adc2015_incidentes-sanluq
AD CEUTA FC
Typography
0
0
0
s2sdefault

En sesenta euros se quedará la agresión que sufrió el entrenador de la AD Ceuta FC, José Antonio Asián, en aquel encuentro disputado ante el Atlético Sanluqueño en 'El Palmar'. De nada sirvieron las pruebas aportadas por la entidad ceutí ya que, según parece, la agresión solo la vio el entrenador coriano.

Y es que el colegiado manifiesta en un escrito al Juez de Competición que "ni él ni sus asistentes escucharon en ningún momento gritos de carácter racistas hacia el equipo visitante, manifestándoles los miembros de las Fuerzas del Orden Público allí presentes que tampoco tenían constancia de tales hechos", así como que de la agresión al entrenador, de la que "nada puede aportar ya que cuando ocurrieron se encontraban, por consejo de las FOP, en el interior de su vestuario, distante del de los jugadores, y sin que fuesen informados de los mismos ni por las fuerzas de seguridad ni por el delegado informador del Colegio de Árbitros cuando acudió a su vestuario".

Es más, el árbitro sevillano calificó en el acta arbitral el comportamiento del público como "normal", algo inaudito tras una agresión a un técnico con una vida deportiva sin ningún tachón.

Lo más sorprendente de todo es que el Juez de Competición, con ese acuerdo de "no haber lugar a una responsabilidad reglamentaria por los hechos denunciados", entiende también que el entrenador el Ceuta agredió a un aficionado tal y como denuncia el Atlético Sanluqueño en su escrito.

El fútbol fue injusto con Asián, un hombre de los que pocos quedan en este deporte, y así lo ha ratificado el Comité que por no disponer de una autoridad como el árbitro, que se retiró antes del terreno de juego, o del delegado arbitral que se encontraría en otro lugar, no ha podido resolver con claridad este hecho en el que el único que salió perdiendo fue el técnico del conjunto ceutí.

Ésta es completa la resolución del Juez de Competición y Disciplina Deportiva:

VISTO LA DENUNCIA PRESENTADA POR EL CLUB A.D. CEUTA F.C. POR INCIDENTES ACAECIDOS TRAS EL ENCUENTRO CORRESPONDIENTE AL GRUPO 10 DEL CAMPEONATO NACIONAL DE LIGA DE TERCERA DIVISIÓN, CELEBRADO EL DÍA 8 DE FEBRERO DE 2015 ENTRE DICHO CLUB Y EL ATLÉTICO SANLUQUEÑO C.F., ESTE JUEZ DE COMPETICIÓN, RESOLVIENDO SOBRE EL MISMO, PONE DE MANIFIESTO LO SIGUIENTE:

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Con fecha 10 de febrero de 2015, se presentó denuncia por parte del club AD Ceuta FC, en la que se hacía constar que durante el encuentro se proliferaron desde algunos sectores de público insultos de carácter racista contra los jugadores de su equipo, así como también una expresión racista por parte del locutor local del encuentro que lo transmitía para la página web del At Sanluqueño. Que una vez finalizado el encuentro, su entrenador D. José Antonio Asián Cardo trató de apaciguar los ánimos de los jugadores hacia el árbitro enviándolos hacia su vestuario. Que el árbitro se retiró del terreno de juego antes de hacerlo la totalidad de los jugadores, produciéndose invasión del campo por parte de espectadores. Que camino de los vestuarios, su entrenador recibió igualmente insultos racistas, y al reprocharlo junto a las gradas fue golpeado por un espectador mediante un puñetazo en la cara y recibiendo más agresiones de otros espectadores, y que en el tumulto que se originó intervino el jugador dorsal 6 del At. Sanluqueño Juan Miguel Becerra Ramos que dio un puñetazo por la espalda y en la cabeza de su entrenador, que lo hizo desplomase en el suelo medio inconsciente y sangrando por la nariz. Fue trasladado en ambulancia al Hospital, donde le diagnosticaron "fisura en la nariz, esguince cervical y mareos". Que al Hospital no fueron acompañados por ningún miembro directivo del At. Sanluqueño. Añade además que en el ambigú del campo se vendían bebidas alcohólicas. Se aportan dos fotografías del entrenador en el suelo del campo local y otra mostrando cura de esparadrapo en la nariz y collarín cervical; así como copia de denuncia presentada ante la Comisaría de la Policía Nacional de Ceuta por el Presidente del club D. José Javier Gil Belmonte que describe los mismos hechos anteriormente expuestos. Aporta imágenes videográficas del partido tras su finalización.

SEGUNDO.- En el Acta arbitral no se hace referencia a ninguno de los hechos denunciados por el AD. Ceuta FC; describiéndose el comportamiento del público como "Normal".

TERCERO.- Con fecha 10 de febrero de 2015 (Acta nº 28), se acuerda por este órgano jurisdiccional la apertura del correspondiente expediente, dándose traslado de la documentación presentada por el AD. Ceuta FC al At. Sanluqueño CF y al Sr. Colegiado, para trámite de audiencia y alegaciones.

CUARTO.- Por parte del club At Sanluqueño CF se presentó escrito en el que, en el que negaba que se hubieran producido gritos racistas en el campo, ni que tampoco se vertiera ninguna expresión racista por parte el locutor local del partido. Respecto a los incidentes ocurridos tras la finalización del partido mantienen que, una vez que los jugadores se retiraron a sus vestuarios, y también el trío arbitral, el entrenador visitante sale de nuevo al campo y se dirige a la grada y agrede a un aficionado situado en la misma causándole arañazos y contusión en la cara, y sin intervención de ningún jugador local, produciéndose entonces una situación confusa en la que aparece dicho entrenador tirado sobre el suelo, siendo entonces auxiliado por directivos del club, voluntarios y fuerzas de seguridad, hasta controlar la situación. Niegan también que no se asistiese por su club a dicho entrenador lesionado antes y después de acudir al hospital, ni que se expendiesen bebidas alcohólicas en los bares instalados en el interior del recinto deportivo. Por último, invocan la aplicación del principio de presunción de inocencia y carga de la prueba correspondiente a la parte denunciante y solicitan no se declare responsabilidad alguna para dicho club.

QUINTO.- Por su parte, el Sr. Colegiado remite correspondiente escrito en el que se refleja que ni él ni sus asistentes escucharon en ningún momento gritos de carácter racistas hacia el equipo visitante, manifestándoles los miembros de las Fuerzas del Orden Público allí presentes que tampoco tenían constancia de tales hechos. Y respecto de los incidentes en que resultó agredido el entrenador del AD Ceuta FC, nada puede aportar ya que cuando ocurrieron se encontraban, por consejo de las FOP, en el interior de su vestuario, distante del de los jugadores, y sin que fuesen informados de los mismos ni por las fuerzas de seguridad ni por el delegado informador del Colegio de Árbitros cuando acudió a su vestuario.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- Se denuncian por el club AD Ceuta FC fundamentalmente dos hechos: haber recibido insultos racistas por parte del público y la agresión sufrida por su entrenador D. José Antonio Asián Cardo.

En relación con tales hechos, hay que destacar que no disponemos en el presente supuesto de una descripción de los mismos efectuada por el árbitro en el acta del encuentro, ni en el posterior escrito aclaratorio, pues hace constar expresamente no haber tenido constancia de la existencia de expresiones de carácter racistas contra los componentes del equipo visitante, ni haber sido informado al respecto ni por las fuerzas de seguridad ni por el delegado arbitral; ni tampoco haber presenciado los actos agresivos sufridos por el entrenador visitante, por haber acaecido una vez que se encontraba en su vestuario tras la finalización del partido; por lo que carecemos del medio probatorio por excelencia de carácter privilegiado en este tipo de procedimiento, conforme al artículo 27 del Código Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que señala que las actas suscritas por los árbitros, y sus ampliaciones o aclaraciones, constituyen medio documental necesario en el conjunto de la prueba de las infracciones a las reglas y normas deportivas, otorgando el número tres del citado precepto presunción de veracidad a las decisiones arbitrales.

De este modo, a la vista de la negación de los hechos denunciados expresada por el At. Sanluqueño CF, no puede en este expediente darse por probado la existencia de gritos racistas contra los componentes de la expedición visitante, ya que no hay ninguna otra constancia o evidencia que acredite su realidad.

Y en relación con los incidentes acaecidos a la finalización del partido, en el que resultó con lesiones el entrenador del AD Ceuta FC D. José Antonio Asián Cardo, y a falta de una versión arbitral de los hechos, que gozaría de presunción de veracidad, únicamente disponemos de las versiones emitidas por cada uno de los clubes, de carácter contradictorio, sin que se haya aportado algún medio probatorio de suficiente contundencia como para desvirtuar el principio de presunción de inocencia que ampara al denunciado en todo procedimiento de carácter sancionador o disciplinario, como el presente.

Así pues, no hay duda que el entrenador del equipo visitante, tras la retirada de los equipos y el trío arbitral a los respectivos vestuarios, sufrió una agresión en su rostro, pues ello queda acreditado por las fotografías aportadas y parte de asistencia médica. La cuestión es saber las circunstancias en que se produjo la misma, dadas las versiones expuestas por ambos clubes, pues mientras el AD Ceuta CF indica que a la entrada del vestuario, situado junto a la grada, su entrenador fue objeto de insultos racistas y al reprocharlo éste recibió un puñetazo en la cara de un espectador (señalado posteriormente como padre de un jugador local), y recibiendo en el posterior tumulto varios golpes y un puñetazo en la cabeza del citado jugador sanluqueño; por el contrario, el At. Sanluqueño CF atribuye al entrenador visitante la agresión al espectador local, tras salir de su vestuario y dirigirse a las gradas del público.

De ambas versiones, en todo caso parece desprenderse más bien la existencia de un altercado de carácter individual entre el citado entrenador y un espectador concreto que se encontraba en la grada, cuyo origen y desarrollo no queda aclarado, y sin que pueda inferirse la existencia de un incidente de público de carácter general como tal con invasión de espectadores del terreno de juego o zona vedada a los mismos; lo que viene confirmado por su ausencia de mención de tal hecho en el acta arbitral y por las imágenes videográficas aportadas, en que no se observa invasión del campo de carácter tumultuario por parte de espectadores en actitud agresiva o violenta.

Esta falta de acreditación fehaciente de las circunstancias concretas en que se produjeron los incidentes entre dicho entrenador y el referido espectador, impiden un pronunciamiento sancionador en el presente expediente, y, máxime, teniendo además en cuenta que tal incidente ha sido ya objeto de denuncia ante la autoridad policial, como hechos que pueden ser constitutivos de de infracción penal que habrán de ser juzgados por los tribunales ordinarios, lo que impide una duplicidad de procedimientos por los mismos hechos, debiendo abstenerse de su enjuiciamiento este órgano administrativo frente al orden jurisdiccional ordinario penal, de conformidad con el artículo 5 del Código Disciplinario de la RFEF.

Vistos los preceptos citados y demás concordantes de general aplicación, este Juez de Competición y Disciplina Deportiva

A C U E R D A

NO HABER LUGAR A DECLARAR RESPONSABILIDAD REGLAMENTARIA por los hechos denunciados, objeto del presente expediente, al no quedar acreditado la comisión de infracción reglamentaria alguna sancionable.

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Viernes 30 de Septiembre del 2022

Publicidad

CSIF 2021

Dominos 2010

autobuses 19

 

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA