Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Miguel de Unamuno y Jugo, Bilbao, 1864, Salamanca, 1936, uno de los grandes ensayistas-pensadores-columnistas junto con Ortega, de la primera mitad del siglo veinte de nuestro terruño. 

Sin olvidar las Obras Completas que la Biblioteca Castro, está realizando, que va por el tomo diez, quizás Unamuno de una enorme producción e interpretación cultural, se indica que escribía varias cartas cada día, que publicó miles de columnas y artículos, que realizó cientos de Conferencias, de docenas de entrevistas en diversos periódicos, se dice que de Unamuno queda mucho de horadar en el tesoro de su ser-estar-pensar, de su escritura-pensamiento, y, por tanto de su yo-ego-personalidad-realidad, en el vaivén-huracán de su historia y de su Historia, de su microhistoria y de su macrohistoria. 

Debemos confesar que por diversas razones, al final, en la adolescencia y postadolescencia, el pensamiento de Unamuno y de Ortega, formaron, diríamos las grandes líneas de mi primer entendimiento del mundo, del cosmos, de la sociedad, de lo humano, junto con las diversas de filosofías y teologías del cristianismo, que una persona, en ese tiempo, podría acercarse, diríamos de un laico-lego-seglar-postadolescente-adolescente… Por tanto, diríamos, que con estas líneas, estoy homenajeando a esos dos pilares-intelectuales-pensadores-filósofos, seres sintientes-pensantes que formaron y conformaron el pensar-sentir de varias generaciones en la Piel de Toro. 

Después, y al mismo tiempo, otras generaciones o las mismas, o en paralelo les influyeron la Escuela de Frankfurt, las aportaciones de la diversidad de ciencias sociales, los existencialismos y personalismos y vitalismos, el Heidegger y Wittgenstein y Russell presente en todas las sopas, por los conglomerados de los neomarxismos, y otras filosofías y cosmovisiones... 

Dicho de otro modo, en el gran supermercado de la filosofía y del pensamiento, en estos últimos dos siglos, existen multitud de secciones para que cada uno tome-retome la filosofía-metafísica que desee-quiera, que le convenga a su bolsillo o a su carne o a su alma, a su consciente o a su inconsciente, a sus deseos o pulsiones o fines o intereses, o le interese para curar sus traumas y heridas profundas, personales y de su familia, porque aquí, lamentablemente, el terror-temor de la incivil guerra civil, está presente siempre. 

Aunque creímos y deseamos algunos que con la Transición todo se amortiguó y se medio curó… ¿Demasiadas personas “dañadas” por esos acontecimientos todavía pululan por los aires-suelos-aguas de Celtiberia, siempre estamos condenados a venir de un conflicto armado, y desear, no suceda otro nuevo, cuándo no te ha tocado estar en medio de alguno…? 

Unamuno expresó su sentir-pensar-desear en los diversos moldes literarios-escriturísticos: el teatro, la novela, poesía, filosofía-ensayo, prosa paisajística, artículos y columnas, epistolario y cartas, por lo cual, suponemos, que además de los escritos inéditos que aún queden y se conserven, está muy lejos de terminarse el filón de Unamuno, es decir, suponemos que todavía quedan materiales inéditos o casi inéditos, quizás, también se necesiten, obras críticas sobre sus diversas ediciones y publicaciones, quizás, estudios y análisis. Tenemos la sensación que Unamuno, nadie niega su valor, pero que diríamos ha pasado a ser un escritor-pensador-filósofo, o así lo desean algunos, que intentan incluirlo en la nevera-lavadora-frigorífico de segunda fila. 

Es decir, quizás, porque no abdico del valor religioso-espiritual, no es bien visto en algunos ambientes, quizás debido a que tuvo una vida política demasiado intensa, y quizás, su mente-cerebro-conciencia, nos podría haber dato libros o manuales o ensayos, sistemáticos y más profundos sobre la realidad, que nos habría podido permitir beber-comer de sus alimentos, durante generaciones más que lo que se ha realizado. Defecto o virtud o característica que pienso también le sucedió a Ortega… 

Como tantas veces, he indicado, como los barbudos viejos griegos, que expresaban no sirve ninguna filosofía, que no intente curar algún mal humano. La península ibérica, está pasando estos meses y años, por realidades similares, en algunos aspectos, a aquellos que durante el primer tercio del siglo veinte, nuestros abuelos y bisabuelos tuvieron que sufrir, con el aliento-desaliento, espera-esperanza de que viniese un mundo mejor. 

Pienso que los medios periodísticos actuales, cientos en esta Celtiberia que habitamos, de mayor o menor nombradía, podría además de “publicar columnas de autores de hoy”, importantes o menos, grandes plumas o medianas estilográficas, podrían, tener una sección y editar artículos de los grandes periodistas y pensadores y filósofos, artículos que ellos plasmaron en papel prensa, hace cien años, antes o después, sobre temáticas que hoy todavía, estamos analizando y desanalizando, intentando encontrar luz, y sobretodo, que no volvamos a cometer los errores del pasado, no olvidemos que en dos siglos, caímos en cuatro confrontaciones civiles, tres en el siglo diecinueve, además de distintos pronunciamientos, y uno, en el siglo veinte… 

Quizás los escritores-pensadores-filósofos-columnistas-periodistas de hace un siglo, cien años, nos pueden indicar ideas-conceptos-argumentos, para no volver a caer en los mismos errores. Quizás, nos podrían ayudar a encontrar caminos de paz y tolerancia, racionalidad y prudencia, de sentido común. Porque solo la paz-pax, la paz crea el pan-riqueza, el pan-saber, el pan-pax… 

http://articulosperiodisticosjmm.blogspot.com.es        © jmm caminero (05-07 abril 2021 cr).

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Miercoles 14 de Abril del 2021

Publicidad