Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

Sabino Fernández Campos, que no tengo que recordar su valía, tuvo que sufrir la perdida de seis hijos de diez. En estos tiempos, creía que no sucedía esto, me he quedado estupefacto.

Debo reconocer que iba buscando un dato, sobre Jaime Peñafiel, en el que recuerdo que en una entrevista, decía e indicaba a su esposa, que cuando el falleciese todo el archivo propio y profesional, de miles de documentos en distintos soportes los quemase. Quería tomar ese dato, -que por cierto viene en la misma entrevista que abajo citaré-, para montar un artículo, sobre los archivos personales, y cuánta riqueza cultural y documental se encuentran en ellos. De cientos o miles de personajes, de primera o quinta influencia social. -Ojo, digo de influencia, no digo de valía, porque cada ser humano, el más modesto y humilde, es merecedor de todos los derechos humanos-. Pero nadie puede negar que mi influencia política y económica, es nimia comparada con cualquier jerarca de la gran empresa, por poner un ejemplo.

Buscando ese dato, me he encontrado con una entrevista, que Carlos Padilla hace a Jaime Peñafiel, el 12 de diciembre del 2022, que publica The Objetive, que titula, me da vergüenza indicarlo, no sé si debo expresarlo, pero que titula: Jaime Peñafiel: “¿Por qué estoy así? Como una vez cada 24 horas y follo todos los días”. Bueno, no es mi interés hablar de los amores de Peñafiel, ni del régimen de comidas del señor Peñafiel...

Pero sí, que a raíz de la muerte de su hija, del flagelo y de la epidemia, que llevamos décadas sufriendo de la droga, e indica literalmente, la respuesta, siguiente en la entrevista, que el general Sabino Fernández Campos, vino a darle el pésame al señor Peñafiel y a su esposa : “y de pronto, le dije a Sabino, “a ti se te han muertos seis hijos de diez”, pero me contestó, “no, lo tuyo es mucho peor, porque a ti de una se te ha muerto una, a mi de diez se me han muerto seis, con lo cual...”.

Por tanto, debo convenir, como dicen los grandes maestros del articulismo literario que a veces, coges un tema, sabes unas ideas en la cabeza, y la vida de la escritura te lleva a otro lugar y tema. Diríamos que dejaré, la cuestión de los archivos documentales de miles de personas, que se van perdiendo, y que quizás, las autoridades culturales y las entidades privadas, deberían tomar nota, y, buscar soluciones, porque en la microhistoria, están muchos aspectos de la macrohistoria.

Dejamos ese tema, y volvemos y revolvemos al otro. Primero, mi homenaje, no sé como indicarlo, a estas dos personas, independientemente, de la vida o ideología o realidad de cada uno. Peñafiel por la perdida de su única hija, cuestión que es enormemente, preocupante, cuándo ahora, demasiadas familias, tienen uno o dos hijos. Segundo, el dato de Sabino Fernández, que de diez hijos, ha perdido seis, o perdió seis. Supongo que pocas cosas en la vida producirán tan gran dolor como estos que indicamos. Pero queda claro aquí, el gran calado moral e intelectual, que el señor Sabino, el general Sabino, sabía y conocía y entendía, que era peor, perder uno de uno, que no seis de diez. Me recuerda, me entra por la cabeza, aquello de los hijos de que son sacrificados en tiempos de los Macabeos, en la historia judaica.

Modestamente, desde los artículos, intento narrar o recurar o semicurar o aliviar en algo, aunque sea poco, algunas heridas de los humanos, porque pienso que una columna, no está hecha o no debe estarlo, para atacar a nadie, individuo o colectivo, aunque a veces, haya que criticar con mesura y razonamientos, ni está hecha por aparentar rellenar la propia vanidad y soberbia, sino que está para buscar verdades y bienes y bellezas, y está para servir a la sociedad, igual que el panadero hace un buen pan, tú, tienes que hacer una buena columna. O, al menos intentarlo. Decía, que modestamente, me he ocupado en algunas, del suicidio o automuerte, como lo denomino, de los accidentes de tráfico, buscando ideas que pudiesen reducir los impactos negativos, que hubiese menos accidentes, de buscar conceptos y prácticas para la Paz Perpetua de Kant...

Pues, pienso que este enunciado del señor Sabino, hay que leerlo, con una enorme humildad, con una enorme gratitud, porque muestra y demuestra, ojala, ojala no le hubiese sucedido esta realidad, pero ya que le sucedió, comprendió, que lo de Peñafiel era peor. Porque Peñafiel, perdía todo lo que tenía, él, en cambio, aunque con un dolor inmenso, podría todavía tener hijos, que ya tendría nietos o podrían tenerlos...

La vida es alegre y dura, compleja y simple. Quizás, ahora, por el hipersensualismo en el que vivimos, no somos conscientes, que sin tragedias e histrionismos, ni narcisismos, tenemos que prepararnos para lo bueno, pero también para lo menos bueno. Al menos psicológicamente...

Me gustaría, aquí, ofrecer, mi modesto homenaje a estos dos personajes. No es mi obligación, ni mi deseo, ni mi intención, analizar y criticar otros aspectos de su existencia. Aquí, mi modesto homenaje a estas dos personas, que se encontraron en el mundo de la sociedad y de la política y del poder y del dolor, de un dolor inmenso. ¡Y, también, a todos los humanos que han perdido un hijo o una hija...! Paz y bien...

http://articulosperiodisticosjmm.blogspot.com.es © jmm caminero (23 dic.22-04 enero 23 cr).

 

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Jueves 09 de Febrero del 2023

Publicidad

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA