Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

Cualquier enunciado teórico sobre un mismo tema, no pueden tener todos el mismo grado de verdad, veracidad, verosimilitud, bondad, bien instrumental, bien moral/espiritual. 

Hemos confundido la tolerancia y la libertad y autolibertad con el sentido común y la prudencia. Pensamos que cualquier idea o concepto o enunciado o proposición o aserto sobre un mismo tema, todos son igualmente válidos y verídicos y verdaderos y verosímiles. Lo cual, es un enorme error. Como también lo es, que el otro, con otra opinión, no tenga un cierto grado de realidad-verdad-bondad-bien… 

Nos situamos en alguno de los dos extremos o radicalismos, el relativismo conceptual o el fanatismo-radicalismo conceptual. Pero, en medio existen docenas de casos intermedios… No podemos aceptar, que si estamos frente a una casa verde con un pozo azul y un árbol de castañas, decir, que la casa es roja, que el árbol tiene las hojas rojas y el pozo está pintado de rojo. O, las mil posibilidades lingüísticas que pueden existir. No todos los juicios o enunciados tienen el mismo grado de verdad-veracidad-verosimilitud-demostración-argumentación, acompañada de datos que lo sustentan. 

A este error se le denomina relativismo conceptual, este relativismo se ha extendido, en muchos individuos y sectores y grupos y sociedades, a y en otros ámbitos, relativismo conceptual en sentido estricto, relativismo moral, relativismo espiritual, relativismo de costumbres, etc. Pero esto es el mayor grado de absurdo… Acaso alguien, en su sano juicio, si echa agua a su depósito, hoy por hoy, puede hacer que funcione el camión de veinte toneladas. Porque de momento, no hay un conocimiento científico que solo con el agua salada del mar, funcione un motor, de momento. No hay conocimiento, ni tecnología –no entramos en eso del hidrógeno, separar el agua en oxígeno e hidrógeno…-. 

Miles de realidades en el mundo, sabemos que, de momento, no son explicables, porque no lo sustenta ni una ciencia, ni una tecnología o tecnociencia. Pero en los campos de las humanidades –filosofía, moral, teología, religión, antropología, sociedad, y, artes, etc.-. Todo está permitido, toda interpretación es posible. Y, todas las opiniones son igualmente válidas y verdaderas, solo tiene que sustentarla un individuo o un grupo. Y, esto es una enorme equivocación. Porque todo debe estar argumentado con la razón científica o tecnológica, y si no es posible lo anterior, por la razón filosófica, la razón moral ponderada, por la racionalidad de la argumentación y datos ponderados… -siempre abiertos a nuevas interpretaciones…-. No es lo mismo que una niña pueda estudiar igual que un niño, una carrera universitaria que no, no es lo mismo una costumbre que otra sobre el mismo tema, no es lo mismo un derecho humano y su interpretación que otra, y, mil otras cosas… 

El notable articulista Juan Carlos Viloría, en Colpisa, publica un artículo titulado La Moda del relativismo, el cuatro de enero del 2023. Que nos habla, a raíz del fallecimiento de Benedicto XVI, y recordando ecos de Juan Pablo II, que pusieron, diríamos, en el foco internacional, el concepto de relativismo moral. Que la sociedad occidental ha caído, en grandes dosis, en un relativismo cultural, relativismo moral, relativismo conceptual, etc. 

Alguien en su sano juicio se imagina, que no hubiesen reglas y normas en la conducción de vehículos y en el andar los humanos o peatones. Si ahora existen mil muertes en España, por esta realidad, serían cinco o seis veces más, además de muchos accidentes de todo tipo, un coste económico, en este tema enorme, tardaríamos en cada trayecto no sé cuántas horas o minutos más. Veríamos algunas calles y sus cruces, como ocurre en algunas ciudades de Asia, no citaré nombres, que para recorrer una calle de dos kilómetros se puede tardar una hora, etc. 

Si esto es aplicable a la simple conducción de vehículos o de peatones, en las vías y calles y carreteras. Esto mismo se debe aplicar a cualquier tema humano. Puede que existan temas, que todavía no sepamos la solución y la respuesta. Puede que existan cuestiones, también en la ciencia, que llevamos décadas o siglos buscando la solución, y, en ello, los científicos están generación tras generación. Puede que existan dudas, en muchos temas, entre dos opciones o entre tres. Pero eso, eso no puede ser, que todas las opiniones sean igualmente verdaderas, igualmente verídicas, igualmente demostradas o demostrables, igualmente verosímiles…. Esto es una irracionalidad lógica tan portentosa, que si lo aplicásemos en todos los temas, miles de temas, la civilización se extinguiría, ni siquiera volveríamos a la era de los primates, porque estos, hacen las cosas de un modo, cada cosa, y no de mil modos… 

¡¿Cómo vuelves a que la inmensa mayoría de la población, acepte, que el sentido común, la prudencia y el auténtico y ortodoxo saber, o el más racional posible, es necesario en cualquier tema, o, en algunos casos, la duda racional y razonable…!? ¡¿Pero caer en el relativismo conceptual, el relativismo moral, el relativismo espiritual es estar sobre el abismo del nihilismo, de la nada, es llamar a que vengan enormes sufrimientos a la humanidad…!? ¡¿Es llamar a la extinción de la especie humana…!? ¡Paz y bien…! 

https://museovirtualcuadernosdelamancha.wordpress.com © jmm caminero (07-25 enero 2023 cr).

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Sábado 04 de Febrero del 2023

Publicidad

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA