pluma_2
Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

Los versos sueltos

El final del verano llegó y con él comienza un nuevo curso que se nos antoja complejo en exceso en nuestra ciudad.

Se cumple ya una semana del pistoletazo de salida de la nueva temporada lectiva, y a pesar de ello no se cubren las bajas producidas en el cuerpo de maestros de las distintas especialidades, lo que conlleva una carga excesiva para el profesorado activo que tiene que correr con sus clases y, por otra parte, hacer frente a las necesidades de su centro. Problema que se agrava dadas las nuevas premisas ministeriales que exigen a los y las maestras que elaboren una extensísima documentación privándoles de más tiempo para programar, elaborar materiales de clase y evaluar, dejando de lado la labor docente por la burocrática.

Al problema anterior hay que sumarle, otro curso más, la que carencia de centros, lo que suscita el aumento de las ya elevadas ratios alumno/aula que no hace sino lastrar, aun más, el proceso de enseñanza-aprendizaje en una ciudad que posee problemas como una elevada brecha socio-económica o unos graves problemas lingüísticos que nos colocan a la cola de la cola en los informes sobre fracaso escolar.

Y como cada año, hablamos de un inicio escolar que supone un gasto excesivo para las familias y que, en contrapunto, supone un pingüe negocio para las editoriales que con las nuevas reformas de la Ley Wert se frotan las manos dado que Conocimiento del Medio pasará a dividirse en dos materias (Ciencias Naturales y Ciencias Sociales), contradiciendo lo expuesto por diversos expertos que defienden la globalización en la escuela, y suponiendo, por otra parte, un incremento de peso en las, ya de por sí, cargadas mochilas de nuestros pequeños/as.

Una vuelta atrás, ya que en los cursos que inician ciclo se aplicará una legislación que no contenta ni a expertos, ni a docentes, ni a padres y madres, ni al alumnado, pero sí a la Iglesia que gracias a estas reformas ostenta más poder dentro de la administración ministerial. Mientras, Andalucía pone medidas para paliar una ley tan regresiva y catastrófica como ésta, manteniendo Educación para la Ciudadanía o Educación Artística como materias obligatorias, manteniendo, a su vez, la FP básica como opción a obtener la ESO y no caer en el olvido como propone el Partido Popular.

Con todo esto, mi suspenso va para todos los agentes en el proceso que no da un golpe encima de la mesa ante estas atrocidades, tal vez enfermos de desidia al estar acostumbrados a que se hagan oídos sordos por parte de la administración o que "el de siempre" llame a armas a los docentes desde su sindicato a pesar de saber que ya es "vox populi" su connivencia con un Director Provincial que, al igual que en Madrid, defiende una "escuela como empresa" en la que poco importa el producto sino minimizar los gastos.

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Domingo 26 de Junio del 2022

Publicidad

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA