La Autopista Nacional
Typography
0
0
0
s2sdefault

 

El asesinato del canónigo emérito de la Catedral de Valencia, Alfonso López, ha vuelto a poner en el centro de la polémica la pederastia en la Iglesia católica. Los investigadores han descubierto que el sacerdote mantenía relaciones sexuales con un joven con discapacidad intelectual días antes de morir, y que el Arzobispado de Valencia tenía conocimiento de esta situación, pero no hizo nada por pararla.

Este nuevo caso es un ejemplo más de cómo la Iglesia católica protege a sus miembros, incluso cuando estos son acusados de delitos sexuales. En este caso, el Arzobispado de Valencia sabía que el sacerdote estaba frecuentando a jóvenes vulnerables, pero no hizo nada para evitar que se produjeran abusos.

Esta actitud de la Iglesia es inaceptable. La pederastia es un delito grave, y los responsables deben ser juzgados y condenados, sean quienes sean. La Iglesia católica no puede seguir protegiendo a sus miembros a costa de los más vulnerables.

El caso del canónigo de Valencia es especialmente grave porque el joven con discapacidad intelectual era una víctima especialmente vulnerable. Este tipo de abusos son especialmente dañinos porque las víctimas pueden sufrir secuelas psicológicas de por vida.

Es necesario que la Iglesia católica tome medidas para acabar con la pederastia en sus filas. Debe poner en marcha protocolos de actuación clara para prevenir los abusos y para proteger a las víctimas. También debe colaborar con las autoridades para que los responsables de estos delitos sean juzgados y condenados.

 

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio

Banner Lateral Redes

Ceuta, Viernes 01 de Marzo del 2024

Anuncio AACL

Publicidad