Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

De nuevo, ante nosotros, la celebración anual de la Semana Santa. La pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo: “La Pascua del Señor”, es decir su paso de la muerte a la vida. Se trata de celebrar una realidad histórica, pero que actualizamos como memorial en las celebraciones litúrgicas, para así participar de los beneficios de la redención de Cristo, que por nosotros y por nuestra salvación padeció, murió y resucitó. Todo eso, lo expresamos, también, visiblemente en las Estaciones de Penitencia, con nuestra veneradas imágenes que representan distintos momentos de aquellos acontecimientos. Así, expresamos, con agradecimiento, nuestra fe y, a su vez, la fortalecemos y testimoniamos en nuestra querida Ciudad de Ceuta.

En nuestra Semana Santa hay muchas expresiones de la Piedad Popular que, como dice el Papa Francisco, “es una manera legítima de vivir la fe, un modo de sentirse parte de la Iglesia, y una forma de ser misioneros” (EG 124). No obstante, deberíamos evitar los aspectos ambiguos de algunas de sus manifestaciones, preservándolas de desviaciones secularistas. No debemos de olvidar que la piedad popular se debe vivir siempre en armonía con la liturgia de la Iglesia y vinculada con los Sacramentos. La Semana Santa, aunque en la forma de celebrarla, sobre todo en su visibilidad externa, tiene elementos histórico-artísticos y tradicionales, y hacen que hacia fuera se vea como un atractivo fenómeno cultural; pero, no debe ser lo más importante.

La excelencia artística es, sin duda, signo de la importancia que le damos a lo que celebramos. No obstante, no podemos convertir la Semana Santa en “la religión de la estética” o en una atracción turística, sino que la estética está al servicio de la vivencia de la fe. Hoy corremos el peligro de vivir nuestra fe como ya dijo el profeta Isaías, y que Jesús les recordó a los escribas y fariseos, “este pueblo me alaba con la boca y me honra con los labios, mientras su corazón está lejos de mí” (Mc 7, 6). Es necesario mostrarnos como files que, creyendo, celebramos la fe y servimos al Señor amando a nuestros hermanos, especialmente a los más vulnerables como nos recuerda el Papa Francisco en su Mensaje de Cuaresma de este año.

Lo más importante de la Semana Santa es el encuentro personal con Cristo, que es la fuente de nuestra salvación. De Él nos viene el perdón de nuestros pecados y la fuerza para amar a los demás como él nos ha amado.

Reconociendo nuestros pecados, por medio de los sacerdotes, recibimos el perdón del Señor. Al celebrar la Semana Santa, “con amor y fe viva”, no sólo aprendemos de Cristo a dar la vida por amor, sino que recibimos la gracia y la fuerza necesaria para vivir como vivió Él.

Aprovechemos la celebración, de esta Semana Santa de 2024, para enriquecer nuestra fe y así poder dar testimonio de auténtica vida cristiana. Gracias de corazón, a todas y cada una las Hermandades y Cofradías, al Consejo e Instituciones, y a cuantos, con vuestra entrega y abnegación, en Ceuta la hacéis posible.

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio

Banner Lateral Redes

Ceuta, Viernes 12 de Abril del 2024

Anuncio AACL

Publicidad