¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Contacto

Contactos:

"La Verdad de Ceuta" es un diario digital independiente, objetivo, plural y abierto para que el pueblo de Ceuta pueda expresar libremente lo que desee.

Fundado el 7 de Junio de  2.011

Dirección postal:

        FEDEMAR CEUTA, S.L.

Balcón de La Dorada, 33
Poblado Marinero
51001 Ceuta (España)

Teléfonos:

Telf: (+34) 956 511894

Horario: De 19,30 a 13,30 y de 16,30 a 20,30 horas

Información:

Identidad

LA VERDAD DE CEUTA es un diario digital español, sobre todo de ámbito local, que nace el día 07 de junio de 2.011.
Es un medio independiente, objetivo, plural y abierto. Que no pertenece a ningún grupo político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones, y en la apertura a la participación ciudadana.

Compromiso

LA VERDAD DE CEUTA cree firmemente en la libertad de expresión y en el derecho a la información como principios fundamentales de la democracia.

Contactos electrónicos:

direccion@laverdaddeceuta.com

Notas de prensa.

Las cartas al director deben estar firmadas con nombre, apellidos y D.N.I., disponer de una redacción y ortografía correctas.

local@laverdaddeceuta.com

Utilice esta dirección para remitirnos sus comentarios sobre la actualidad política y social en la ciudad, en su barriada, etc.

deportes@laverdaddeceuta.com

publicidad@laverdaddeceuta.com

Para temas relacionados con el Departamento de Publicidad (insertar anuncios, etc.) de este diario digital, envíenos sus datos y el personal encargado del mismo se pondrá en contacto usted a la mayor brevedad posible.

Sistema de envíos para cartas al director, notas de prensa, actualidad local, deportes, publicidad, etc.

Para las cartas al director es necesario anotar el D.N.I.
 
 
POLÍTICA DE COOKIES:
 

Esta página web, al igual que la mayoría de páginas web, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a direccion@laverdaddeceuta.com

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

¿Por qué son importantes?

Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

¿Cómo utilizamos las cookies?

Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:

Cookies de mejora del rendimiento

Este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.

Cookies de análisis estadístico

Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.

Cookies de geolocalización

Estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.

Cookies de registro

Cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal.
Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo.
Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.

Cookies publicitarias

Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Otras cookies de terceros

En algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome

Mozilla Firefox

Internet Explorer

Safari

Safari para IOS (iPhone, iPad)

Cookies Flash

Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros.

Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en direccion@laverdaddeceuta.com

Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Es extraño contemplar un mismo lugar en épocas diferentes. Me fascina la historia y cómo en cada época varía la percepción de la gravedad de las situaciones que vivieron antes que nosotros. Hoy no estamos asediados por ningún ejército, no sufrimos hambrunas ni tenemos cólera o tuberculosis que diezme la población. Sin embargo nos empeñamos de la manera más absurda en empañar y estropear la suerte que tenemos de vivir en la época y el lugar que nos ha tocado vivir.

            Los que hemos nacido y crecido en Ceuta tenemos en nuestra memoria retazos de otra ciudad que apenas se parece en nada a esta. Muchos recordamos épocas cuando la valla no existía, cuando sólo disponíamos de unas cuantas horas de agua hasta el mediodía y el resto lo teníamos que racionar en los aljibes, cuando los comercios se abrían a los visitantes y florecían, cuando comíamos mantequilla holandesa y chocolate de importación que ni siquiera eran conocidos en la península, cuando la oferta de ocio incluía hasta cuatro cines diferentes y varias discotecas o cuando podías descender a la red subterránea de túneles defensivos a través del impresionante museo arqueológico en los Jardines de la Argentina, hoy caído en el olvido y abandono.

            La parte de población militar, omnipresente desde siglos en Ceuta, era la única señal de sostenimiento del Estado. El resto nos lo ganábamos a pulso, había actividad económica porque no podíamos confiar en que nadie nos subvencionara. Nos esmerábamos por crear actividad económica, el comercio y el puerto se movían, las autoridades se preocupaban por favorecer el desarrollo de la economía porque no teníamos más remedio, de eso dependía nuestro futuro. Tanto es así que la población de Ceuta se multiplicó por seis durante el siglo XX.

            Pero lo que más recuerdo es la imagen de ciudad cercana, de todos con todos, sin apenas referencias a ese hipócrita concepto inventado de multiculturalidad sobre el que he escrito en alguna ocasión. Sin embargo hoy el pasado me parece algo irreal, puede que incluso idealizado, tan lejano como un sueño que nunca existió.

            España y los españoles somos pesimistas por naturaleza, y mucho más en el sur. A la pregunta de “¿cómo te va?” la respuesta es inmediata: “ahí vamos, tirando”. Nos gusta quejarnos, es una característica muy nuestra, por muy bien que nos vaya. Sin embargo hace tiempo que en esta ciudad ese pesimismo está basado en hechos que traspasan la mera idiosincrasia. Las mejoras evidentes de años de inversión pública que han transformado físicamente partes de la ciudad no ha supuesto una evolución y una mejora en nuestro desarrollo económico, en nuestro estilo de vida y desde luego en la convivencia entre nosotros.

            Hoy sufrimos una tensión que se nota a todos los niveles, en las conversaciones de bar, en las declaraciones políticas, en los medios de comunicación, en el día a día. Hoy despotricamos de quiénes son beneficiarios de los planes de empleo, del enchufismo de gente que no sabe hacer la “o” con un canuto, de quiénes disfrutan de las ayudas sociales, de los sueldos estratosféricos en la red clientelar del Ayuntamiento... Existe una crítica constante, un murmullo, una desconfianza que llega a rozar el desprecio de casi la mitad de la población hacia otra mitad. Esta afirmación no es gratuita, es algo que está latente en el ambiente, que todos percibimos.

            La manifestación que recorrió las calles de Ceuta con el lema contra el racismo y que reunió a casi siete mil personas es un termómetro muy claro de la temperatura social en esta ciudad. Esa manifestación y las reacciones y comentarios posteriores evidenciaron que no todo está bien.

            El Gobierno de Ceuta, por su parte, no ha sabido encauzar ese malestar. Ha elegido un mal camino al ignorar esa manifestación y zanjarla con una ridícula declaración institucional llena de expresiones como “la convivencia es patrimonio de todos los ceutíes”. Ese tipo de frases del manual del buen gobernante a estas alturas no tienen ningún sentido si no van acompañadas de algo más, de hechos, de decisiones, de medidas contundentes.

            El despegue en esta ciudad de la extrema derecha ha supuesto una válvula de escape para que muchos muestren sin tapujos lo que piensan. El problema no es que haya partidos de extrema derecha, es una opción política más. El problema es que tengan éxito porque haya muchas personas frustradas que piensan así.

            Por otra parte, la izquierda no lo hace mejor, capitaliza como nadie el descontento por la falta de oportunidades, por el paro, y lo mezcla con el elemento racial creando una combinación demoledora de personas que se sienten víctimas y que viven en el reproche constante hacia los que tienen la vida resuelta porque piensan que les miran por encima del hombro.

            Sin embargo ni unos ni otros se dan cuenta de que son utilizados por la izquierda y por la derecha para obtener votos. Tenemos a casi la mitad de la población, adherida a postulados de izquierdas explotando de manera inmisericorde el desprecio hacia el filón del fascismo, un término desnaturalizado que se esgrime como un eficaz enemigo que pretende aunar distintas sensibilidades. La otra mitad de la población, gentes que se autodenominan “de bien”, la derecha, explotan de manera no menos vehemente la defensa de las tradiciones y desprecian a una izquierda que identifican en gran parte con los musulmanes y a los que quieren “poner en su sitio” (a saber cuál será su sitio).

            Esa es la guerra que tenemos en Ceuta, una guerra que sobrepasa el típico enfrentamiento izquierda-derecha de toda la vida en cualquier otro lugar de España porque introduce el peligroso sesgo de la raza para transformarla en algo mucho peor, en odio.

            Cualquier situación económica y social es susceptible de ser mejorada. Del mismo modo, cualquier situación puede empeorar si los responsables políticos demuestran una y otra vez que no tienen la determinación o la capacidad de solucionarla. Lo que tiene difícil solución es revertir el odio una vez que se instala entre nosotros. Eso es lo que me genera verdadera inquietud.

                       

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Domingo 31 de Mayo del 2020
Sin título 2
facebook twitter

Publicidad

Coronaviruss 24 horas

Centro Global 2

casa sanchez

Medidas aislamiento domiciliario