¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Contacto

Contactos:

"La Verdad de Ceuta" es un diario digital independiente, objetivo, plural y abierto para que el pueblo de Ceuta pueda expresar libremente lo que desee.

Fundado el 7 de Junio de  2.011

Dirección postal:

        FEDEMAR CEUTA, S.L.

Balcón de La Dorada, 33
Poblado Marinero
51001 Ceuta (España)

Teléfonos:

Telf: (+34) 956 511894

Horario: De 19,30 a 13,30 y de 16,30 a 20,30 horas

Información:

Identidad

LA VERDAD DE CEUTA es un diario digital español, sobre todo de ámbito local, que nace el día 07 de junio de 2.011.
Es un medio independiente, objetivo, plural y abierto. Que no pertenece a ningún grupo político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones, y en la apertura a la participación ciudadana.

Compromiso

LA VERDAD DE CEUTA cree firmemente en la libertad de expresión y en el derecho a la información como principios fundamentales de la democracia.

Contactos electrónicos:

direccion@laverdaddeceuta.com

Notas de prensa.

Las cartas al director deben estar firmadas con nombre, apellidos y D.N.I., disponer de una redacción y ortografía correctas.

local@laverdaddeceuta.com

Utilice esta dirección para remitirnos sus comentarios sobre la actualidad política y social en la ciudad, en su barriada, etc.

deportes@laverdaddeceuta.com

publicidad@laverdaddeceuta.com

Para temas relacionados con el Departamento de Publicidad (insertar anuncios, etc.) de este diario digital, envíenos sus datos y el personal encargado del mismo se pondrá en contacto usted a la mayor brevedad posible.

Sistema de envíos para cartas al director, notas de prensa, actualidad local, deportes, publicidad, etc.

Para las cartas al director es necesario anotar el D.N.I.
 
 
POLÍTICA DE COOKIES:
 

Esta página web, al igual que la mayoría de páginas web, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a direccion@laverdaddeceuta.com

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

¿Por qué son importantes?

Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

¿Cómo utilizamos las cookies?

Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:

Cookies de mejora del rendimiento

Este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.

Cookies de análisis estadístico

Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.

Cookies de geolocalización

Estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.

Cookies de registro

Cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal.
Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo.
Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.

Cookies publicitarias

Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Otras cookies de terceros

En algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome

Mozilla Firefox

Internet Explorer

Safari

Safari para IOS (iPhone, iPad)

Cookies Flash

Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros.

Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en direccion@laverdaddeceuta.com

Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Ya matizaba Oscar Wilde que “los buenos modales, van antes que la moral”, y, cuando uno es, como es el funesto personaje objeto de mi artículo, subproducto del producto de un submundo cuyo “éter” lo configura el odio, grotesco y kafkiano, pero no por ello menos distópicamente destructivo, ambos son inexistentes. En este caso el subproducto sería el señor Aróstegui, el producto sería Caballas y la extrema izquierda cómplice y promotora del integrismo, y el submundo sería el marxismo cultural, burda distorsión de una ideología genocida y totalitaria ya de por sí como es el comunismo y el socialismo que tanto han hecho por abonar fosas comunes con disidentes. A menudo “pervertidos sexuales”, como llamaba el Che a los homosexuales a los que metía en el campo de concentración de Guanahacabibes bajo el letrero de “el trabajo os hará hombres”, y cuyos herederos llevan, hoy, camisetas con su cara.

Y es que, citando a Plutarco, y suscribiendo su cita, “el odio es una tendencia a aprovechar todas las ocasiones para perjudicar a los demás”, y si hacemos un seguimiento de su dilatada e ideológicamente voluble trayectoria política, este hecho constituye su alma mater. Y volviendo al inicio de mi escrito, al menos sería pasable que este personaje tuviera algo de moral, si al menos moral y modales fueran en su persona valores inversamente proporcionales. No es el caso. Son directamente proporcionales en su tendencia galopante a la baja. En su día, acusó a don Carlos Verdejo de que estaba “tocando los cojones” con sus declaraciones. En su ausencia, valga la redundancia, de cualquier ápice de educación o modales, hay varias cosas que a este personaje le tocan los cojones. Por suerte la hemeroteca nos ha enseñado que, de hecho, son muchas las cosas que se los tocan.

Al señor Aróstegui, le tocaban los cojones que, y cito textualmente, “más de 4.000 votos se aglutinan en torno a candidaturas MUSULMANAS, lo que supone un problema en sí mismo y la prueba de un fracaso”: ergo para él, musulmanes = problemas. Le tocaban los cojones también que “Este fenómeno se está fortaleciendo y es factor clave de CONTAMINACIÓN de la estructura política” ergo para él, musulmanes = contaminación. Y no parecía hacerle mucha gracia, porque otra cosa que le tocaban los cojones era que “Uno de los principales riesgos para la defensa española es la presión demográfica MUSULMANA de Ceuta” ergo para él, musulmán no solo es ajeno a español que es enemigo de lo español. Y cerraba con que es “una cesión de soberanía encubierta y consentida” ergo para él, musulmán es inherente a estar al servicio de Marruecos. Olé tus bemoles. Ni Franco. A lo mejor alguien debería enseñarle a este señor que la bandera de la patria, que representa nuestra constitución, lleva intrínseco el respeto a la libertad de culto y por lo tanto utilizar “español” y “musulmán” como antónimos es un error, ya que se puede ser ambas cosas, y seguramente con mucho mayor grado de patriotismo que el que este individuo ostenta.

Y es que su difusa trayectoria política, que puede parecer absurda por fluctuar en un marco argumentario tan extenso y dispar, guarda sin embargo un aspecto en común en todas esas fases: el chupar del bote. En definitiva, a este personaje le “tocaban los cojones” los musulmanes hasta que los musulmanes se convirtieron en su fuente de ingresos, lo que viró su relación de antagónica a morbosamente osmótica. Y es que Leonardo da Vinci (que hubiera dado con sus huesos en un campo de concentración cubano por homosexual), ya decía que aquel que más posee, más miedo tiene a perderlo. Y la felicidad es la ausencia de miedo, lo cual refuerza que su infeliz comportamiento (si damos fe a ese axioma), es el germen del odio que mueve a su avaricia. Y no dejaría de ser una afirmación consecuente con su ideología pseudocomunista, si volvemos a citar al Che cuando dice que “¡El odio es el elemento central de nuestra lucha! El odio tan violento que impulsa al ser humano más allá de sus limitaciones naturales, convirtiéndolo en una máquina de matar violenta y de sangre fría. Nuestros soldados tienen que ser así”.

En definitiva, señor Aróstegui, es una alegría saber que usted ya no estará en la asamblea haciendo gala de su nula educación y su prepotencia, aunque teniendo en cuenta su incipiente y maquiavélica avaricia es capaz de engañar de alguna manera al señor Alí para ser usted el que ocupe su escaño, bajo la excusa de que el señor Alí es un “presunto” corrupto y que su caso pinta bastante mal. Si no es así, háganos un favor a todos. Cierre la puerta al salir y dedíquese a difundir su palabra como hago yo en este escrito. Ya que estamos, también, cierre la puerta de su sede al salir, que por lo que veo si no es con dinero público no sois capaces de mantenerla. Y ahora nos culpan a nosotros. Fíjese usted, hemos contribuido ya recién llegados al cierre de un centro donde se difunde odio. Y por lo que veo con sus afiliados no dan para tener una sede. Difunda pues, su palabra sin chupar de ningún bote, que además tendrá la connivencia de los medios de comunicación para ello. Esos que están imbuidos de marxismo cultural, a pesar de que el Che, una vez más, dijera de ellos que “hay que acabar con todos los periódicos, Una revolución no se puede lograr con la libertad de prensa”.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Viernes 13 de Diciembre del 2019
Sin título 2
facebook twitter

Publicidad

casa sanchez

Centro Global 2