Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

En 1994 José Luíos López expuso su colección sobre el chocolate y el cacao en una nave con el nombre de Museo del chocolate. En el año 2.000 fue adquirida por el Ayuntamiento. 

Se estima que la ciudad llegó a tener casi cincuenta fábricas de chocolate, industria que floreció en el siglo diecinueve hasta principios del siglo veinte. 

Dicho museo consta de nueve salas dedicadas a distinta temática (Cámara de las Maravillas, sala del cacao y orígenes del chocolate, sala de la elaboración, sala de publicidad, sala de litografía e imprenta, etc.). Se cree que este museo fue el primero de España en su especialidad, y el segundo de Europa. 

Museos del chocolate. 

En España existen los siguientes museos del chocolate, estarían el Museo del chocolate del Monasterio de Piedra, Museu de Xocolata de Barcelona, Museo del Chocolate de Comes en Sueca, Chocomundo en Estepa, Museo de Vila Joiosa del chocolate, Museo de Benabarre en Huesca, Museo de la Abadía de Jábaga cerca de Cuenca, etc. 

En el mundo estarían el Lindt Home of Chocolate, Suiza, Choco-Story en Praga, MUCHO en ciudad de México, Imholff-Schokoladen museum en Colonia, Les Secrets du Chocolat en Alsacia, Philips island chocolate Factory en Australia, The Chocolate Museum en Canadá, Candy American Museum en Pensylvania, Chocolate Museum en Corea del Sur, etc. 

Según Manuela Camacho Gómez, que ha realizado un estudio bastante exhaustivo sobre el tema, existen cincuenta y tres museos del chocolate en Europa. 

Análisis. 

Se estima que el chocolate existía como alimento en el 1.900 a.C. en Mesoamérica, cuando se importó a Europa, empezó a degustarse de dos maneras o formas esenciales: en forma líquida o en forma sólida. 

Existen varias variedades de degustación y preparación, con distintas proporciones de cacao o manteca de cacao, entre otras chocolate en tableta, chocolate a la taza, el chocolate de cobertura que es la forma esencial de preparación de los chocolateros, chocolate blanco, chocolate con leche, chocolate rosa o natural sin ningún tipo de aditivo, chocolate relleno, en forma de moneda, bombones, etc. 

Conclusiones. 

Como indico muchas veces, en los artículos, el adagio de los viejos griegos, no vale ninguna filosofía que no intente curar algún mal humano, trasponiendo ese concepto al hoy, estimo que no vale ninguna palabra-discurso-frase-oración-enunciado-artículo que no intente, con todo respeto, añadir algún elemento a la interpretación de la realidad-real. 

A este tema, modestamente, me atrevería a indicar a este Museo del Chocolate de Astorga que estudien y analicen la posibilidad de añadir una sala de Figuras-Esculturas de chocolate, y, ya que estoy puesto, pues que estudien si sería conveniente un concurso de escultura de chocolate anual o bianual, de tal manera, que algunas de esas piezas sigan quedándose en dicho museo o en ampliaciones. 

Pienso que el turismo gastronómico, en parte del interior, es necesario en la situación compleja que nuestra sociedad-país está pasando, por tanto, pienso, que una Red de Museos del Chocolate de España y de Europa, podría ser un elemento esencial, para crear rutas turísticas, para intentar incentivar la identidad de lugares, de la importancia de los hechos culturales, en todos sus aspectos. 

Tantos programas existen de cocina y comidas en las televisiones españolas bien harían en recordar a los distintos museos sobre alimentos, gastronomía, bebidas, existentes en el país. 

Ya, que nos hemos puesto a sugerir, la necesidad de una Red de Museos de Gastronomía en esta vieja Piel de Toro con tantas costuras geográficas y sociales y culturales. Este concepto, podría ayudar a incentivar realidades ecológicas, naturales, geográficas, culturales, sociales, gastronómicas, etc. Además, de incentivar el turismo de los pequeños y medianos museos, que pueden estar al lado de nuestra casa, y que nos pueden ayudar a entender y comprender mejor nuestra historia, lo que somos y hemos sido y podemos seguir siendo. Es describir el estar, el estar que metafísicamente es tan importante como el ser. 

Recuerdo en la lejanía del pensamiento y del recuerdo-memoria, ir andando de madrugada, subiendo aquella calle, desde la estación del tren hasta el cuartel de Astorga, siendo soldado, con frío en la noche, teniendo la esperanza que mi vida de adulto ya empezaba. Recuerdo, si mi memoria si no me falla, el edificio actual del chocolate de Astorga, que entonces no era museo, sino una antigua fábrica, si mis sueños-desvelos-recuerdos-memorias no han cambiado. Recuerdo, aquel amanecer a la vida adulta, ahora que estoy empezando los primeros pasos de mi tercera edad. Paz y bien. 

 http://soliloquios.blogia.com               © jmm caminero (19-22 septiembre 2021 cr).

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Domingo 17 de Octubre del 2021

Publicidad

cartel vacúnate