¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Contacto

Contactos:

"La Verdad de Ceuta" es un diario digital independiente, objetivo, plural y abierto para que el pueblo de Ceuta pueda expresar libremente lo que desee.

Fundado el 7 de Junio de  2.011

Dirección postal:

        FEDEMAR CEUTA, S.L.

Balcón de La Dorada, 33
Poblado Marinero
51001 Ceuta (España)

Teléfonos:

Telf: (+34) 956 511894

Horario: De 19,30 a 13,30 y de 16,30 a 20,30 horas

Información:

Identidad

LA VERDAD DE CEUTA es un diario digital español, sobre todo de ámbito local, que nace el día 07 de junio de 2.011.
Es un medio independiente, objetivo, plural y abierto. Que no pertenece a ningún grupo político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones, y en la apertura a la participación ciudadana.

Compromiso

LA VERDAD DE CEUTA cree firmemente en la libertad de expresión y en el derecho a la información como principios fundamentales de la democracia.

Contactos electrónicos:

direccion@laverdaddeceuta.com

Notas de prensa.

Las cartas al director deben estar firmadas con nombre, apellidos y D.N.I., disponer de una redacción y ortografía correctas.

local@laverdaddeceuta.com

Utilice esta dirección para remitirnos sus comentarios sobre la actualidad política y social en la ciudad, en su barriada, etc.

deportes@laverdaddeceuta.com

publicidad@laverdaddeceuta.com

Para temas relacionados con el Departamento de Publicidad (insertar anuncios, etc.) de este diario digital, envíenos sus datos y el personal encargado del mismo se pondrá en contacto usted a la mayor brevedad posible.

Sistema de envíos para cartas al director, notas de prensa, actualidad local, deportes, publicidad, etc.

Para las cartas al director es necesario anotar el D.N.I.
 
 
POLÍTICA DE COOKIES:
 

Esta página web, al igual que la mayoría de páginas web, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a direccion@laverdaddeceuta.com

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

¿Por qué son importantes?

Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

¿Cómo utilizamos las cookies?

Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:

Cookies de mejora del rendimiento

Este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.

Cookies de análisis estadístico

Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.

Cookies de geolocalización

Estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.

Cookies de registro

Cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal.
Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo.
Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.

Cookies publicitarias

Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Otras cookies de terceros

En algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome

Mozilla Firefox

Internet Explorer

Safari

Safari para IOS (iPhone, iPad)

Cookies Flash

Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros.

Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en direccion@laverdaddeceuta.com

ACC Edificio Hnos Wannon ARTICULO

Cartas al Director
Typography
0
0
0
s2smodern

Seguimos analizando y bosquejamos algunas causas del mal y de la maldad en Eurasia del siglo veinte. Para invitar a que todas las personas sabias o no sabias, según su saber y según su experiencia pudiesen aportar motivos o razones, en mayor o menor grado, de tal forma, que podamos crear un mapa de todas las posibles causas del mal. Para que no se repita…

El mal y la maldad, no solo se materializa y proyecta, en mayor o menor grado, en órganos y entidades sociopolíticas máximas, sino intermedias y bajas, y en otras entidades sociales, en lugares de trabajo, en la familia, en actividades de todo tipo, y de individuos particulares contra otros individuos, en nombre de una idea o de otra, y de un individuo contra si mismo, también. Por lo general, todo individuo cae en el mal, niega el bien, en general, o en particular, y, después, ese mal lo proyecta en su ámbito de responsabilidad y de poder. De ahí, la enorme importancia y necesidad de no caer en el mal, sino amplificar el bien, a y en todos los individuos y entes que forman y conforman los individuos…

- No aceptar que existen males morales, teóricos y prácticos, por ejemplo, no aceptar un mínimo de normas o principios morales universales, para todo ser humano, es una de las razones del mal y de la maldad en el mundo. Cierto es que unos individuos o colectivos o entidades, no caerán en todos los tipos de mal o de maldad, sino unos caemos en unos y otros, otros en otros.

No ser conscientes, que existen unos principios morales mínimos universales, que toda persona es objeto y sujeto de esos derechos morales universales. No ser conscientes, que existen males morales graves, por ejemplo, que existen los siete errores morales graves, y que caer en ellos, es una fuente enorme de sufrimiento personal y para otros. Es decir, que es un mal grave caer en la envidia, gula, pereza, soberbia, vanidad, ira-cólera, lujuria…

Solución, al pueblo, cada individuo y cada colectivo, tiene que aprender y aprehender una ética mínima universal aceptable y buena. Todas las entidades que forman el poder, todas las entidades que forman y conforman la sociedad. Todos los individuos, sean de una ideología o sean de otra, tienen el deber y el derecho, la obligación y la necesidad de buscar cual, de todas las morales existentes, teóricas y prácticas, es la mejor a nivel teórico y práctico… Si una sociedad, democrática o no-democrática cae en una inmoralidad grave, amoralidad grave, anomia moral, escepticismo moral grave, relativismo moral grave, hedonismo moral grave, es una fuente continúa de sufrimientos y de problemas. Si esa sociedad ha caído bajo el poder máximo de una no-democracia, y además, defiende morales no acertadas, teórica o, y en la práctica, las consecuencias son impredecibles e imprevisibles, con consecuencias nefastas. Solo hay que mirar el siglo veinte. Porque se olvida, que toda persona, toda, tiene unos derechos mínimos, que nada, ni nadie puede violentarlos.

- El padre Amorth, que ha sido durante décadas el exorcista oficial de la diócesis de Roma, indicó en una entrevista, que dos máximos líderes del siglo veinte, no democráticos, eran o tenían elementos satánicos o demoniacos claramente, estaban influidos por el Mal y el Maligno.

Puede que esta razón, no sea creíble, para muchos espíritus. Pero dentro del cristianismo, las causas del mal, las tres grandes causas que Leibniz indicó, el mal moral, el mal natural, el mal metafísico, que no podemos explicar ahora aquí. Según el cristianismo existe un elemento más, que sin exagerar, pero según dicha religión, es real, es las tentaciones y las perversiones del Maligno, del ángel o ángeles caídos.

Solución, este tipo de explicaciones, el Tentador que está siempre tentando al mal de la especie humana y de los individuos y colectivos, en general, tentándolos al mal moral, al pecado, en lenguaje del cristianismo. Esta explicación no puede dejarse de lado. Puede ser un elemento más, y en este caso esencial. Porque al final, alguien que caiga en una lujuria, y si tiene mayor o menor poder, puede tener consecuencias, sobre otras personas, en mayor o menor grado. Solo hay que mirar la historia, y la historia del siglo veinte.

No creer, y en la medida de lo posible, seguir una moral mínima, racional y prudente y bondadosa, y no creer y seguir una religiosidad-espiritual, al menos mínima, racional y bondadosa, son dos fuentes de grandes males. Porque, entre otros motivos, es no darse cuenta, de que existen principios del bien y principios del mal. Y, después, la persona que está en un plano o en otro, pueden extender ese bien o ese mal, en mayor o menor grado, en sus ámbitos de responsabilidad, sea cocinero, sea CEO, sea ministro, sea presidente de gobierno…

- El pueblo, el individuo normal, no solo los altos cargos, sociales o políticos o económicos, tiene una gran influencia, tanto en el bien, como el no-bien, como en el mal. El pueblo, individuos del pueblo, por no seguir una moral correcta, unos principios morales mínimos, caen en errores graves, que tienen consecuencias negativas y graves, muchas veces, demasiados graves, a y en su propia persona, en su familia, en sus ámbitos de responsabilidad y de poder, y en la sociedad. Muchos granos crean una montaña. Muchos individuos o personas, con un defecto equis, se convierte, no solo en un vicio individuo, un hábito negativo individual, una desvirtud individual, sino una colectiva, con consecuencias enormemente graves…

Solución, es que el pueblo, cada individuo, es que se le enseñe y eduque al pueblo en una ética y una moral individual y colectiva, lo más correcta posible, lo más verdadera posible, lo más prudente y racional posible. De tal modo, que si se le enseña y éste aprenda, el pueblo, una moral correcta, es la fuente de muchos bienes, al menos teóricamente sepa lo que es el bien y el no-bien. Y si sabe, lo que es el bien, será más fácil que lo materialice, y si sabe, lo que es el mal moral, será más fácil se aleje de él.

- Por otro lado, el mal o la maldad, que un ente colectivo o poder o individuo realiza, por lo general, no es contra todos los individuos, sino contra algunos, ni contra todos los colectivos.

Solución, quién sufre el mal, ser consciente del mal que está sufriendo. El que no lo sufre, sea consciente, que otros individuos lo están sufriendo. Y esto, ocurre en las empresas, en las familias, en los lugares de trabajo, en la sociedad, en los poderes sociopolíticos de todos los niveles.

- Ahora correspondería dejar unas líneas en blanco, para que cualquier persona o lector, añadiese razones o motivos o causas, que según él o ella, es la fuente del mal, de ese mal, que sucedió en muchos puntos de Eurasia en el siglo veinte. Y de ese modo, quizás, quizás no se vuelva a repetir… Porque de ese mal, que estamos analizando, lamentablemente, no podemos negar, que hubo muchas personas que obtuvieron beneficios, beneficios económicos, sociales, y de otro tipo, como poder o más poder…

- ……………………………………………… ……………………………………

- ………………………………………………………… …………………………

-…………………………………………………….. …………………………….

Para terminar paz y pax y pan y bien.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Lunes 06 de Julio del 2020
Síguenos en nuestras redes sociales:
facebook twitter

Publicidad

Popup Venta Oficina 2020

Centro Global 2

casa sanchez