Editorial
Typography
0
0
0
s2sdefault

Ver un pleno de la Asamblea de Ceuta es sentir, por momentos, vergüenza ajena. Pero lo peor es que a los protagonistas parece que les da exactamente igual porque no cambian ni sus formas ni sus insultos.

Desde hace mucho tiempo los ciudadanos han dejado de seguir en directo las sesiones plenarias porque se han dado cuenta de que las mismas sólo valen para el protagonismo personal de algunos diputados y no cumplen con el objetivo fundamental que debe ser el interés general.

A determinados políticos les dan lo mismo los problemas de los ceutíes. Sólo piensan en quedar por encima del “adversario” y no callarse para luego presumir de ello en las redes sociales.

Los plenos son un ejemplo de lo que no debe ser la sociedad ceutí porque algunos están empeñados en que todo vaya de mal en peor.

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio