¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Contacto

Contactos:

"La Verdad de Ceuta" es un diario digital independiente, objetivo, plural y abierto para que el pueblo de Ceuta pueda expresar libremente lo que desee.

Fundado el 7 de Junio de  2.011

Dirección postal:

        FEDEMAR CEUTA, S.L.

Balcón de La Dorada, 33
Poblado Marinero
51001 Ceuta (España)

Teléfonos:

Telf: (+34) 956 511894

Horario: De 19,30 a 13,30 y de 16,30 a 20,30 horas

Información:

Identidad

LA VERDAD DE CEUTA es un diario digital español, sobre todo de ámbito local, que nace el día 07 de junio de 2.011.
Es un medio independiente, objetivo, plural y abierto. Que no pertenece a ningún grupo político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones, y en la apertura a la participación ciudadana.

Compromiso

LA VERDAD DE CEUTA cree firmemente en la libertad de expresión y en el derecho a la información como principios fundamentales de la democracia.

Contactos electrónicos:

direccion@laverdaddeceuta.com

Notas de prensa.

Las cartas al director deben estar firmadas con nombre, apellidos y D.N.I., disponer de una redacción y ortografía correctas.

local@laverdaddeceuta.com

Utilice esta dirección para remitirnos sus comentarios sobre la actualidad política y social en la ciudad, en su barriada, etc.

deportes@laverdaddeceuta.com

publicidad@laverdaddeceuta.com

Para temas relacionados con el Departamento de Publicidad (insertar anuncios, etc.) de este diario digital, envíenos sus datos y el personal encargado del mismo se pondrá en contacto usted a la mayor brevedad posible.

Sistema de envíos para cartas al director, notas de prensa, actualidad local, deportes, publicidad, etc.

Para las cartas al director es necesario anotar el D.N.I.
 
 
POLÍTICA DE COOKIES:
 

Esta página web, al igual que la mayoría de páginas web, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a direccion@laverdaddeceuta.com

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

¿Por qué son importantes?

Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

¿Cómo utilizamos las cookies?

Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:

Cookies de mejora del rendimiento

Este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.

Cookies de análisis estadístico

Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.

Cookies de geolocalización

Estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.

Cookies de registro

Cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal.
Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo.
Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.

Cookies publicitarias

Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Otras cookies de terceros

En algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome

Mozilla Firefox

Internet Explorer

Safari

Safari para IOS (iPhone, iPad)

Cookies Flash

Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros.

Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en direccion@laverdaddeceuta.com

Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Jorge Bucay escribió que “Hoy, a mí lo que más me preocupa, por encima de la situación económica, es la violencia. La violencia en todas sus manifestaciones, desde la guerra a la intolerancia”. Y ciertamente vivimos en un contexto inmerso en la intolerancia. Desde hace lustros, se ha asociado la intolerancia a una ideología política y, parece ser, todo lo que sea una manifestación contra esa ideología es una manifestación contra la  intolerancia, aunque sea mediante el ejercicio más extremo de la propia intolerancia. Esta paradoja se puede, obviamente, contextualizar dentro del marco sociopolítico actual y su devenir histórico, Pero sería incongruente y políticamente irresponsable limitarlo ahí.

Un análisis básico y superficial, que es cuanto puede ser analizado en una breve  exposición como esta, y obviando la consecución de hechos que, desde la revolución industrial hasta nuestros días, han configurado un nuevo modelo social cuyas turbulencias han precisado constantes modificaciones y han dado lugar a, si bien no tácitamente a las ideologías modernas, sí a las bases que las sustentan o, al menos, sí a los  parámetros sobre las que se las juzga.

No nos engañemos. La propia inercia de la evolución social y de las sociedades, desde que dejamos de ser cazadores-recolectores y se liberó parte  del esfuerzo humano en la configuración de una personalidad social, han existido, en mal término, conservadores y progresistas, aunque, hoy día,  progresista suponga a progreso lo mismo que carterista a cartera. Desde los “optimates” y “populares” de la antigua Roma, que también medían su fuerza en los extremos del Coliseo. Podemos afirmar entonces que, en el momento actual, vivimos inmersos en un contexto sumido en la intolerancia  extrema.

Ya Platón definía las sociedades como una fluctuación que pivotaba sobre el vórtice de la Polis entre los extremos de tiranías y democracias (donde estos conceptos hacían referencia a la libertad y opresión, realmente, y no al modelo de gobierno), donde se pasaba de un extremo a otro consecutivamente, y no le faltaba razón. En toda masa social se imponen grupos de poder que tratan de mantener ese poder en constante  contraposición de grupos subyugados que luchan por desenrocar esa posición. Este planteamiento, si prospera, no da sino una consecución inversa de ese proceso cíclico, como hemos visto en Cuba o Venezuela.

En mi opinión personal, la separación de poderes y la creación del estado de derecho han sido las únicas medidas capaces de desacelerar esa fluctuación tiránica y ese ciclo de luchas de poder.

¿Por qué entonces, me atrevo a afirmar que vivimos en una tiranía? En las últimas décadas, una serie de movimientos ilegales pero legítimos se tornaron absolutamente necesarios y, el peso de su legitimidad, terminó por imponerse en las sociedades occidentales.

La lucha contra el racismo, los movimientos sindicales, la condición sexual o los movimientos feministas constituyeron una pieza clave en el molde de las sociedades modernas. La segregación racial, la ilegalidad de la práctica homosexual, las condiciones laborales abusivas, o el sufragio universal excluyente eran manifestaciones empíricas de un contexto de desigualdad que no podía tener lugar en un estado de derecho. Sin embargo, al más puro estilo platónico, estos movimientos liberadores derivaron en grupos de poder que, sobre una idea legítima, terminaron constituyendo su antítesis.

Movimientos legales pero ilegítimos. No es este un alegato en contra de estos movimientos, sino más bien en favor de la prevalencia de su idea original. Es decir, de la búsqueda real de justicia e igualdad.

Una vez generados grupos de poder sustentados en estos axiomas de la justicia social, hordas de paniaguados se han convertido en la antítesis de su alma mater para justificar precisamente haberse convertido en la contraposición de su razón de ser, y hacer de la victimización su núcleo. No es necesario hablar de la actitud de los sindicatos, de su incidencia  en la vida del trabajador, o de los “logros” que han conseguido en los últimos años para el conjunto de los trabajadores. Más bien han devenido en una pseudomafia “low cost” que vela por colocar a los suyos en puestos de poder. ¿Cuántos de vosotros habéis tenido que afiliaros a un sindicato porque si no “no entráis en X puesto?

Tampoco hay mucho que comparar si asumimos que las luchas legítimas de las primeras feministas, herederas de la ilustración, de la primera ola, y de las cuales VOX es heredero, que luchaban por elementos tan básicos como el sufragio universal real, y, en definitiva, por la igualdad ante la ley, poco tienen que ver con las que hoy día se subrogan ese apelativo, buscando la igualdad mediante la ley, y lloran por las esquinas por lo horrible que es tener que oír “todas”, en vez de “todes”, o porque los varones orinen de pie, o corretean por las calles con las axilas bien “nutridas”, al grito de “al abortaje”. Eso sí, con los bolsillos llenos de “millonas de euras” para justificar ese llanto.

No es de recibo tampoco que, una lucha legítima, y que además, gracias a nuestra CE, en su artículo 14, nos garantiza que no habrá “discriminación alguna” (sí, “alguna”, ni positiva ni negativa. Como si la discriminación no tuviera siempre un componente positivo y otro negativo). Pero que si eres, entre otras cosas extranjero o de una minoría étnica, tienes beneficios por ser de “riesgo de exclusión social”.

En definitiva, y desde que el PSOE, en el momento en el que Rodríguez Zapatero ganó la secretaría de su partido en el año 2000, la izquierda española se plegó por completo a los intereses del marxismo cultural convirtiendo al “progresismo” español en una mera extensión de las oligarquías imperantes, y, sobre todo, subvencionadas, cambiando el propio concepto estadista de la izquierda, e hipotecando, hasta tal grado el sentido de la  lógica de estado, e incluso de la más elemental lógica social, que podemos decir que es la propia izquierda española la que ha alimentado y lustrado a la derecha emergente.

¿Quién es, pues, en la actualidad, custodio y maestro en la práctica de la intolerancia?

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Jueves 20 de Junio del 2019
Sin título 2
facebook twitter

Publicidad

casa sanchez

Centro Global 2