¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Contacto

Contactos:

"La Verdad de Ceuta" es un diario digital independiente, objetivo, plural y abierto para que el pueblo de Ceuta pueda expresar libremente lo que desee.

Fundado el 7 de Junio de  2.011

Dirección postal:

        FEDEMAR CEUTA, S.L.

Balcón de La Dorada, 33
Poblado Marinero
51001 Ceuta (España)

Teléfonos:

Telf: (+34) 956 511894

Horario: De 19,30 a 13,30 y de 16,30 a 20,30 horas

Información:

Identidad

LA VERDAD DE CEUTA es un diario digital español, sobre todo de ámbito local, que nace el día 07 de junio de 2.011.
Es un medio independiente, objetivo, plural y abierto. Que no pertenece a ningún grupo político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones, y en la apertura a la participación ciudadana.

Compromiso

LA VERDAD DE CEUTA cree firmemente en la libertad de expresión y en el derecho a la información como principios fundamentales de la democracia.

Contactos electrónicos:

direccion@laverdaddeceuta.com

Notas de prensa.

Las cartas al director deben estar firmadas con nombre, apellidos y D.N.I., disponer de una redacción y ortografía correctas.

local@laverdaddeceuta.com

Utilice esta dirección para remitirnos sus comentarios sobre la actualidad política y social en la ciudad, en su barriada, etc.

deportes@laverdaddeceuta.com

publicidad@laverdaddeceuta.com

Para temas relacionados con el Departamento de Publicidad (insertar anuncios, etc.) de este diario digital, envíenos sus datos y el personal encargado del mismo se pondrá en contacto usted a la mayor brevedad posible.

Sistema de envíos para cartas al director, notas de prensa, actualidad local, deportes, publicidad, etc.

Para las cartas al director es necesario anotar el D.N.I.
 
 
POLÍTICA DE COOKIES:
 

Esta página web, al igual que la mayoría de páginas web, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a direccion@laverdaddeceuta.com

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

¿Por qué son importantes?

Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

¿Cómo utilizamos las cookies?

Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:

Cookies de mejora del rendimiento

Este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.

Cookies de análisis estadístico

Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.

Cookies de geolocalización

Estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.

Cookies de registro

Cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal.
Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo.
Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.

Cookies publicitarias

Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Otras cookies de terceros

En algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome

Mozilla Firefox

Internet Explorer

Safari

Safari para IOS (iPhone, iPad)

Cookies Flash

Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros.

Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en direccion@laverdaddeceuta.com

Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Verán, ya les he hablado alguna vez de mi nieto. Hace poco, muy poco, quizás menos de quince años recuerdo cómo aún le llevaba de paseo por la calle Larga mientras le hablaba de cómo era Ceuta cuando yo era joven y empezaba a ganarme la vida... ¿He dicho calle Larga? Perdón, quería decir por la calle Jáudenes, miren que han pasado años y todavía no me he acostumbrado.

            Él, en su inocente curiosidad infantil, me preguntaba si antes, hace cincuenta o sesenta años, había tanto funcionario, y yo le decía que no, que lo que había antes era mucho militar, y era una bendición. Los reemplazos de quintos iban y venían, miles de familiares acudían a las juras de bandera cada pocos meses y pasaban un par de días comprando y disfrutando de la ciudad. Los bazares florecían y el puerto era un hervidero, igual que la lonja de pescadores. Teníamos queso holandés y chocolate de importación como exquisiteces, cosas que en la península no se veían ni por asomo. Tampoco había valla que saltar porque no había inmigración que controlar, sólo algo de contrabando. La Guardia Civil patrullaba los montes de García Aldave a pie embozados en sus capas y usando los fortines como refugios nocturnos. No hace tanto de eso, y parece una eternidad.

  • Abuelo, ¿y había tanto dinero como ahora? Tengo amigos que los dos padres son funcionarios y entre los dos se sacan más de seis mil euros al mes, y otro sólo trabaja en el Gobierno y se saca él solito siete y ocho mil euros mensuales entre unas cosas y otras. Y otro que vino de la península allí no llegaba a los dos mil euros y aquí ronda casi los cuatro mil entre extras y complementos y….
  • ¡Pero bueno, Jacinto! - le tuve que cortar. - ¿Es que no te han enseñado educación en casa? De lo que cobran los demás no se habla – sentencié un poco molesto.

            Este Jacinto.. no le entiendo, la verdad. Yo jamás he hablado con mis amigos de lo que ganaban sus padres. El fanfarroneo en esta ciudad me mata.

  • Pero bueno, abuelo, es que aquí hay gente que viene de fuera porque gana mucha pasta, muchísima. Si ese mismo estuviera a sólo 27 kilómetros, en Algeciras, se comía los mocos.
  • Ya, lo sé, lo sé, pero eso no siempre ha sido así. Antes nos ganábamos la vida y nadie nos regalaba nada. Ahora es distinto, hay muchos derechos que se han convertido en privilegios, se llora para mamar de la teta gorda del Estado del Ayuntamiento y... bueno, eso nos ha matado a todos. Ahora no hay clase media, sólo hay gente que gana mucho dinero y gente que sobrevive como puede. Y esos que vienen a forrarse, luego se van a disfrutar de su jubilación en su tierra. Es ley de vida.

            No me gusta ser así de crudo con mi nieto, pero no puedo mentirle. Me parte el alma darle ilusiones sobre que puede labrarse un futuro profesional aquí si no es funcionario, porque es mentira. Aunque él no es tonto, ¿eh? Qué va. Tiene muy claro lo que quiere hacer.

  • Pues, abuelo, yo el año que viene termino mi módulo de FP y si no me sale algún trabajo, me voy a montar mi propio negocio fuera.

            Reconozco que eso me dolió sobremanera. Pero intenté convencerle, no me hace mucha gracia que no intente siquiera prosperar en su tierra, en Ceuta. Si se van los jóvenes, ¿qué nos queda?

  • A ver, Jacinto, piénsalo bien. ¿Por qué no inviertes aquí? ¿No te iría bien si abres tu local, generas actividad, contratas a gente y creces como empresa?

            Mi nieto me miró como si yo fuera tonto, y esa mirada aún me está doliendo. Y lo que me dijo supuso una bofetada de realidad.

  • Abuelo, ¿de verdad sabes lo que estás hablando? Si hay algo que me están enseñando es que una empresa para tener éxito debe crecer, y para ello debe tener clientes potenciales a los que atraer. Pero aquí... ¡no hay clientes potenciales! No podría crecer, y si no creces, la empresa muere. Tiene la población que tiene, y punto. No viene nadie, absolutamente nadie. Marruecos es un grifo cerrado. Ojalá hubieran cuidado las buenas relaciones para tener clientes, pero no, se echan las culpas unos a otros y nadie hace nada. Y el turismo peninsular simplemente no existe. Además tendría problemas para mover mercancías, trabas aduaneras, problemas para abastecerme... Esto ya no es tu época, abuelo. Entonces lo teníais todo para crecer, para tener éxito en los negocios. Ahora aquí no hay nada. Y sinceramente, paso de opositar o de apuntarme a un partido político. Quiero trabajar, y crecer, y crear algo. Mejor me voy a Málaga y monto mi negocio. Sin pijos que me restrieguen por la cara que ganan cincuenta mil al año chupando del bote mientras se dan paseos por la calle Real.
  • Niño, por favor, un poco de respeto a los pij... quiero decir... a los honrados currantes funcionarios de esta ciudad, que hay gente que se lo gana. Que si ganan tanto no es culpa suya. ¡Hazte funcionario y así no criticas tanto!

            Mi nieto agachó la cabeza un poco avergonzado, se dio cuenta de que el problema no son los funcionarios que trabajan, sino los que han posibilitado que esta lacra de dinero público fácil nos arruine nuestro futuro.

            - Lo siento, abuelo, tienes razón. No es culpa de los funcionarios. ¿Pero puedo criticar entonces a los políticos? ¡¡Ellos tienen la culpa, que se han hecho ricos ellos y dan unos sueldazos a unos cuantos para que les mantengan ahí, y al resto que nos den!! Aunque... abuelo, reconóceme que también hay mucho pijo que se cree alguien sólo porque gana un pastón haciendo lo mismo que otro que en la península apenas tiene para vivir, ¿eh? No me lo niegues... - me soltó socarronamente.

            No tiene remedio. Deben disculpar su efervescencia y vehemencia juvenil, estoy seguro que no pretendía ofender. Este niño me saca de mis casillas a las primeras de cambio. Yo ya no sé si el colesterol va a matarme, o si lo que va a acabar conmigo es mi nieto. Prefiero no apostar nada, porque gane o pierda voy a salir mal parado.

                                                                                  Justino Lupiáñez Mancebo.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Miercoles 30 de Septiembre del 2020

Publicidad

Popup Venta Oficina 2020

Centro Global 2

casa sanchez