¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Contacto

Contactos:

"La Verdad de Ceuta" es un diario digital independiente, objetivo, plural y abierto para que el pueblo de Ceuta pueda expresar libremente lo que desee.

Fundado el 7 de Junio de  2.011

Dirección postal:

        FEDEMAR CEUTA, S.L.

Balcón de La Dorada, 33
Poblado Marinero
51001 Ceuta (España)

Teléfonos:

Telf: (+34) 956 511894

Horario: De 19,30 a 13,30 y de 16,30 a 20,30 horas

Información:

Identidad

LA VERDAD DE CEUTA es un diario digital español, sobre todo de ámbito local, que nace el día 07 de junio de 2.011.
Es un medio independiente, objetivo, plural y abierto. Que no pertenece a ningún grupo político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones, y en la apertura a la participación ciudadana.

Compromiso

LA VERDAD DE CEUTA cree firmemente en la libertad de expresión y en el derecho a la información como principios fundamentales de la democracia.

Contactos electrónicos:

direccion@laverdaddeceuta.com

Notas de prensa.

Las cartas al director deben estar firmadas con nombre, apellidos y D.N.I., disponer de una redacción y ortografía correctas.

local@laverdaddeceuta.com

Utilice esta dirección para remitirnos sus comentarios sobre la actualidad política y social en la ciudad, en su barriada, etc.

deportes@laverdaddeceuta.com

publicidad@laverdaddeceuta.com

Para temas relacionados con el Departamento de Publicidad (insertar anuncios, etc.) de este diario digital, envíenos sus datos y el personal encargado del mismo se pondrá en contacto usted a la mayor brevedad posible.

Sistema de envíos para cartas al director, notas de prensa, actualidad local, deportes, publicidad, etc.

Para las cartas al director es necesario anotar el D.N.I.
 
 
POLÍTICA DE COOKIES:
 

Esta página web, al igual que la mayoría de páginas web, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a direccion@laverdaddeceuta.com

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

¿Por qué son importantes?

Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

¿Cómo utilizamos las cookies?

Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:

Cookies de mejora del rendimiento

Este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.

Cookies de análisis estadístico

Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.

Cookies de geolocalización

Estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.

Cookies de registro

Cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal.
Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo.
Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.

Cookies publicitarias

Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Otras cookies de terceros

En algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome

Mozilla Firefox

Internet Explorer

Safari

Safari para IOS (iPhone, iPad)

Cookies Flash

Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros.

Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en direccion@laverdaddeceuta.com

Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Es probable que alguna vez hayan utilizado el demagogo argumento de que, a pesar de que a nadie le gusta pagar impuestos, ustedes lo hacen con gusto porque eso permite sufragar hospitales y carreteras. Ese bienestar de los servicios que nos proporcionan el Estado y las autonomías en principio parece una razón de peso para que nos duela menos tener que dar parte de lo que ganamos con el sudor de nuestra frente (algunas frentes más sudorosas que otras).

            Los matices aparecen tarde o temprano según quién nos cuente la película. Si nos la cuenta alguien de la derecha o extrema derecha, seguramente no estará de acuerdo en que se destine gran parte de su dinero al ingreso mínimo vital, o a prestar servicios a menores inmigrantes, a subsaharianos, o a asociaciones pro-derechos humanos. Si nos lo cuenta alguien de la izquierda o extrema izquierda, probablemente no estará de acuerdo en destinar más fondos a Defensa o en subvencionar la restauración del patrimonio histórico propiedad de la Iglesia o a colegios concertados.

            Cualquiera puede no estar de acuerdo con el destino de parte de sus impuestos. Son cuestiones legítimas que los ciudadanos pueden y deben plantearse y que entran dentro de la discusión política e ideológica. De ahí que la elaboración de los presupuestos públicos, algo que para los ciudadanos apenas despierta interés, sea tan importante.

            Pero existe algo que, independientemente de la ideología, debería ponernos a todos de acuerdo, porque nuestros impuestos no sólo sufragan servicios públicos aparentemente evidentes, sino que lo sufragan todo. Según el libro “Geografía del despilfarro en España”, en los últimos 25 años se han despilfarrado cerca de 90,000 millones de euros, y eso sólo en inversiones públicas y en grandes infraestructuras que han resultado inútiles o poco eficientes. Y aquí no hay predominio de ninguna opción política, todas han despilfarrado.

            Sé que puede parecer injusto hablar de despilfarro cuando se toman decisiones para invertir el dinero público que posteriormente se demuestran fallidas, como aeropuertos innecesarios o autopistas radiales sin apenas uso. Lo que no es injusto es afirmar que muchas de esas decisiones no se hacen por cuestiones de necesidad sino por razones electorales, promesas que se hacen para garantizar unos votos inmediatos de una región o colectivo y que tienen un ciclo de rentabilidad negativa muy superior a la inmediatez electoral y que lastran la economía y la deuda pública durante muchos años.

            Ese tipo de despilfarro es bastante llamativo y endémico dentro de la estructura de la gestión pública. Su explicación es muy sencilla: el dinero público lo gestionan políticos profesionales, no gestores profesionales o gerentes empresariales cualificados. Por esta razón es casi imposible acabar con las gestiones ineficientes a no ser que cambie nuestro sistema de elección de nuestros gobernantes y el sistema de méritos para ejercer la política.

            Sin embargo hay otro tipo de despilfarro mucho más solapado, menos evidente, que apenas nos cuestionamos y que a la postre resulta mucho más cruel y, por tanto, injusto. Me refiero al despilfarro disfrazado de discrecionalidad, de partidas que encierran un gasto arbitrario para ocultar incompetencias, para satisfacer necesidades particulares o, directamente para ocultar comportamientos corruptos.

            Imaginen un presupuesto de gastos de personal en cuyo desglose se reflejan partidas como “Retribuciones presidente”, “Retribución personal eventual del Gobierno o la Asamblea”, o “Retribuciones complementarias de altos cargos”, partidas normales en un presupuesto. Ahora imaginen que dichas partidas se incrementan respectivamente más de un 30%, más de un 148% o ¡¡más de un 224% !! en los últimos 5 años, incrementos inexplicables que suponen muchos cientos de miles de euros. ¿No sería escandaloso?

            Imaginen organismos públicos dependientes cuya actividad es casi inexistente y que tienen plantillas sobredimensionadas que se llevan millones de euros anuales de presupuesto.   ¿No sería indignante?

            Imaginen partidas de subvenciones a todo tipo de asociaciones de ocio y colectivos de dudosa utilidad pública cuyos importes varían caprichosamente de un ejercicio a otro sin ningún criterio ni control y que suponen decenas de millones de euros anuales. Imaginen infinidad de pequeños gastos, dietas, gastos de funcionamiento, gastos de urgencia o reparaciones, no fiscalizados por resultar importes relativamente pequeños pero que todos ellos en su conjunto suman cientos de miles de euros. ¿No sería un despropósito y un descontrol?

            Bien, ahora dejen de imaginar y piensen si nuestro dinero tiene el buen uso que todos le presuponemos o si estamos en una dinámica de despilfarro que nos importa muy poco y que, por tanto, es casi imposible de cambiar.

            Si en nuestra vida diaria nos intentan engañar vendiéndonos algo muy por encima del precio de mercado, si pagamos por un servicio deficiente o de mala calidad, o si alguien nos cobra unas comisiones o gastos desproporcionados no justificados, inmediatamente protestaríamos, nos pondríamos en contacto con asociaciones de consumidores e incluso denunciaríamos en los juzgados. Y, desde luego, no volveríamos a tratar con esos sujetos en la vida. En definitiva haríamos lo que hiciera falta por defender nuestros derechos.

            Pero cuando pagamos impuestos a la Administración Pública nos volvemos indolentes. ¿Por qué tenemos una tolerancia tan enorme al despilfarro público? Siguen siendo nuestros derechos, sigue siendo nuestro dinero. Y a cambio de ello recibimos servicios ineficaces, mal gestionados, gastos que no necesitamos, contratación de partidas con precios fuera de mercado, desvío de fondos a intereses particulares y, lo que es peor, seguimos confiando y votando a los responsables de esa gestión que, además, nos están cobrando a precio de oro.

            Nuestra sociedad necesita, hoy más que nunca, una buena gestión de los recursos de los que disponemos. El dinero público no es gratis y llevamos años comportándonos como si lo fuera. El artículo 1 de la Constitución especifica que la soberanía nacional reside en todos los españoles y por tanto es nuestro el derecho y nuestra la responsabilidad no sólo de exigir sino de hacer que cambien las cosas.    

                       

                                                                                  Juan Manuel Parrado Sobrino

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Lunes 26 de Octubre del 2020

Publicidad

Popup Venta Oficina 2020

Centro Global 2

casa sanchez