Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

Este tercer amanecer con los rayos del sol, atravesando el muro de vidrio de la habitación, despertarse y abrir los ojos, para enredar en las calles de una ciudad del corazón. 

Degustador de platos de sabores, degustador de ideas y conceptos, degustador de colores y formas, que se llama arte plástico. Anidé en un museo, largamente conocido de lejanías, el Museo Naïf, que es diríamos el profundo ser del pueblo, de esas personas que no tienen formación académica, pero que no pueden pasar treinta horas, sin rellenar algunos papeles/lienzos con algún color. No olvidemos, que se ha encontrado un cerdo verrugoso, pintado en una pared de piedra, en las Islas Célebes. Al menos, lleva lo plástico, como símbolo y rito y sagrado y metáfora desde hace cuarenta milenios. Por la perfección de ese cerdo, posiblemente más. Necesitamos el/al arte/artes, es algo que nos muestra lo que somos, deseamos anhelamos, tememos, queremos, amamos… 

Miramos las personas, como nosotros, que atraviesan plazas y calles, de todas las edades, de todos los colores, de todas las formas, de todas las gracias. Ellos/ellas también nos mirarán a nosotros. Esa persona que se ha cruzado a mi lado, que me ha mirado un momento, y, yo también he hecho lo mismo. Me pregunto qué misterios y enigmas y amores y desamores y alegrías y angustias llevarán. Posiblemente, jamás volveré a verla u oír su conversación/voz en el móvil, dialogando con quién sabe quién y en qué lugar. Esa persona, dos seres que se han cruzado, y, que posiblemente, solo ha existido ese punto y momento de encuentro sin pararse, unos segundos, una en una dirección y otra en otra. Dos seres humanos que en el misterio de la vida se han visto y no se han visto, se han oído y no se han oído… Muchas veces, me pregunto cuantos cientos de miles de personas, en ya tantas décadas de existir, he hablado algunas palabras, o muchas frases, o solo nos hemos cruzado y le he dejado el lugar. Algunas de ellas, puedan llegar a ser genialidades, otras, llevarán un mar de dolores y sufrimientos, unas existirán muchas décadas, quizás, quizás otras solo unos años más… 

Visitar la Iglesia de la Magdalena, Raudal de la Magdalena y la leyenda del Lagarto –quién sabe si un cocodrilo venido a este lugar con los migrantes del pasado que recorrieron medio mundo-. Mirador de la carretera de circunvalación, Basílica de San Ildefonso, Monumentos a las Batallas, Judería, Iglesia de San Bartolomé, Arco de San Lorenzo, Iglesia de San Juan, Archivos de distinto nombre y de procedencia y finalidad diversa, etcétera… Amamos las piedras, pero buscamos en las carnes/mentes/almas de los humanos que nos descifren algo de nosotros. Esa mezcla que llamamos de aire y de carne y de piedra… somos un laberinto de ser y de estar y de sed. Todo lo que hacemos es una manera de descifrarnos y de reescribirnos. Pero el trabajo más arduo es armonizar lo irracional/pasiones con lo racional/conceptos, es armonizar la verdad y la bondad y el bien y la belleza con prudencia y eficiencia y paz y equidad y sosiego… Lo difícil es ser en el estar de forma adecuada y verdadera-bondadosa-equitativa… 

Asocio Jaén a Teresa de Ahumada, a Juan de la Cruz, que recorrieron estas comarcas y esta provincia, de paso o de llegada de muerte. Siempre es la misma historia/Historia los que desean cambiar algo, los que no desean cambiar nada. Porque todo cambio supone cambios precisamente, cambios no solo de ideas, también de dineros, de poder, de influencias, de corazón y de carne… Siempre asocio a Teresa de Jesús y a Juan de Yepes, por estos caminos de Castilla y de Andalucía… 

Reanimar el corazón y el estómago y la mirada con los pasos al interior de un lugar con mesas y sillas, parecen esculturas sedentes, y degustar, la archifamosa dieta mediterránea, que viene de tantos pueblos: fenicios, cartagineses, romanos, griegos, tartésicos, pasando por toda la Edad Media…: Revuelto de huevo con habas y jamón ibérico, huevos de codorniz, albóndigas en caldo, pastel de ciervo, lomo de bacalao con pisto y piñones, lomo de conejo a la plancha, espinacas al estilo de Jaén, pimiento choricero, gachas de Jaén, pestiños o gusanillos, ochios, aljafor… todo  está llenos de sabores y de esperanzas, de alegrías y de olvidos, de recuerdos y de sones… 

El visitante se fue alejando, sabiendo y no sabiendo, si sus circunstancias y sus colores le permitirán volver o no otra vez, o solo revolver los recuerdos de estos tres días, reales o imaginarios/imaginados de un sujeto, para presentarse ante sí mismo y ante los ojos de este mundo, en el que somos y estamos. Quizás, esos recuerdos que se van alejando. Porque la vida real se va presentando, u, otra forma de realidad para mañana arribar al tajo del trabajo, porque tenemos que producir realidades, y al producir nos vamos produciendo de algún modo y alguna manera… 

Mientras salimos de la ciudad, voy recordando que no hemos hablado de la tauromaquia, ni de las fiestas de este lugar, ni de las tascas/bares/restaurantes, ni de las diversas fuentes y plazas, ni de los deportes, ni de los personajes famosos, ni de la historia, ni de… pero si creemos que hemos contado algo del corazón de estos seres humanos, que es semejante al tuyo, y que alguna vez, deberías/tendrías que visitar. Porque visitarlos es como verte en un espejo, más claramente a ti mismo… 

http://articulosperiodisticosjmm.blogspot.com.es    © jmm caminero (23-30 nov.  2022 cr).

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Jueves 09 de Febrero del 2023

Publicidad

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA