Encuesta voto Mayo 23

Encuesta valoracion politicos 23

Cartas al Director
Typography
0
0
0
s2sdefault

¿Se está produciendo un efecto social, por/con el cual la palabra dicha y dada, apenas tiene valor, hoy, dices una cosa, mañana otra? 

Durante siglos, las personas pueden o podían evolucionar en sus ideas y conceptos, pero debido, quizás al concepto de honor y buena fama, la palabra y la palabra dada, la palabra dicha, la palabra oral, tenía un valor en sí. No digo que era como una firma de un documento, pero estaba en un intermedio entre esa realidad y que la palabra no diga nada. 

También debido al Mandato/Mandamiento de Moisés, “no mentirás” –no calumniarás, no levantarás falso testimonio contra tu prójimo…-, que viene a ser, semejante a no engañarás de forma consciente, que no dirás algo que sabes que es mentira y qué es error, y, que si no puedes decir, tu modesta verdad, por mil razones, tienes que callarte –siguiendo al maestro Kant-. Que la fama y el honor de la otra persona tienen valor, para que así, tu fama y tu honor también tengan valor para los demás… 

Al reducirse los niveles de creencia en el cristianismo en Europa, pues entonces, las nuevas generaciones, apenas saben los diez mandamientos, apenas los siete errores morales graves o pecados capitales, apenas una moral práctica basada en las teorías y la casuística de la moral, de cientos de casos. De todos los deterioros, uno de los más grandes y graves, es que “alguien te dice algo sobre algo, y, a la semana siguiente, por intereses o mil otras razones te cambia de opinión”. La palabra dada y dicha, no tiene apenas valor, o cada vez menos valor. Esto no va en contra, con que las personas vayan evolucionando y progresando, porque se van encontrando con nuevos datos o hechos o conceptos sobre ese tema. Todo cambia, las ideas también. Pero esa palabra tiene que nacer de la veracidad profunda, de la bondad profunda. Y, si no es posible, el silencio, callarse para no mentir, callarse para no errar, callarse para no equivocar. 

El columnista Lorenzo Silva, publica en Colpisa, el 26 de septiembre del 2022, un artículo titulado: La palabra dada. En la que nos narra, entre otras realidades, el valor de la palabra en la vida pública, en la política teórica y práctica. En general, debo indicar, que me parece excesivo que casi todos los sectores sociales, tienen una caza y pesca contra el estamento de los políticos y de la política. No niego y reniego de que haya que criticar negativamente, cuándo alguien piense que realizan una aptitud y actitud negativa, desde un punto de vista o de otro. Pero pienso que el exceso de negatividad y de crítica negativa contra el estamento político, nos perjudica a todos, a la sociedad, al Estado, a usted y a mí. 

Olvidamos, que una persona arriba a un cargo/carga equis política, y, por lo general, no sabe o no conoce, lo que le viene encima. Sea verdad o no sea verdad, que los altos cargos y máximos cargos de la política, van heredando de una persona a otra, en esa obligación, una serie de dosieres, y, que la mayoría no tienen idea de ellos, antes de ocupar el/la cargo/a. El famoso libro que dicen, que cada presidente norteamericano deja al siguiente… 

Llegas a un sitio/espacio/lugar/entidad y, la persona que te atiende, demasiadas veces, sientes la sensación que te informa a medias, que no te proporciona todos los datos, que parece te lleva hacia una dirección o hacia otra. No sabemos si esa percepción es verdad o solo a medias o un tercio de verdad. Pero le ocurre a muchas personas, podríamos situar, multitud de ejemplos, te muestran algunos folletos explicativos, que por lo general, te enredan más la cabeza. Porque nadie puede conocer de todo, y, hoy, cualquier campo es enormemente complejo. Esto nos lleva si la sinceridad y la veracidad y la verosimilitud, se pierden, o nubla o desdobla del corazón de los hombres, la vida se hará enormemente más difícil. Se elevará y aumentará el sufrimiento y la angustia y la pena y el desaliento y, al final, aumentará la tristeza humana. Y, lo que debe costar equis de esfuerzo, costará tres equis. Por simple razón, de que hemos olvidado, que la palabra dada es importante, que la palabra dada, podemos equivocarnos, pero debemos y tenemos derecho a la veracidad y verdad, que el otro, tiene derecho a la verdad. 

Porque es con la verdad y la veracidad y la verosimilitud, con lo cual avanza y progresamos. Porque si yo, que vendo ciruelas te engaño a ti, tú que vendes pan, me engañarás a mí, si los dos engañamos al cirujano, pues al final, el cirujano matizará la realidad verdad al frutero y al panadero. Y, esto se convertirá en una anarquía social y moral, en un nido de avispones, avispas, alacranes, serpientes y víboras. Esta es la realidad, guste oírla o disguste oírla... 

Entiendo y comprendo, que por prudencia y moralidad y bondad, no se pueda indicar, todo, todo lo que creas de verdad o de realidad verdad. Sea por un motivo o sea por otro. Pero debemos intentar que la palabra que expresemos, la escritura que indiquemos, nos parezca que es verdad, que sea verdad, que tiene la intención de ser un instrumento o un pastel de verdad y bondad y bien y belleza y racionalidad y prudencia. Solo tenemos la palabra y la verdad de la palabra y la palabra de verdad. Otra cosa es que nos equivoquemos… 

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Lunes 05 de Diciembre del 2022

Publicidad

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA