Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

Narramos los hechos y los días. Minutos u horas. Unos, los escriben, otros los pintan. Pero intentamos en el presente y con el presente calcular el pasado y el futuro. Este es el misterio. 

Si la memoria no me falla, Picasso decía, que sus pinturas y su dibujo eran su diario. Un diario de imágenes inventadas o creadas o imaginadas o deducidas e inducidas de su realidad cotidiana. No entramos, en la  mitología real o imaginaria o simbólica que cuando cambiaba de amor o de mujer o de pareja, cambiaba de estilo, de coche y de perro. No lo sé, si es cierto o no. Si es en cierto grado o no. Si solo ocurrió o le ocurrió alguna vez, en su existencia, al menos, siete mujeres estables durante un tiempo, nos dice la historiografía entre la posible realidad y los programas de amor/amar televisivos –por cierto, alguien, me puede explicar, porqué llevamos tantos meses, de tantos anuncios en televisión de venta/compra de vehículos de segunda mano, y, tantos, anuncios de preservativos…-. 

Existe una gran tradición, al menos, de un par de siglos del diario, algunos hablan desde que la burguesía tomó el poder sociopolítico en Europa, como una manera o forma, entre otras funciones, que las madres conociesen el corazón y actos de sus hijas, en particular. No sé, si los expertos estarían de acuerdo en ello. Pero el género diario ha ido evolucionando y, como todo combinándose y recombinándose con distintas realidades y entidades y conceptualizaciones y técnicas e instrumentos posibles y reales de cada tiempo. Ahora, diríamos, que el diario o la forma que ha cristalizado, es los blogs y algunos usos de las redes sociales. Es para mí, una especie de novedad, percibir, que vas a un bar-tasca-restaurante, y, te encuentras, que el adolescente hace la fotografía al postre y lo expone en su red o lo envía a cinco/cincuenta amistades… 

Juan José Domenchina, en un artículo, que parece ser, era un trozo de un diario que el redactaba/poligrafiaba/materializaba, titulado Consideraciones inactuales de mi diario, que publicó en La Vanguardia, el 02 de abril de 1938, trata, de la/su actualidad, que pueden imaginarse ustedes, cual era en 1938, en este foso-coso del toreo nacional 

Entre los conflictos del siglo veinte, dicen, no lo sé, con seguridad, del que más memorias y diarios e historiografías varias, se han realizado, aunque a mí me cuesta aceptar este enunciado como verdadero, es el de la Guerra de 1936-1939. Guerra incivil civil. Quizás, un reflejo más, de todos los siglos de historia de este terruño-tierra-aire-mar-agua-suelo, salvo, dicen, un periodo de paz interna, en esos dos siglos de los Austrias –aunque sí, de muchos conflictos en el resto de Europa, porque también, hay que señalar, que América del Sur, después, de la conquista, fue un periodo, según los historiadores de tres siglos de paz, con matizaciones, pero de paz entre esos territorios, cosa que de ser cierta, no se señala, tuvieron más paz en América del Sur, que en la misma España…-. 

Todo diario es complejo. Porque no nos engañemos, el que lo redacta, está obligado a hacerlo. Esa es la primera cuestión, tiene el deber y el derecho de cristalizarlo. Y, si lo tiene, qué grado de verdad o de realidad expresará. Eso es como las memorias. Pero las memorias son diarios contando el pasado. Por consecuencia saben, lo que ha sucedido o, en parte. Pero el diario, si narras hoy, un hecho, no sabes la trascendencia que tendrá, y, si no narras un hecho, tampoco sabes, si ese acontecimiento, puede o pueda tener una proyección enorme… 

Por otro lado, en un diario, cuanta verdad o veracidad o verosimilitud estás dispuestos a aceptar o combinar o reconsiderar o pensar o permitir o desear o atreverte. Sea un diario que solo cuenta algo de la interioridad, pero toda interioridad siempre se refiere a una exterioridad. El ser mismo se relaciona con otros seres. Y, en ese juego, está reflejado parte del ambiente social y político y económico… La fotografía hoy, es el diario moderno y actual. Ha sido en estos dos siglos, en mayor o menor grado. Ahora, la combinación de fotografía y móvil y redes sociales. Es un diario continúo, no sé cuantos miles de millones de fotografías se hacen cada día, y se exponen en el océano de Internet. Este es el diario de nuestra época. Diríamos, hemos pasado de las palabras y un papel y un lápiz-pluma-bolígrafo, a móvil-imagen-Web… 

Decían, que en Occidente, en el siglo veinte, se han escrito y redactado más biografías, que al final, las biografías son una especie de intentos diarios de y sobre una persona, hecho por los otros. De dos personas-personajes, uno, de un tal Jesús de Nazaret, y, el otro, de un/el máximo dirigente alemán nacido en Austria, que montó los campos de exterminio… ¿Por qué de dos personajes tan antagónicos y contrarios, quizás, por el misterio y enigma humano, de intentar comprender y entender el bien y el Bien y el Sumo Bien, que es el de Jesús de Nazaret, y, también comprender el mal, que es el del otro persona-personaje con sus heridas y traumas tan profundos/esenciales…? ¿Es intentar descifrar lo que somos, la luz blanca y radiante que somos, y, a veces, la luz negra y obscura que nos puede atrapar…? 

Todo el mundo hace su diario, porque todo el mundo, alto o grande o bajo o ancho, todo el mundo tiene que contarse la7su vida diaria a uno mismo. Lo que hace o no hace. Unos, pocos, lo reflejan en palabras, puede ser en artículos o en frases, o en imágenes, sean pinturas o fotografías, o, puede ser esa combinación del mundo actual que son las bitácoras y redes de comunicación. 

Pero todo el mundo, en su presente diario y diario presente, no solo quiere entender y comprender, el presente y su pasado o el pasado, o algo de todo ello, sino intentar averiguar que va a suceder, en su futuro próximo o a media distancia… Y, este es el problema, ¿qué va a suceder con España a medio plazo, qué va a suceder con Europa a medio plazo…? Dos espadas de Damocles, que penden sobre nosotros. Esta es la realidad. Quizás, escribamos diarios, sean del tipo que sean, aunque no seamos conscientes, entre otras cosas, para intentar dilucidar esas dos grandes cuestiones. Y, quizás, irnos preparándonos psicológicamente en y para ello… ¡Paz y bien…! 

https://museovirtualcuadernosdelamancha.wordpress.com © jmm caminero (29 ag-07 sept. 2022 cr).

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Viernes 07 de Octubre del 2022

Publicidad

POLICIA LOCALVIGILANCIA ADUANERA