Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

Con las estructuras y formas y reglas del Mail Art se incorpora al Arte Correo obras literarias. En el exterior de sobres, mail art clásico, dentro escritos de obras literarias.

Con las mismas reglas del Mail Art, sin selecciones previas, solo con unas medidas de tamaño máximas, enviados por correos, sin negar la exposición o exhibición de ninguna obra o pieza que haya sido enviada en su tiempo, sin venta, sin premios, etc.

De tal modo que pueden estar y ser compatibles con las exposiciones y exhibiciones clásicas del Arte Correo, unas serían sobres y postales clásicas y tradicionales, pero con el sello del arte plástico. Y, otras en los sobres, en el exterior, serían arte mail, pero dentro, se abriría y se expondría un libro o unas hojas unidas por un gusanillo o un librito literario, y, ambas realidades irían unidas. Uniríamos el arte plástico y el arte literario. Abriríamos un nuevo circuito a la literatura y a las artes, que no quitaría valor a los circuitos industriales públicos y privados del arte literario y de las letras, ni tampoco, al actual de Internet y sus redes aplicadas a la cultura, pero tendríamos otro tercer circuito que sería el que inventó y descubrió el Mail Art hacia mitad del siglo veinte... con el movimiento Fluxus y otros...

Aunque esta iniciativa o esta propuesta o esta sugerencia guste más o menos. Creo que es una necesidad cultural y social, es un deber de justicia y de equidad, a cientos o miles de autores, que tienen sus manuscritos metidos en sus cajones y en sus ordenadores, sabiendo que irremediablemente se perderán. Que tendrán más o menos calidad. Pero que no encuentran lugar en los circuitos oficiales de la cultura, que a lo sumo, algunas de esas obras, han podido realizar autoediciones. Sería una manera de justicia y equidad cultural, con miles de voces, que se han pasado un año o diez o veinte o treinta produciendo un sembrado cultural, en alguno de los campos de la cultura, que apenas a nadie interesan, y que viven en una especie de exilio interior cultural y desde los mundos oficiales de la cultura y Cultura...

Pienso que es un deber hacia esas personas y hacia esas obras, que exista una posibilidad, que algunos ejemplares, puedan quedar en el recuerdo de la sociedad y la cultura, que puedan terminar en colecciones, que puedan ser leídas o vistas, y, que quizás, algunos terminen en museos o fundaciones literarias o plásticas. Si se conservan las vitolas de los puros, porqué no conservar obras de miles de autores, literarias, fotográficas, filosóficas, ensayísticas –siempre con la característica de haber sido registradas su propiedad intelectual, más las otras clásicas del arte correo, que antes se han indicado...-.

Obras enviadas por el correo ordinario y oficial, enviadas por el sistema oficial de los correos de los Estados, obras que son plásticas y literarias, que no van en menoscabo del arte postal clásico, pero que se podría ampliar a esta nueva modalidad y variante, y convivir ambas formas y maneras. Obras que pueden venir de cualquier lugar del mundo, en cualquier idioma, alfabeto, lengua, que tienen esas dimensiones de lo plástico o el dibujo o el grabado y además, textos escritos, que puede que en algunos casos, no sepamos leer, porque no conocemos el idioma, pero en otro caso sí. Nos pueden llegar poemas envueltos en botellas de vidrio, en este caso en botellas de Mail Art.

Opinamos que no es esta iniciativa en contra de ninguna de las prácticas artísticas e industriales que ahora existen, ni siquiera del Mail Art clásico, que puede continuar siendo y existiendo, pero que se crea un nuevo campo. Que se puede amplificar, que se puede extender a otros conocimientos, a otras ramas, a otras temáticas, que pueden ser más extensivos en sus ideas, contenidos, temáticas. Que se pueden seguir haciendo exposiciones y exhibiciones de cualquier temática como hasta ahora... pero quién sabe, si en una pieza de Arte Postal te llegan un sobre con las estéticas propias de ese autor, pero dentro poemas de una persona que está metida en la cocina de su casa de una aldea olvidada de Brasil o de Chile o de Ecuador o de... unos poemas o versos, de mayor o menor calidad, que sin este procedimiento, nunca habrían salido del fogón de esa familia, de esa voz.

Quién sabe, si de este modo, un ejemplar de esos poemas, pero pueden ser otro tipos de escritos y textos, pueden quedar en la memoria colectiva del mundo, terminar como los ríos en una colección, que a su vez, vaya a bregar a un mar de un museo o una fundación. Y, quién sabe, si dentro de cien años, un investigador se encuentra con estas piezas, y considera que tiene un valor de testimonio o de documento o de situación de un corazón humano, o, quién sabe cómo se valorará el presente dentro de cien años...

Lanzo esta sugerencia o idea, que yo no conozco que se haya hecho, para que alguna voz y altavoz, que esté dentro de este mundo del Mail Art la quiera recoger, darle forma, darle materialización, darle contenido, y que ponga en marcha esta flecha hacia el futuro... Dejen que esta idea pueda cristalizar, y, ya veremos los resultados que se puedan producir dentro de unos años, se podrá entonces evaluar, se podrá percibir la creatividad o el ingenio o la necesidad o el valor o la riqueza cultural que se puede crear y difundir por este medio y este modo...

Dejo este viento para que alguien, individuo o colectivo o entidad, lo beba y lo perfeccione y lo materialice... Paz y bien...

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio

Banner Lateral Redes

Ceuta, Domingo 25 de Febrero del 2024

Anuncio AACL

Publicidad