pluma22
Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

Perfíl humano

En menos de una semana se ha muerto el hombre de la marca España, Don Emilio Botín presidente del Grupo Banco Santander y el Presidente de El Corte Inglés, Don Isidoro Alvarez uno de los motores de la promoción comercial de toda la historia del país.

Estos grandes dirigentes a la sazón irrepetibles, se dejaron media vida sentados en sus despachos y como bien decía el Señor Botín, lo único que no perdonaba era estar a la hora de cenar con su mujer y su familia, aunque se comiera una lata de sardinas en el despacho, a la hora del mediodia.

Son y serán irrepetibles porque eran unos exponentes de una época donde el trabajar desde una edad muy temprana y pegarse la tira de horas pendientes del negocio y la gestión, hacen que hoy día no se les pase ni por la cabeza a ningún heredero, llegar a los mismos zapatos de los que levantaron a golpe de esfuerzo y sudor, tan semejantes imperios.

En las empresas están hoy de moda montar unos despachos, oficinas y recibidores con aires vanguardistas, pero si son todos directores... y no hay un mando intermedio o aquello está montado al estilo indio o familiar no será más que la proyección de la CUTRILANDIA.

Los trabajos en equipo, la gestión, los cargos, mandos, la eficacia y siempre bajo el patrón que desde su despacho, con su puerta cerrada, abierta o a medias, sea el espejo donde mirarse todos los empleados.

He visto sobre todo en los dias de Ferias, bodorríos, desmadres y findes, donde era un espectáculo desolador, ver las cuatro mesas de los directores y herederos, con los ordenadores apagados, las mesas vacías y sin ocupar, y la gente bostezando sin ton ni son, porque igual se decían, si estos no curran... que vamos a hacer nosotros.

De móviles flotando en la piscina, en los cebollones de las bodas, de los productos a "estrenar" por ellos mismos y devolverlos arañados, magreados y sin los cargadores, cables y accesorios, y no digamos el pincho de los "llevados" aquello era más gordo que la roca de Gibraltar.

Antes no había tantos cursos, ponencias, jornadas, ni conferencias pero todos decían que fulano tenía el Bachiller... y que aprendía de Don Fulano que aquello era un libro abierto y sabía del mundo y la vida.

Hoy día sigo viendo unas vacaciones o escaqueos del carajo, unos despachos cerrados a cal y canto, y no digamos los móviles que están muertos o han perdido el cerebro y siguen sin enterarse de nada.

EL BARCO HUNDIDO, era una frase lapidaria de mi padre, aprovecha el hierro, el trozo del ancla, el mástil o la ventanilla de popa, porque un barco hundido lo que sea se podrá aprovechar.

LAS CRISIS, las  ruinas y liquidaciones por cierre, son los exponentes máximos a veces de a la muerte del Patriarca, llega el principio del FIN.

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Jueves 29 de Septiembre del 2022

Publicidad

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA