ecoembes 2021

rumbo_al_sur
Sociedad
Typography
0
0
0
s2smodern

Los expedicionarios de España Rumbo al Sur, que han visitado los dos últimos días Ceuta, han regresado ya a la Península después de dos semanas de viaje por Marruecos, en las que han transitado por el mar, el desierto y la montaña en unas condiciones de dureza que les han ayudado a superar sus límites y conocerse a sí mismos.

Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo lleva 9 años dirigiendo esta expedición a África con jóvenes de 16 y 17 años y se muestra muy satisfecho con el resultado de la aventura de 2014, organizada con menos apoyo económico por parte de la Comunidad de Madrid y de los patrocinadores.

"Aún falta llegar a Madrid, pero todo ha ido muy bien gracias al esfuerzo de los chavales y de los acompañantes: monitores, bomberos, médicos, profesores, técnicos del Canal de Isabel II, etcétera", agradecía Telmo Aldaz desde Ceuta, donde los expedicionarios han descansado tras cruzar de madrugada la frontera entre Marruecos y España.

Desde la ciudad autónoma los expedicionarios viajan esta tarde a Algeciras a bordo de un barco, para después descansar en Cádiz y regresar mañana a Madrid, de donde salieron el pasado 23 de julio.

"De África nunca vuelves igual, además de que todo gran proceso de transformación comienza por un viaje", reflexiona el director de la expedición.

Acompañados por casi 50 adultos, los jóvenes han visitado Tetuán, Alhucemas, poblaciones del Atlas como Midelt, las dunas de Erg Chebbi -en el Sáhara-, el Valle del Dráa, la pequeña ciudad de Sidi Ifni y desde allí han regresado a Ceuta por la costa atlántica.

Pero a juicio de Carlos Hernández, profesor de Optimismo de la expedición e impulsor de la web dedicada a la inteligencia emocional Dosabrazos, no son esas visitas convencionales lo que deja huella del viaje, sino la necesidad que tienen los chavales de superarse y trabajar en equipo en circunstancias a las que nunca antes se habían enfrentado.

"Valoras el agua potable cuando estás en el desierto sin ella, te haces fuerte cuando tienes hambre después de diez horas sin comer y acabas disfrutando de cosas antes inimaginables como hacer deporte nada más levantarte cuando has dormido muy poco", resume Aitana Sempere, una alicantina que asegura sentirse hoy "mucho más fuerte" que cuando inició el viaje.

Aitana ya conocía Marruecos porque viajó por el país africano con sus padres en varias ocasiones, pero explica que las sensaciones que ha tenido en esta aventura han sido más enriquecedoras precisamente por la falta de comodidades: "El aprendizaje más importante, que es extensible a todo, es que si ayudas al que te necesita contribuyes a que todo funcione mejor".

Una sensación similar describe Victoria Muñoz, una madrileña que asegura haber descubierto en este viaje cómo es la amistad intensa y sin frenos y que resume su sensación global del viaje con una imagen del desierto: "Terminé agotada de subir a aquella duna gigante, pero de repente contemplé la belleza del desierto, con la arena inmensa que cambiaba de color con la luz".

Carlos Hernández, el profesor de Optimismo, espera que los jóvenes incorporen sus vivencias en África y la superación de las dificultades a su vida cotidiana. "Para que se dé el máximo aprendizaje no basta con vivir experiencias, sino que hay que reflexionar sobre ellas", explica.

Ese aprendizaje no será igual para todos, pero es suficiente con haber contribuido a transformar la mirada de unos cuantos jóvenes. "Quizás a algunos no les haya cambiado nada, pero solo con que a algunos pocos les despierte inquietudes para mí el objetivo está cumplido", explica.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Lunes 29 de Noviembre del 2021

Publicidad

cartel vacúnate

Dominos 2010

CAM 1   2021

CAM 2   2021

CSIF 2021

autobuses 19