Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

Un viaje es una combinación de recuerdos y de expectativas, de realidades y presentes. Narrar un viaje que es la combinación de varios, en una vida de unas decenas de años. 

El recuerdo/realidad se mezclan y combinan, no sabiendo/conociendo muy bien dónde están los límites. Los dos viajeros pisaron estas tierras, en una de las dos partes del llamado viaje de novios. Entonces, ya hace siete lustros y dos años. Arribaron a estas tierras, después, la memoria del novio no recuerda bien, supongo que la novia si, hemos revisitado estos lugares-lagares otras dos o tres veces. En total, cada tornada de varios días. Tres o cuatro veces nuestros cuerpos y mentes y almas, han andado alguno de estos lugares. Cuando la novia, casada, ya hace décadas, cuando despierte del sueño de la noche, se lo preguntaré, y, seguro, que me indica el número exacto de veces. Es más, es capaz de recordar algunas de las comidas de aquellos lugares y en aquellos lugares y en aquellos tiempos... 

Recuerda el viajero que en aquella primera ocasión, el viajero que siempre quiso ser escritor, escribiente profesional, y, lo ha sido, porque ese deseo empezó, demasiado joven en la adolescencia/preadolescencia. Recuerda el viajero que en la nave de piedra que es Santiago de Compostela, compraron a cambio de pesetas, todavía existían las pesetas, en 1985, un manual en dos tomos de Gramática Gallega, y, algún libro de poesía en gallego/castellano, que después fue pintado-dibujado, eso que llaman libro-arte o libro artista. Aficionado también el viajero a construir esas imágenes. Han pasado los años, ese libro de gramática, estará perdido en el vientre de las estanterías, el novio de aquel entonces, ya maduro casado, ya con descendientes, ha sido escritor, escritor profesional fracasado, que quiere decir, que se ha sido siempre esa mezcla de observador y polígrafo, día tras día, que se han rellenado miles y miles de página/hojas con palabras/ideas/imágenes, pero que no ha recibido ningún dividendo económico. Ahora, ese mismo ser que respira y observa y piensa, se hace la pregunta, ¿si lo hubiese escrito lo mismo en gallego o catalán o vasco o francés o inglés o alemán habría tenido algún lugar en la cultura de su tiempo…? 

Los humanos tienen esperanzas/desesperanzas, es su forma de ser-estar en el mundo. Ya, a una edad apreciable, ya cuando se ha besado el júbilo/jubilación, como un filósofo de estos tiempos, que habita la Asturias del Principado, le gusta citar. Ya a esta edad, se mezclan lo que fue con lo que pudo ser, lo que fue con los sueños, la memoria es creativa y creación, selectiva y seleccionadora, la memoria es un aparato que nos recuerda que somos, y, nos matiza lo que somos, pero nos engaña en cierto modo. ¿Por qué olvidamos algo y recordamos algo, porqué ese manual de dos tomos, tocado y siendo propietario, en aquella ciudad, con piedras en los pies y en los lados, que habrán pasado cientos o miles de millones de seres humanos a lo largo del tiempo? 

Hemos hecho siempre lo mismo –yo, y usted y la humanidad-, vivir/sobrevivir, tener esperanzas en el presente, tener recuerdos del pasado y del futuro, proyecciones del futuro. Ahora estas palabras, ristras de chorizos de palabras-vocablos-términos substantivos/adjetivos/verbos, tienen distintos fines, no es el principal recordar, sino el de escribir, así, puedo, publicarlo en algún modesto artículo, artículo, palabra del latín, que parece ser, significa, hueso o conjuntos de huesos. Qué es una columna/artículo/crónica/comentario, mezcla de una vida con los ojos en el alma/mente/cuerpo en el medio de la Sociedad/Cultura/Naturaleza, una vida es un conjunto de huesos como un artículo… 

En otro viaje, los dos viajeros, ya maduros, hacia medio tiempo de esa madurez. Arribaron y visitaron el Museo/Casa de Rosalía de Castro, símbolo de Galicia, símbolo de esta Piel de Toro, vida compleja y reducida en tiempo. También el Museo del maestro Cela, cerrado aquella mañana, hemos visitado muchas veces, dicha Casa Museo del Nóbel, por el mar de Internet, en sus Web, ese recinto que conserva, dicen, noventa mil cartas. Quién podría conservar ese sueño, si no es y ha sido Cela, que desde joven, aspiraba a ser Premio Nóbel, y conservaba, recuerdo en mi memoria, conservaba todo, para un día realizar un museo. Ambas cosas, las consiguió, el maestro de cinturón negro, creo recordar de kárate, una vida compleja y simple, una vida, que no recordamos lo suficiente. Con textos siempre de vanguardia y en vanguardia… 

También existe el viaje del sueño, del sueño de visitar, deseo horadar en Fene, desearía, alguna vez, que mis huesos, los huesos de los dos viajeros, no sé, con el deseo de algún descendiente también, visitar el museo del humor de Fene. Esto también entra en el concepto de viaje, viaje realizado, viaje recordado, viaje soñado con la mente, viaje como puzzle formado en el ser y estar de cada uno, y, viajes a ciertos lugares, que desearías visitar. Puede que a usted este posible y potencial recorrido, que no sé, si alguna vez realizaré/realizaremos, no sé, si se convertirá en realidad. Y, quizás, pueda suceder, lo mismo que con el Museo de Cela, deseo de ir, y, cuándo uno pisó sus paredes, estaba cerrado mirando el futuro. 

Pero, esto es un artículo que en definitiva, es un conjunto de huesos que recorren algo del tiempo, una especie de enorme espejo en trozos, que nos reflejan algo de lo que somos… 

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm  © jmm caminero (29 junio-06 julio 2022 cr).

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Lunes 08 de Agosto del 2022

PROGRAMA FERIA CEUTA 2022

Cartel

Publicidad

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA