sierra norte de Sevilla.

Aún siento y recuerdo ese olor característico a la tierra fértil, llena de vida, el campo, los animales, mi experiencia fue muy espiritual, ver el diseño natural de las plantas, los animales, las abejas, incluso las serpientes, un todo que encajaba de forma precisa, mi curiosidad de pequeño me hacía explorar y observar la vida de los animales, de algún modo en mi mente se hacia la imagen de un creador, entendiendo que era pequeño y estuve separado de la observancia religiosa, mi pasión por la vida natural y sus actores de vida engendraba en mi la idea de un Dios bondadoso al ver tantas maravillas que mis ojos empezaran a descubrir día a día, aún recuerdo cuando vi el primer nacimiento de un chivito, ver como su madre lamía su piel húmeda, como de forma tímida empezaba a caminar, descubrir por primera vez el nacimiento de unos pollitos y en mi observancia ver como la mamá de los pollitos cuidaba y protegía a su prole, al tiempo de ello sentir sus picotazos en mis rodillas al acercarme a los infantes polluelos, ese celo de cuidado y protección me cautivaba, quizás empezara a entender de alguna manera el verdadero significado del amor, ese sentimiento que nos permite avanzar con la irrenunciable pasión de cuidar de nuestros congéneres.

Vi muchas cosas para mi mágicas de niño, no teníamos consolas y videojuegos, el tiempo pasaba muy despacio pero procuraba desde mi niñez comprender el mundo donde me hallaba, en los pueblos la gente es muy diferente a la gente de la ciudad, la humidad campesina y la vida campestre hace que la gente goce de un buen carácter, tanto es así que todo el mundo se conocía y de alguna manera se sentía una seña de identidad protectora, cuando alguien enfermaba todos se preocupan y de forma amable se acercaba la gente a preguntar.

Esa experiencia que sentí de niño se vio atenazada al ir a la Ciudad, acostumbrado a ver latifundios de espesuras vegetales, al ver el cemento de la metrópolis, creó en mí una sensación de falta de libertad, una forma de opresión en cuento mi mente se sentía oprimida por falta del verde vegetal, echaba de menos ese olor de la tierra, extrañaba incluso lo que a muchos le parecería desagradable como es el olor al estiércol deribado del rebaño de mis cabras.

Los niños y los animales siempre se entiende, al menos a mí me resultó fácil encontrarme con ellos y sentir de forma mutua  empatía, las cabras de mi abuelo tenían nombre propio, eran bien tratadas, con respeto y amor, las gallinas vivían libres con su recorrido habitual por las lindes de mi casa, era un ecosistema dentro de otro ecosistema, sentía que los animales eran parte de mi familia y que de alguna manera su generosidad con la leche y los huevos era fruto de una simbiosis de cuidados mutuos.

Aún recuerdo un polluelo de gorrión que crie con amor y cariño en la capital de Sevilla, al crecer era un amigo inseparable, un día lo llevé a la calle y lo solté, voló y alzó el vuelo, pero él regresó a mí de nuevo, en ese momento recuerdo que sentí algo especial, algo que me hacía sentir que de alguna manera humanos y animales tenemos la facultad de sentirnos parte de una familia, Pichín, como lo llamaba, lo llevé un día al pueblo, repitiendo la misma escena de la ciudad, Pichín alzo el vuelo, pero esta vez no regresó a mis hombros, esta vez su adiós fue para siempre, siempre pensé que mi amigo inseparable nunca se sintió libre en la ciudad y volvía a mí como la necesaria vuelta a su compañero de celda, ese día entendí que de alguna manera nuestras vidas en ciudades es similar al sentimiento de ese pequeño gorrión.

Vivir en Ceuta no supuso sentirme oprimido por el cemento, cuando llegué descubrí la inmensidad del mar, sus olas, sus peces, las gaviotas, animales que nunca tuve la oportunidad de conocer, bucear por primera vez y ver los erizos de mar, el pez mula, los pulpos, me zambullía una y otra vez para admirar esa vida marina que me hechizaba por completo, vivir en Ceuta me hizo descubrir sitios maravillosos como es el pantano, sus montes, está muy claro que Ceuta no es una zona rural, pero en cierta medida me recodaba mucho a mi pueblo, el mar expandía mi mente y mis sentimientos, en mi adolescencia rebelde ya no entendía esa figura del creador, andaba enfadado al ver guerras y destrucción, ya empezaba a ver la maldad de las guerras y el poder de destrucción del ser humano, culpaba de todo ese mal al creador, sin entender que el problema reside en ese mal engendrado del egoísmo y la renuncia de la humanidad a su función principal en este hermoso planeta (el cuidado y conservación de ese legado), con el tiempo las circunstancias cambiaron, me reconcilie con lo que de niño era mi admiración de esa figura del creador, sintiendo de alguna manera que el motor de todo cambio es el amor y la generosidad, desde una ciudad cerrada en sus fronteras y construida como una cárcel me sentía libre, porque el mar y sus gentes me hacían sentir libre, de alguna manera ese sentimiento lo trae las circunstancias, la gente que te rodea y el ambiente.

Tengo claro que el cambio climático empieza por sentir amor al mundo natural que engendró la vida y sus maravillas, si no entendemos nuestro propósito en la vida como cuidadores de nuestro planeta jamás vamos avanzar, esto es responsabilidad de todos, empezando por un sistema educativo que engendre en nuestros más jóvenes dicho amor, espero y deseo que estas nuevas generaciones donde han nacido con las nuevas tecnologías entiendan el verdadero propósito del hombre en la tierra, no estamos aquí para consumir sin mas fin  que seguir consumiendo y contaminando, contaminando la herencia que tenemos de la creación, la de ser parte de la creación precursora del vida, custodios de un legado sapiencial lleno de la fertilidad que procesa nuestra madre naturaleza, todo ello pasa por repoblar nuestros pueblos, crear un modelo sostenible fuera del egoísta modelo de consumo, empoderando la vida de las personas y de nuestra naturaleza, si no se cambia de modelo productivo y de modelo social no se puede luchar contra el cambio climático, es necesario primero que cambemos cada uno de nosotros y que en nuestra lucha consigamos transmitir ese deseo de cambio.

Narro esta parte de mi vida para compartir mis experiencias, mi forma de ver el ecologismo pasa por esa sensación que tuve en la metrópolis, la gente se marchó del paraíso al infierno, con el engaño de un falso progreso, las metrópolis y su atracción han hecho de nuestro país lo que hoy se llama la España Vaciada, en mi experiencia vi ese ecologismo rural, aprendí a amar y respetar a los animales, actualmente ya no como carne, de alguna manera siento que tengo o tenemos que cambiar nuestros hábitos para empezar un nuevo camino en el horizonte de la raza humana, pienso y creo firmemente que el capitalismo es ese gran monstruo que depreda nuestra amada Tierra, pienso al ver como deforestan la selva amazónica la crueldad más palpable de ese capitalismo, con la tristeza de ver cómo la gente pudiera apoyar a representantes públicos como Bolsonaro que de forma malévola destruye algo de todos.

En los 80 cuando comprábamos una botella de leche su envase era de cristal, ahora son de plástico, recuerdo que cuando íbamos a comprar gaseosa  teníamos que llevar el casco usado donde por entregarlo obtenías un descuento del precio total, tuvimos tiempos no muy lejanos donde hacíamos ciertas cosas muy bien, desde entonces al ahora todo ha ido muy mal, el consumo de agua embotellada en plástico, las bolsas de plástico, muchos envases del día de hoy que contaminan de forma exponencial, para cambiar todo esto es necesario cambiar este modelo capitalista de consumo irracional, pero vuelvo a insistir que las materias contaminantes no contaminan por si solas, el gatillo del arma homicida lo disparamos entre todos y todas, es necesario primero crear una conciencia colectiva que luche contra aquellos que nos entregan ese arma cargado de veneno, no volvamos a ser los que disparemos sus arma de contaminación, el veneno que mata nuestro hermoso planeta lo hacen también con nosotros y nuestros hijos, avanzar es de todos y todas.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Domingo 17 de Noviembre del 2019
Sin título 2
facebook twitter

Publicidad

casa sanchez

Centro Global 2