Mi Rincón
Typography
0
0
0
s2sdefault

El asunto de la muchacha de la delegada del Gobierno, Salvadora Mateos, debería haber terminado no con una explicación de la máxima representante del Gobierno de España en Ceuta, sino con su dimisión.

Hay que recordar que en su día Carolina Pérez fue cesada por decir o insinuar que los musulmanes no se levantaban para trabajar por las mañanas, frase muy desafortunada que llevó al presidente de la Ciudad a cesarla, aunque también hay que reconocer que, poco después el presidente le volvió a buscar un huequecito para que la señora Pérez continuara llenándose los bolsillos, nombrándola jefa de gabinete, y mirando hacia otro lado para no tener que cesarla otra vez cuando desde la grada de público en un pleno insultó y amenazó a un diputado de Vox.

Y es que a Vivas le gusta rodearse de gente que le haga la pelota y le toque las palmas.

Por ello, ante esta situación podría ser incluso entendible que la delegada del Gobierno no dimita, y que además ningún político permanezca callado y no exija la cabeza de la delegada del Gobierno. Este es el juego político y los intereses políticos. Es en definitiva la vergüenza con la que tenemos que convivir los ciudadanos de a pie, de contar con políticos de esta catadura moral.

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio