¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Contacto

Contactos:

"La Verdad de Ceuta" es un diario digital independiente, objetivo, plural y abierto para que el pueblo de Ceuta pueda expresar libremente lo que desee.

Fundado el 7 de Junio de  2.011

Dirección postal:

        FEDEMAR CEUTA, S.L.

Balcón de La Dorada, 33
Poblado Marinero
51001 Ceuta (España)

Teléfonos:

Telf: (+34) 956 511894

Horario: De 19,30 a 13,30 y de 16,30 a 20,30 horas

Información:

Identidad

LA VERDAD DE CEUTA es un diario digital español, sobre todo de ámbito local, que nace el día 07 de junio de 2.011.
Es un medio independiente, objetivo, plural y abierto. Que no pertenece a ningún grupo político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones, y en la apertura a la participación ciudadana.

Compromiso

LA VERDAD DE CEUTA cree firmemente en la libertad de expresión y en el derecho a la información como principios fundamentales de la democracia.

Contactos electrónicos:

direccion@laverdaddeceuta.com

Notas de prensa.

Las cartas al director deben estar firmadas con nombre, apellidos y D.N.I., disponer de una redacción y ortografía correctas.

local@laverdaddeceuta.com

Utilice esta dirección para remitirnos sus comentarios sobre la actualidad política y social en la ciudad, en su barriada, etc.

deportes@laverdaddeceuta.com

publicidad@laverdaddeceuta.com

Para temas relacionados con el Departamento de Publicidad (insertar anuncios, etc.) de este diario digital, envíenos sus datos y el personal encargado del mismo se pondrá en contacto usted a la mayor brevedad posible.

Sistema de envíos para cartas al director, notas de prensa, actualidad local, deportes, publicidad, etc.

Para las cartas al director es necesario anotar el D.N.I.
 
 
POLÍTICA DE COOKIES:
 

Esta página web, al igual que la mayoría de páginas web, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a direccion@laverdaddeceuta.com

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

¿Por qué son importantes?

Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

¿Cómo utilizamos las cookies?

Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:

Cookies de mejora del rendimiento

Este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.

Cookies de análisis estadístico

Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.

Cookies de geolocalización

Estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.

Cookies de registro

Cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal.
Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo.
Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.

Cookies publicitarias

Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Otras cookies de terceros

En algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome

Mozilla Firefox

Internet Explorer

Safari

Safari para IOS (iPhone, iPad)

Cookies Flash

Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros.

Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en direccion@laverdaddeceuta.com

Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Me he preguntado muchas veces, que si encontramos las normas morales mínimas o universales y naturales, sean las que sean, muy cercanas posiblemente a los mandatos de Moisés, tenemos que distinguir estos valores de otros, que pueden ser normas secundarias, por muy importante que sean. Es decir, no es lo mismo no matarás, que es una norma universal, que el mandato de amor a la patria. Que siendo importante, es secundario. Es decir, no matarás es universal, y el de amar a la patria, es secundario, es anterior el primero, al segundo. Otra cuestión es la defensa legítima, individual o colectiva, que es otra cuestión.

- Se confunde a veces, que hay personas que están dispuestas a morir por su fe, pero no a matar por su fe. El ejemplo, es el cristianismo en sus primeros siglos de mártires. Murieron por su fe, pero no estaban dispuestos a matar por su fe.

Es decir, creer en distintos mandatos universales, no es lo mismo que estar dispuesto a aplicarlos de forma diferente o diversa. Y esto se confunde muchas veces...

Una persona, o un colectivo, puede pensar que el adulterio es una norma moral universal, intentar defenderla o convencer o argumentarla, pero después, no sancionar o no castigar de ninguna manera, para quién se la salte. Si es una norma universal, y alguien se la salta, ya de algún modo, esa persona, pagará un precio, de una manera o de otra.

O más fácil, la ebriedad o estados de ebriedad graves, es un mal moral, por tanto, es una norma moral, no caer en la ebriedad. Pero la persona que cae en ese error, no se le castiga por eso, se le intenta curar en hospitales, y no se le castiga o sanciona, aunque ella misma y el resto de la sociedad, pagará un precio negativo por no cumplir esa norma. Sin entrar en los grados de libertad y responsabilidad y voluntad que esa persona tiene al caer en ese error.

- El mal es muchas veces, un principio o un concepto, después, es un deseo o una pasión, tercero, una circunstancia o un interés o fin. Y de ese modo se completa o complementa el mal.

Pongamos un ejemplo, primero es un deseo sin límites de ganar dinero; segundo, ese deseo lo pasamos a concepto o idea, y lo aceptamos, que es necesario ganar dinero, sin límites y sin medida, de forma desordenada; tercero, nos encontramos en una circunstancia, que podemos alcanzar ese fin; cuarto, realizamos el acto.

Es decir, el mal, diríamos que tiene varias escalas y medidas y formas, que se combinan entre sí. Para al final, terminar en acto o en el acto.

De este modo, un tipo de mal, anida en cualquier ser humano, en unos siguiendo la taxonomía clásica, está más propenso a la lujuria, otros a la avaricia, otros a la pereza, aquellos a la vanidad, etc.

El mal o ese deseo de mal, está dormido o agazapado en cada corazón-sensibilidad-mente humana. En unos, unos, en otros, otros. Y si ocurre la circunstancia caemos en él. Cada uno en su variedad de mal, que más le gusta o le apetece. Pero en el resto somos personas morales, e incluso buenas en otros actos y actitudes y aptitudes. E incluso el mal que hacemos, no nos parece tan malo, o es una costumbre o una necesidad, o es propio de nuestra libertad o voluntad, o la sociedad lo permite o lo tolera, etc.

Por eso, caemos en el concepto de banalidad del mal, o en el concepto de no explicarnos, porque una persona normal, después en un tema puede caer en un mal enorme...

- Bueno sería que una comisión de grandes filósofos y teólogos de todas las culturas, ideologías, filosofías, religiones se juntarán bajo los auspicios de algún organismo internacional, y nos fijasen la ética mínima universal, los mandatos, diez o doce o quince, que serían las normas morales universales, aplicables por cada ser humano, sea del color que sea, sea de la piel o sea del cerebro por dentro.

Esta modesta medida, aunque sean tres mandatos, sería una enorme esperanza, para la vida y la supervivencia de la especie humana. Y estimo que se reduciría enormemente, eso espero, el mal humano, tanto aplicable a millones de seres humanos, que hacen y padecen males, unos son causantes de ellos, otros sufridores...

¡Y como en todo preguntemos a quién sabe de estas materias, cuándo nos duele el brazo consultamos al médico, cuándo está roto una tubería vamos al fontanero, cuándo tratamos temas morales, en nuestra tradición, preguntemos a filósofos, pero también a teólogos, estos, a mi modo de ver, nos aclararían muchas cosas..., especialmente los segundos, que es su materia de especialidad...!

Expreso una pequeña fórmula o reflexión para evitar males, especialmente, los que llevan una enorme carga pasional o emocional, que es que ésta sea analizada a la luz de la verdad y de la bondad, es decir, del saber ortodoxo, tanto en ciencias sociales o biológicas, como en moralidad, y si es posible en espiritualidad, y después antes de realizar ese acto, a no ser que dependa tu vida de ello, dejar tiempo, dejar pasar tiempo y espacio. Es decir la fórmula clásica, que se ha indicado desde hace siglos: “Antes de tomar tres copas de anís, que te podrán llevar a diez, y que sientes una necesidad imperiosa, analiza ese acto y esa pasión, aléjate de la botella y de la copa y del ambiente, márchate y deja que pase el tiempo y el espacio”. ¡Esto aplíquelo a lo que usted quiera...!

http://youtube.com/jmm caminero

© jmm caminero (12 julio-07 sept. 2019 cr).

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Sábado 21 de Septiembre del 2019
Sin título 2
facebook twitter

Publicidad

casa sanchez

Centro Global 2