¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Contacto

Contactos:

"La Verdad de Ceuta" es un diario digital independiente, objetivo, plural y abierto para que el pueblo de Ceuta pueda expresar libremente lo que desee.

Fundado el 7 de Junio de  2.011

Dirección postal:

        FEDEMAR CEUTA, S.L.

Balcón de La Dorada, 33
Poblado Marinero
51001 Ceuta (España)

Teléfonos:

Telf: (+34) 956 511894

Horario: De 19,30 a 13,30 y de 16,30 a 20,30 horas

Información:

Identidad

LA VERDAD DE CEUTA es un diario digital español, sobre todo de ámbito local, que nace el día 07 de junio de 2.011.
Es un medio independiente, objetivo, plural y abierto. Que no pertenece a ningún grupo político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones, y en la apertura a la participación ciudadana.

Compromiso

LA VERDAD DE CEUTA cree firmemente en la libertad de expresión y en el derecho a la información como principios fundamentales de la democracia.

Contactos electrónicos:

direccion@laverdaddeceuta.com

Notas de prensa.

Las cartas al director deben estar firmadas con nombre, apellidos y D.N.I., disponer de una redacción y ortografía correctas.

local@laverdaddeceuta.com

Utilice esta dirección para remitirnos sus comentarios sobre la actualidad política y social en la ciudad, en su barriada, etc.

deportes@laverdaddeceuta.com

publicidad@laverdaddeceuta.com

Para temas relacionados con el Departamento de Publicidad (insertar anuncios, etc.) de este diario digital, envíenos sus datos y el personal encargado del mismo se pondrá en contacto usted a la mayor brevedad posible.

Sistema de envíos para cartas al director, notas de prensa, actualidad local, deportes, publicidad, etc.

Para las cartas al director es necesario anotar el D.N.I.
 
 
POLÍTICA DE COOKIES:
 

Esta página web, al igual que la mayoría de páginas web, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a direccion@laverdaddeceuta.com

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

¿Por qué son importantes?

Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

¿Cómo utilizamos las cookies?

Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:

Cookies de mejora del rendimiento

Este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.

Cookies de análisis estadístico

Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.

Cookies de geolocalización

Estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.

Cookies de registro

Cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal.
Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo.
Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.

Cookies publicitarias

Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Otras cookies de terceros

En algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome

Mozilla Firefox

Internet Explorer

Safari

Safari para IOS (iPhone, iPad)

Cookies Flash

Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros.

Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en direccion@laverdaddeceuta.com

Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

No es necesario ser un reputado enólogo para reconocer un vino avinagrado ni un reputado chef para distinguir un pescado pasado. Sin embargo, sí debes serlo para encontrar todos los matices y variaciones en el sabor, textura, color, brillo…etc, tanto del uno como del otro.

Lo mismo ocurre con la verdad. No es necesario ser un especialista en conducta humana, en relaciones sociales, en psicología, en análisis filosófico, etc, para distinguir una verdad avinagrada o pasada.

Si bien es cierto que este concepto es complicado de definir y mucho más de aplicar. Para muestra los diferentes tipos de verdades, absolutas, relativas, dogmáticas, pragmáticas, críticas, perspectivas, escépticas, analíticas, sintéticas, etc.

Nietzsche exponía que “no hay hechos, hay sólo interpretaciones”, vemos como la utilización del significado de este pensamiento llevado al control de masas nos da la máxima de la propaganda nazi y Göbbels, “una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”.

Siendo el poder quien impone la verdad según Foucault. Lo cual no contradice a Göbbels sino que complementa su idea de manipulación.

Parece pues, que sólo nos queda defendernos de la verdad. A los ciudadanos no curtidos en mil batallas filosóficas lo único que nos resta es tener claro que es la no verdad. No hablo de mentira abiertamente sino de la negación de la verdad, y de su prima hermana la post verdad.

El problema radica en qué si los fascistas y los suyos cuentan su verdad, crean o no en ella, esa verdad cala en sus seguidores. Se desarrolla y propaga. Poco a poco también va creciendo en ellos la racionalización dirigida a legitimar esa verdad o verdades. Ven la luz determinadas actuaciones en pos de convertir su verdad en dogma de fe y ya no sólo la justifica, sino que sirve de axioma regulador a partir del cual generar otras "verdades". De esta manera el ciclo nunca concluye, este camino de degeneración de la verdad, de control del pensamiento, nos lleva finalmente a sociedades Orwellianas como las de “1984” o “Rebelión en la granja”. En definitiva, a una distopía de lo que debiera ser un régimen democrático en el que disfrutar de la libertad social e individual indisolublemente unidas desde el reforzamiento mutuo.

Los juicios de valor en sociedades totalitarias se retroalimentan de estas verdades y la post verdad no es sino el abono para el afianzamiento y proyección de estas verdades. Ante esto la única solución viene cogida de la mano de la formación, la educación y la información. De ahí la importancia que el cuarto poder adquiere en cualquier sociedad. No debiendo nunca convertirse en propagación de ideología o en manipulación. Otros instrumentos fundamentales, complementarios y necesarios, de apoyo a la tríada antes expuesta son la templanza y la serenidad junto con la coherencia a la hora de transmutar el discurso político en acción.

La búsqueda de la verdad se convierte en la persecución del poder cuando se pretende degradar su significado, convirtiéndose en un Santo Grial perdido en la nebulosa de la amoralidad.

Hemos llegado al universo de la educación, ¡una vez más!

Ninguna actuación social es axiológicamente neutra, tampoco la educativa. Por eso hemos de garantizar la creación de espacios de libertad y participación real, en los que las diferencias, bien sean ideológicas, de orientación sexual, cultura, creencias, nivel socioeconómico, … estén imbricadas en el discurso y en la acción desde el respeto y la empatía. El mayor ejemplo de convivencia democrática desde la argumentación y el debate reflexivo debiera darse en la etapa educativa, para desde ella potenciar la cohesión social y el pensamiento crítico desde la igualdad. Dicho de otro modo, el adoctrinamiento categóricamente desterrado.

Las sociedades modernas se caracterizan porque nos han convencido de la verdad. Pero de una verdad relativista que es usada espuriamente por grupos de poder, consiguiendo la cuadratura del círculo de la inmoralidad, la post verdad.

Vivimos inmersos en la falacia de la información y no en la realidad de la manipulación. Nos han convencido del derecho a la felicidad bajo la reafirmación de sus verdades en nuestros propios modelos vitales. Y la gran maldad reside en que esas verdades solo tienen sentido si están enfrentadas a otras verdades con valores diferentes. Siendo muy probable que en la colaboración y no en la confrontación de ambas verdades resida la aproximación más cercana a la verdad. La falacia del individualismo y la autonomía ha enterrado a la humanidad bajo los escombros de sociedades imperfectas carentes de libertad de las que los viles mortales no recibimos sino una desvirtuada imagen. El reflejo de lo que debe ser y no es. El hombre no ha muerto, ha muerto la comunidad. Y con ella la empatía, la solidaridad y la sinceridad. Esta deidad tricéfala, pero sobretodo triánima del ser humano, en la que reside el futuro y sin la que no habría existido el presente, ha de ser resucitada.

¡Aquí, precisamente aquí, es donde reside la verdad! Al menos la verdad que debemos considerar. Aquella que nos enaltece y nos ayuda a perpetuarnos como especie.

Nuestras verdades están íntimamente relacionadas con nuestras percepciones y sentimientos. Si ambos estuvieran distorsionados, por la intervención intencionada del poder, nuestras verdades también lo estarían. Hechos falsos sustentarían nuestro constructo espiritual tejido con hilos de oropel, en lugar de áureos. Nuestra brillante red de oro, red de protección ante el mundo, resultaría igualmente falsa.

En definitiva, debemos protegernos de la reiteración de mensajes simples sin argumentos, de la confrontación violenta como elemento de discusión, de quienes se esfuerzan en señalar las diferencias como fuentes de enfrentamiento y no de acercamiento, y de quienes hacen bandera de la destrucción en lugar de la esperanza y la unidad.

Si bien podemos no ser capaces de identificar la verdad, sí lo seremos de identificar los elementos expuestos en el anterior párrafo, que nos llevan inexorablemente a otra verdad. La post verdad.

Educar sin libertad en la libertad es imposible, como también lo es justificar la verdad desde el principio de la post verdad. Nada puede justificar todo y el todo jamás puede ser justificado por la nada.

(“¡Triste época es la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio” Albert Einstein).

(“Las posibilidades de que cada uno de nosotros haya existido son infinitamente pequeñas, más allá de que todos algún día dejaremos de vivir, deberíamos considerarnos increíblemente afortunados de pasar nuestras décadas acompañados del Sol” El gen egoísta, Richard Dawkins).

Ramón Rodríguez Casaubón

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Lunes 26 de Octubre del 2020

Publicidad

Popup Venta Oficina 2020

Centro Global 2

casa sanchez