¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Contacto

Contactos:

"La Verdad de Ceuta" es un diario digital independiente, objetivo, plural y abierto para que el pueblo de Ceuta pueda expresar libremente lo que desee.

Fundado el 7 de Junio de  2.011

Dirección postal:

        FEDEMAR CEUTA, S.L.

Balcón de La Dorada, 33
Poblado Marinero
51001 Ceuta (España)

Teléfonos:

Telf: (+34) 956 511894

Horario: De 19,30 a 13,30 y de 16,30 a 20,30 horas

Información:

Identidad

LA VERDAD DE CEUTA es un diario digital español, sobre todo de ámbito local, que nace el día 07 de junio de 2.011.
Es un medio independiente, objetivo, plural y abierto. Que no pertenece a ningún grupo político o mediático y que se fundamenta en la pluralidad de ideas y opiniones, y en la apertura a la participación ciudadana.

Compromiso

LA VERDAD DE CEUTA cree firmemente en la libertad de expresión y en el derecho a la información como principios fundamentales de la democracia.

Contactos electrónicos:

direccion@laverdaddeceuta.com

Notas de prensa.

Las cartas al director deben estar firmadas con nombre, apellidos y D.N.I., disponer de una redacción y ortografía correctas.

local@laverdaddeceuta.com

Utilice esta dirección para remitirnos sus comentarios sobre la actualidad política y social en la ciudad, en su barriada, etc.

deportes@laverdaddeceuta.com

publicidad@laverdaddeceuta.com

Para temas relacionados con el Departamento de Publicidad (insertar anuncios, etc.) de este diario digital, envíenos sus datos y el personal encargado del mismo se pondrá en contacto usted a la mayor brevedad posible.

Sistema de envíos para cartas al director, notas de prensa, actualidad local, deportes, publicidad, etc.

Para las cartas al director es necesario anotar el D.N.I.
 
 
POLÍTICA DE COOKIES:
 

Esta página web, al igual que la mayoría de páginas web, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a direccion@laverdaddeceuta.com

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.

¿Por qué son importantes?

Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.

¿Cómo utilizamos las cookies?

Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:

Cookies de mejora del rendimiento

Este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.

Cookies de análisis estadístico

Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.

Cookies de geolocalización

Estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.

Cookies de registro

Cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal.
Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo.
Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.

Cookies publicitarias

Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

Otras cookies de terceros

En algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.

¿Cómo puedo configurar mis preferencias?

Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted.
A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:

Google Chrome

Mozilla Firefox

Internet Explorer

Safari

Safari para IOS (iPhone, iPad)

Cookies Flash

Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros.

Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en direccion@laverdaddeceuta.com

Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Existirán o existieron motivos, que desconozco, porqué estos Diarios de Etty, no se publicaron hasta los años ochenta. Cuándo ella los dejó a personas para que los publicasen si fallecía. Supongo que existirán, quizás otros todavía desconocidos, o que se han destruido.

Etty Hillesum, era una mujer judía holandesa, que con cerca de treinta años falleció en los vientos de las circunstancias que la llevaron a los crematorios de Auschwitz.

Edith, una mujer, que en medio de tantos desalientos, temores, angustias, sufrimientos, llegó a la conclusión de que el ser humano no podía abandonar a Dios, porque Dios no le abandonaría, aunque le llegase la muerte. Esa convicción tan profunda en esta mujer, que se refleja en sus diarios, es una prueba o un espejo que nos pone frente a nosotros mismos, a nuestra auténtica y profunda realidad. Es diríamos el tiempo de la prueba. Y todo ser humano tiene que soportar alguna o algunas pruebas, serán diferentes en su contenido, pero todos como Abraham, tenemos que superar una o varios dilemas o trilemas, una encrucijada en el camino y optar por una solución o por otra. Quizás, no solo exteriormente, sino interiormente. Quizás, no poder hacer nada desde fuera, pero si desde dentro.

Nos enseña la necesidad de conocimiento y autoconocimiento del alma humana. De la propia y por tanto, también la de los otros, la de los otros y también la propia. Ciertamente, el sentido del alma humana en Edith, diríamos que es la unión de alma como psique y razón, y el alma como alma-espíritu, y todas sus interrelaciones. Recordando a Teresa de Ahumada, nos diría, que bajo su entender, el Alma en sentido estricto, es el hondón más profunda del alma. Por lo cual, se distingue ambas realidades. En unos tiempos complejos, que quizás, se da demasiado culto y adoración al cuerpo-carne, hemos olvidado la llamada del alma-espíritu, que dentro de las religiones monoteístas occidentales, es inmortal. Edith nos enseña que el ser humano que es cuerpo-carne-cerebro-psique-mente, también es alma-espíritu. Y que hay que alimentar esas realidades, de forma correcta y armónica.

Señalar, que hasta donde conocemos e interpretamos de sus Diarios y Cartas, ciertamente, sabiendo lo que le sucederá a ella y a su familia, y al pueblo judío, no cae en el odio. Hoy, que por cualquier cosa, las personas caen o caemos en el rencor-inquina-odio-maledicencia, en toda esa sinfonía de posibilidades, es un ejemplo, entender o al menos, escuchar, que el odio es una fuerza que aniquila al ser humano que lo siente, y desde luego a parte de los de alrededor. En última instancia, que fue la segunda guerra mundial, sino un enorme producto y estructura de odio, inquina, rencor. Ciertamente, nos preguntamos como no pudo sentir Edith ese odio, quizás, tengamos que enfrentarnos al misterio de su realidad más profunda y esencial, es decir, quizás, nos guste o disguste, al menos abrir la posibilidad de esa relación tan profunda que alcanzó a vivir y existir en el Buen Dios. En ese Dios del monoteísmo…

Quizás, esa fe profunda, esa convicción, de que dentro de cada ser humano, está el alma-espíritu, esa unidad substancial que diría la filosofía-teología, de que todo ser humano, toda alma-espíritu, por naturaleza esta unida a Dios, esa unión esencial o fundamental o natural del alma-espíritu con Dios. Que todo ser humano tiene y lleva, al menos hasta el momento de la muerte, cuándo se dilucida si el árbol de que lado caerá, y caerá eternamente, según el refrán popular hispano…

Nos enseña que en la tragedia más grande y grave, todo ser humano, puede tener las fuerzas, interiores y exteriores, de si misma y del Buen Dios, para no caer en la desesperación. Porque la desesperación, que no es sufrir dolor o tristeza o angustia, sino la desesperación es un mal profundo, porque puede llevar a la perdida de todo, incluso del alma. Judas se desesperó por su error de entregar al Nazareno, Cefas o Pedro lloró amargamente por la negación del Nazareno, pero no se desesperó. Seamos creyentes o agnósticos o ateos o lo que seamos o creamos ser, esta aptitud y actitud de no caer en la desesperación, es quizás, una de las grandes lecciones de estos Diarios, y de la vida de esta persona.

Narra en su última carta, que se introdujeron en los vagones que les llevaba al extermino cantando. Esta realidad o imagen o metáfora, podría mostrar y demostrar, la gran entereza y esperanza del pueblo judío. Uno, aunque no sea judío, como es mi caso, debemos indicar que mientras haya habido seres humanos, que han sido capaces de afrontar realidades, que no tienen nombre y adjetivos, cantando. Mientras esto suceda la especie humana y la humanidad tiene o debemos tener esperanza. Ciertamente, habría sido mucho mejor, no hubiesen sucedido estos acontecimiento, y sus cantos se hubiesen sonado en sus casas o en sus sinagogas o en sus calles…

Es un enorme misterio que el ser humano sea capaz de llegar a los niveles más altos, en todos los sentidos, positivos y buenos, y que también es capaz de llegar a los estratos más bajos de la existencialidad y moralidad humana. Quizás, esa es la gran lucha o el gran dilema humano. Cada ser humano, cada día, cada hora tiene que escoger entre el camino de la verdad-bondad o del error-maldad. Entre el bien y el mal. Haga grandes cosas o pequeñas cosas, grandes palabras o pequeños discursos, grandes deseos o pequeños actos. Como nos diría Chesterton en sus últimos momentos de vida, el gran misterio es escoger entre el bien o el mal, entre la bondad o la maldad. ¡Y eso, eso es todo!

Edith en sus avatares de su existencia, con sus negros y blancos y azules y amarillos y verdes, nos presenta estas realidades humanas. Solo puedo indicarle y decirle, que no podemos devolverla del gas y hollín de su cuerpo flotando en Auschwitz, pero si podemos recoger su testigo, y leer y releer y meditar y remeditar y pensar y repensar sus Diarios. De alguna manera, la devolvemos a la vida actual. De alguna manera, su muerte y sufrimiento, y la de millones de seres humanos, en los campos de concentración y exterminio del siglo veinte en Eurasia. Millones de victimas, sin nombre recordado, de alguna manera, su muerte y vidas no hayan sido en vano.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Lunes 16 de Diciembre del 2019
Sin título 2
facebook twitter

Publicidad

casa sanchez

Centro Global 2