Cruz Roja avisa de las otras consecuencias de la sequía en familias vulnerables
Sociedad
Typography
0
0
0
s2sdefault

Cruz Roja quiere recordar las consecuencias y los impactos significativos que la sequía puede tener en las familias y colectivos vulnerables, ya que afecta a diversos aspectos de su vida que van desde la falta de ingresos o alimentación en zonas agrícolas, hasta las posibles consecuencias sanitarias. Cataluña vive estos días una situación de excepcionalidad por sequía en cerca de 240 municipios, con más de 6 millones de personas afectadas, pero según la ONU, se estima que para el año 2050, las sequías podrían afectar al 75% de la población mundial, y más del 40% de la población global ya experimenta escasez de agua. Según el MITECO, el 34,5% del territorio está en situación de emergencia (21,9%) o alerta/excepcionalidad (12,6%) debido a la escasez de agua. Cataluña, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Murcia son las regiones más afectadas.

Sin embargo, el problema de la sequía en España es recurrente, y afecta a diversas regiones del país de manera cíclica: la variabilidad climática, la escasez de lluvias y el cambio climático han contribuido a la manifestación de episodios de sequía que pueden tener impactos muy significativos, especialmente entre los colectivos en situación de vulnerabilidad. Ellos son, precisamente, quienes tienen menos recursos para hacer frente a los impactos de la sequía, lo que aumenta su vulnerabilidad a sus efectos.

Es importante mitigar su impacto durante estos períodos difíciles, pero la gestión sostenible del agua y la agricultura también son clave para abordar las causas subyacentes de la vulnerabilidad ante la sequía. En la Península Ibérica, el 80% del agua se destina al riego agrícola, con cultivos bajo riego que consumen 100 veces más que los habitantes de Madrid en un año. A pesar de enfrentar el riesgo de desertificación en el 75% de su territorio, el país está tomando medidas significativas para promover prácticas agrícolas más sostenibles. Se están implementando iniciativas para mejorar la gestión del agua y reducir el consumo excesivo en la agricultura, lo que ayudará a preservar la disponibilidad futura de este recurso vital.

La sequía reduce los niveles de agua en ríos, embalses y fuentes de agua, lo que dificulta el acceso a agua potable para consumo humano y actividades diarias, y puede conducir a condiciones insalubres (entre las que se incluye la falta de higiene personal y del entorno) y aumentar el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua, especialmente en niños, niñas, y personas mayores.

La falta de lluvias reduce la disponibilidad de agua para los cultivos, lo que puede reducir la disminución de la producción agrícola; las familias que dependen de este sector para su sustento, pueden experimentar desde escasez de alimentos, lo que afecta directamente a su seguridad alimentaria, hasta la pérdida de ingresos cuándo la agricultura es su medio de vida. Las cosechas reducidas, además, pueden afectar a los mercados locales, que podrían disminuir la demanda de mano de obra. Además de afectar a la agricultura, también existe el impacto en otros sectores, como la generación de energía hidroeléctrica, el turismo y la industria: la escasez de agua puede generar tensiones sociales y económicas. Ante este desafío, surge el modelo de economía azul, que busca aprovechar de manera sostenible los recursos marinos y oceánicos y pretende contrarrestar los efectos del cambio climático y desarrollar prácticas económicas alineadas con la preservación de la naturaleza; la economía azul busca proteger los ecosistemas marinos y fomentar procesos productivos que respeten la biodiversidad y el equilibrio ambiental.

La competencia por los recursos limitados, como el agua y la tierra cultivable, puede intensificarse durante periodos de sequía, lo que puede ocasionar conflictos entre comunidades.

Aunque en España aún no es habitual, en el mundo si existen ya casos de desplazamientos y migraciones climáticas en casos extremos en los que la sequía prolongada obliga a las personas a abandonar sus hogares en busca de condiciones de vida más favorables. Así, las personas desplazadas se enfrentan a problemas sociales, económicos y de salud adicionales.

Algunas de las consecuencias negativas más conocidas son las que se provocan en los ecosistemas naturales, como la pérdida de biodiversidad, la degradación del suelo y la disminución de caudales en ríos y humedales.

El agua no potable y unas pobres infraestructuras sanitarias, así como la falta de higiene, causa alrededor de 842.000 muertes al año en el mundo. Diariamente, 1.000 niños y niñas mueren por estas causas. Cruz Roja, como Organización Humanitaria y promotora de los Derechos de las personas, y en virtud de su compromiso con las personas más vulnerables, lleva a cabo una amplia intervención en materia de agua dentro y fuera del país, promoviendo el uso de agua potable y concienciando sobre el uso y ahorro responsable de este recurso natural.

Así, entre otros recursos, pone desde ahora a disposición general de la población una píldora formativa gratuita y accesible desde su portal de formación para saber qué hacer en caso de sequía, además de difundir consejos para ahorrar agua con los que paliar los efectos negativos de esta situación.

El cambio climático presenta un desafío social, ya que se espera que aumente la frecuencia e intensidad de eventos climáticos extremos, que incluye sequías, pero también lluvias torrenciales, inundaciones y DANAs; esto hace que sea crucial implementar medidas de resiliencia, adaptación y mitigación para hacer frente a los impactos del cambio climático en las comunidades vulnerables y las que tiene más probabilidad de sufrir sus consecuencias, por lo que la preparación ante desastres se torna fundamental, una línea en la que ya trabaja desde hace tiempo Cruz Roja.

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Viernes 01 de Marzo del 2024

Anuncio AACL

Publicidad

ECOS