Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Sentado entre las telas con columna de madera frente a un rectángulo dónde se expanden frases e imágenes constantemente, que no deja que tu pensar cerebro se entretenga consigo mismo en el sosiego de la tarde, el de Portoplano repensaba si habría servido de algo, si quedaría algo de los miles de conceptos y preguntas que había lanzado al aire. 

- A una cierta edad, ya no puedes dejar para más tarde ocuparte de tu alma, es decir, de tu propia salvación eterna. No vaya a existir Dios, que tengamos alma inmortal, que exista un Juicio Particular, y que existe eternidad buena y eternidad mala. 

Siempre se debe ocupar y preocupar esta cuestión a toda persona, pero desde luego, cuándo ya se llega a una cierta edad. Ponga usted la edad, pero que no sea demasiado tardía, sino más bien temprana. Porque al final, cuándo se te va a terminar la vela, nadie lo sabe, ni tu mismo… 

- Cuando se lanza una flecha, después recogerla es casi imposible, cuándo se hace un mal, el mal y sus consecuencias siguen adelante, por tanto, en la medida de lo posible, no solo hay que arrepentirse del mal hecho, no solo rectificar dicho mal, sino de alguna manera, lo que clásicamente se ha denominado realizar penitencia y expiar, reparar en la medida de lo posible. 

Cierto es, que no es lo mismo el mal que una persona realiza en justa y equitativa defensa de si mismo, que el mal que alguien hace con otros fines. Si alguien va a matarte, la persona tiene derecho a defenderse con medios apropiados y comedidos y mesurados a las circunstancias, la defensa justa, sea individual o colectiva, según la legalidad vigente y la moralidad correcta y la espiritualidad-religiosidad adecuada. 

- Una ideología, sea secular o no-secular, religiosa o no religiosa, puede abarcar, en mayor calidad y cantidad aspectos inmanentes o trascendentes, es decir, aspectos sociales, políticos, culturales, religiosos, espirituales, económicos, morales, etc. 

Cuántos más áreas-niveles-esferas abarque dicha ideología, sea esencialmente secular o sea esencialmente religiosa más aspectos toca y trata de la condición humana. 

De ahí, la enorme importancia de saber analizar con mesura y racionalidad y prudencia y con el mayor saber posible las ideologías y todos sus aspectos… 

- El mal en el sentido humano y antropológico y ético, se denomina mal moral, en sentido religioso y espiritual, pecado. Cierto es, que existen males más graves y más leves, que afectan a más personas o menos, de un tipo o de otro… 

Por tanto, existe un mal, que podríamos denominar de eficiencia o instrumental o material, es decir, alguien que debe arreglar una rueda de un coche y no lo hace bien, o alguien que tiene que hacer un pan y no lo hace bien. Pero a todo tipo de mal instrumental, también existe un componente moral-ético y un componente religioso-espiritual. Y, por lo general, también, viceversa. 

- Admitimos que los otros, hacen un tipo de mal u otro. Pero por lo general, no admitimos el mal o el tipo de mal que nosotros realizamos, mal sobre nosotros mismos, sobre los cercanos, sobre los lejanos, sobre los presentes o sobre los del futuro… 

- Si imaginamos un círculo de cinco metros de radio, y lo que existe dentro de ese círculo es el bien moral, y lo que está fuera es el mal moral. Si ese círculo es de cinco de radio, existirán personas que quieran que sea de seis de radio. Y, si ponen un círculo de diez de radio, habrá personas que quieran que sea de once… 

Si se admite legalmente en un tema moral equis limitaciones, aunque sean muy abiertas y mucha tolerancia, siempre existirán individuos y colectivos y grupos e ideologías, que quieren más libertad moral en ese tema, dirán más tolerancia, más permisividad, etc. 

De ahí, que las normas morales sean lo más justas y equitativas y morales posibles, pero ni más, ni menos. Las normas jurídicas también… al final, casi todas las normas jurídicas estás basadas en normas éticas y morales, pero con un poco más de tolerancia o pragmatismo o utilitarismo o libertad… 

- ¿Cómo se deben interpretar hoy los sueños de Juan Bosco, cómo los interpreta usted, si es que los ha leído o escuchado, al menos algunos…? 

- ¿Si el mal moral que has realizado, si es grave, y ha sido realizado con libertad y sabiendo que era un mal grave, le hace a otra persona un mal grave, incluso, desde el punto de vista religioso, induciendo a la otra persona, al pecado mortal, y, de alguna manera, al infierno eterno, si no se arrepiente, porqué el que hizo el primer mal o pecado mortal, si no se arrepiente, no es lógico también que vaya al infierno…? ¿Porque no va a ir al infierno, el que ha sufrido el pecado mortal de otro, el inducido y no el inductor, si ni uno, ni otro, se arrepienten seriamente, si ambos, han tenido suficiente racionalidad y libertad y conocimiento de ser un mal grave…? 

¿Por tanto, no es que el Buen Dios te condene al infierno, que también, sino que tú mismo te condenas, cuándo eres consciente del mal realizado, que fuiste libre, que lo supiste, y que no quisiste enmendarte, ni arrepentirte, y has inducido a otros a graves males, que también, le han costado el infierno, porque no se han arrepentido tampoco…? 

¿Plantear esto ahora, en el siglo XXI, es casi imposible que sea aceptado, es una cuestión, que dirán es falsa, y que desde luego, pocos estarán de acuerdo en pensar si existe la posibilidad de que sea verdad…? 

- ¿Posiblemente, Dios envíe cada generación, cientos o miles de seres humanos, para que nos resuelvan multitud de males que sufrimos, a nivel teórico y práctico, pero quizás, por unas circunstancias y otras, por razones externas e internas, la mayoría de estos seres humanos, no realizan diríamos esa labor que tienen que hacer, sea en un campo o sea en otro…? 

http://twitter.com/jmmcaminero  © jmm caminero (16 marzo-15 septiembre 2021 cr). 

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio