Una Semana Santa marcada por la lluvia llega a su fin en Ceuta con la suspensión de la salida del Triunfo
Religión
Typography
0
0
0
s2sdefault

El Domingo de Resurrección en Ceuta no escapó a la sombra que la lluvia había arrojado sobre la Semana Santa de este año. Con un historial de días pasados marcados por las inclemencias del tiempo, la atmósfera en la Santa Iglesia Catedral denotaba una mezcla de resignación y esperanza contenida en los rostros de los presentes alrededor de las 11 de la mañana.

Desde hace días, la incertidumbre se había apoderado de los cofrades ceutíes. El agua había impedido que las procesiones de Pollinica, Medinaceli, Vera Cruz, Nazareno, Buena Muerte, Paz y Piedad, Santo Entierro y la Expiración salieran a las calles en días anteriores, recordando que pocos han sido afortunados frente a las inclemencias meteorológicas. Los pensamientos ya se proyectaban hacia el futuro, con la mirada puesta en el año próximo.

Los fieles se congregaron en la Santa Iglesia Catedral para participar en la misa previa a la Estación de Penitencia, oficiada por el vicario de Ceuta, Francisco Jesús Fernández Alcedo. Durante las cerca de dos horas de ceremonia, el constante repiqueteo de las gotas de lluvia sobre el suelo creaba una banda sonora persistente.

Tras la misa de Pascua, llegó el momento de la lectura de las 14 estaciones del Via Lucis, una forma de devoción cristiana que invita a meditar sobre la Resurrección de Jesucristo y sus apariciones registradas en el Nuevo Testamento, después de que la Junta de Gobierno de la cofradía anunciase la anulación de la salida procesional.

Al concluir la ceremonia, la Hermana Mayor, Mercedes Martínez, agradeció la presencia de los devotos a pesar de las adversas condiciones climáticas. Reconoció la resignación ante la situación, mencionando que desde el amanecer del Domingo de Resurrección ya habían perdido las esperanzas de realizar la procesión, dadas las condiciones meteorológicas previstas.

Martínez lamentó que esta Semana Santa haya sido una de las más afectadas por la lluvia y señaló que solo se había podido procesionar dos días, siendo este año atípico en comparación con ediciones anteriores.

Por último, la Hermana Mayor extendió su gratitud a todos los cofrades, costaleros, hermandades y hermanos que se unieron en la Santa Iglesia Catedral, resaltando su compromiso y apoyo. Con un mensaje de esperanza, concluyó: "El año que viene Dios dirá".

Así, el Domingo de Resurrección ha marcado el cierre de una Semana Santa inusual en Ceuta, donde la fe y la devoción se mantuvieron firmes a pesar de los desafíos que impuso la meteorología. Los ceutíes aguardan con esperanza el retorno de una celebración más próspera en el futuro.

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Viernes 12 de Abril del 2024

Anuncio AACL

Publicidad

ECOS 110324