¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Contacto

Contactos:

"La Verdad de Ceuta" es un diario digital independiente, objetivo, plural y abierto para que el pueblo de Ceuta pueda expresar libremente lo que desee.

Fundado el 7 de Junio de  2.011

Dirección postal:

        FEDEMAR CEUTA, S.L.

Balcón de La Dorada, 33
Poblado Marinero
51001 Ceuta (España)

Teléfonos:

Telf: (+34) 956 511894

Horario: De 19,30 a 13,30 y de 16,30 a 20,30 horas

Información:

Identidad

LA VERDAD DE CEUTA es un diario digital español, sobre todo de ámbito local, que nace el día 07 de junio de 2.011.
Es un medio independiente, objetivo, plural y abierto. Que no pertenece a ningún grupo político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones, y en la apertura a la participación ciudadana.

Compromiso

LA VERDAD DE CEUTA cree firmemente en la libertad de expresión y en el derecho a la información como principios fundamentales de la democracia.

Contactos electrónicos:

direccion@laverdaddeceuta.com

Notas de prensa.

Las cartas al director deben estar firmadas con nombre, apellidos y D.N.I., disponer de una redacción y ortografía correctas.

local@laverdaddeceuta.com

Utilice esta dirección para remitirnos sus comentarios sobre la actualidad política y social en la ciudad, en su barriada, etc.

deportes@laverdaddeceuta.com

publicidad@laverdaddeceuta.com

Para temas relacionados con el Departamento de Publicidad (insertar anuncios, etc.) de este diario digital, envíenos sus datos y el personal encargado del mismo se pondrá en contacto usted a la mayor brevedad posible.

Sistema de envíos para cartas al director, notas de prensa, actualidad local, deportes, publicidad, etc.

Para las cartas al director es necesario anotar el D.N.I.
 
 
POLÍTICA DE COOKIES:
 

Esta página web, al igual que la mayoría de páginas web, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a direccion@laverdaddeceuta.com

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

¿Por qué son importantes?

Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

¿Cómo utilizamos las cookies?

Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:

Cookies de mejora del rendimiento

Este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.

Cookies de análisis estadístico

Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.

Cookies de geolocalización

Estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.

Cookies de registro

Cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal.
Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo.
Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.

Cookies publicitarias

Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Otras cookies de terceros

En algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome

Mozilla Firefox

Internet Explorer

Safari

Safari para IOS (iPhone, iPad)

Cookies Flash

Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros.

Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en direccion@laverdaddeceuta.com

Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Cuando un ceutí sale de su casa por la mañana puede hablar con un católico, con un musulmán, con un hindú o con un judío. Siempre hemos pensado que con esta división religiosa tenemos un chollo, porque esta realidad, tan presente desde hace muchas décadas, la invocamos para amparar ocurrencias como la fundación Crisol de Culturas o el premio Convivencia, y para hablar orgullosamente de términos tan peligrosos y explotados como “convivencia” o “multiculturalidad”.

Sin embargo cuando camino por un lugar tan cercano como la calle La Unión en Málaga, sin ir más lejos, tengo ocasión de interactuar con guineanos, rumanos, alemanes, rusos, senegaleses, peruanos, chinos, pakistaníes, ingleses y decenas y decenas de otros grupos culturales, étnicos o religiosos. Cuando un parisino, un madrileño, un berlinés, un almeriense, un neoyorkino, o un barcelonés, sale a la calle, puede hablar con diez veces más nacionalidades, grupos étnicos y religiones diferentes que lo que lo hacemos en Ceuta. Y no, no hablo de grandes urbes, en lugares como Fuengirola o Adra pasa exactamente igual. Y ellos no hablan desde el hecho diferencial de su vecino, no hablan de la necesidad de crear un concepto inmaterial que diga que las personas que viven allí son diferentes, simplemente hablan de vecinos y ciudadanos.

               En Ceuta lo que debería ser una normalidad, o si me permiten, un hecho irrelevante, nos empeñamos en usarlo como hecho diferencial para recordar constantemente que somos grupos distintos, como agua y aceite para, acto seguido, matizar que tenemos la inmensa suerte de compartir un mismo recipiente. Y después de haberlo matizado, creamos una fundación que le dé pompa institucional, destinamos unos jugosos fondos, y ya tenemos un nuevo chiringuito, qué más da usar también la “multiculturalidad” como excusa.

               ¿Acaso en Ceuta hay racismo? Qué preguntas más absurdas me hago...

               En estas últimas elecciones hemos asistido a un espectáculo que califico como bochornoso, más si cabe cuando la mayoría de los ceutíes lo han visto como algo normal. Con alguna excepción, casi todos los partidos políticos de un modo u otro se han posicionado y han dado por buena la división de nuestra sociedad. Se ha jugado con esa segregación en su discurso electoral.

               Hemos podido comprobar cómo se ha prometido favorecer a grupos religiosos concretos mediante la gratuidad en algunos servicios, hemos visto cómo se ha intentado seducir al mal llamado voto musulmán (como si todos los musulmanes votaran en bloque), o cómo algún partido ha defendido exclusivamente las “tradiciones cristianas” e invitando a los que no las acepten y compartan a marcharse de esta tierra. Pero lo más hipócrita de todo es que también hay quien ha presumido de convivencia entre los diferentes grupos en vez de hablar simplemente de vivir y de ceutíes. Y estos discursos han sido votados por los ceutíes en las urnas, ahí están los resultados... y los discursos electorales.

               Uno de los mayores tabúes de los ceutíes es hablar de racismo. Tenemos más tabúes, no se apuren, pero hoy sólo hablaré de este. Porque sí, Ceuta es racista. ¿Duele reconocerlo? Por supuesto que duele, es muy frecuente reconocer que los demás lo son pero uno mismo nunca lo es. Seguramente porque suena muy feo y nos trae imágenes de esos capuchas blancas a caballo que tan malvados nos parecen en las películas. Cuando se habla de racismo, nadie se da por aludido, se dicen a ellos mismos... “no, yo no odio a nadie, yo jamás desearía la muerte de nadie, ni siquiera a la malvada Cersei de Juego de Tronos , incluso tengo a muchos amigos que no son de mi raza, y no pasa nada”. Y así duermen más tranquilos.

               ¿Por qué Ceuta sigue siendo políticamente un reducto de ideología racista? Tal vez, sólo tal vez, porque nuestros verdaderos problemas de educación, de paralización económica o de desigualdad social han resultado ser un problema insalvable para nuestros gobernantes. Y cuando existe incapacidad política se intenta buscar la paz social endulzando a la gente con términos como integración y multiculturalidad, jugando con esos conceptos y dándolos por ciertos.

               Hace poco más de un año, Francia aprobó por refrendo unánime una reforma constitucional para eliminar en su texto el término de “raza”. La idea que se perseguía era la de declarar que, en realidad, sólo existe una única raza en vez de seguir usando el carácter discriminatorio que contiene. En la Constitución española sólo se menciona ese término una vez en el artículo 14 para hablar de la igualdad de todos. Pero el problema no está en el término, ni en suprimirlo, porque el problema no es semántico. El problema está en nuestras cabezas, en nuestra educación y en el ejemplo que damos cuando hablamos del que creemos que es diferente a nosotros. El mismo hecho de que haya políticos que reconozcan una diferencia entre personas ya es un problema.

               En Ceuta no se necesita integración. En vez de convivir necesitamos vivir. En vez de cuatro culturas, sólo tenemos una. En vez de amigos musulmanes, hindúes o judíos, yo tengo amigos ceutíes. Y hasta que todo esto no sea así para todos, nos seguiremos engañando diciendo que en Ceuta no hay racismo.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Lunes 24 de Junio del 2019
Sin título 2
facebook twitter

Publicidad

casa sanchez

Centro Global 2