Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Denominado Lille Metrópoli: Museo de Arte Moderno, de arte contemporáneo y de arte Marginal. Consta de siete mil obras, desarrollando tres líneas de colección: arte moderno, arte contemporáneo, Art Brut.

- Bajo mi punto de vista este sería el sistema ideal, el arte brut o arte marginal o arte intuitivo, además de realizar construcciones museísticas con su estilo o fin o meta, sea un estudio psicológico o sea estético o ambas realidades, pienso que el mayor adelanto y avance, sería aquella forma de entender, que este conjunto de estilos y de nombres, se inserten, incluido el arte naïf, el arte de los niños en una tendencia dentro del arte moderno o actual o contemporáneo.

Dicho de otro modo, que cada museo de arte moderno y contemporáneo del mundo, los grandes y medianos y pequeños, tuviesen una sección de arte marginal o arte brut, o arte del silencio, concepto que personalmente me gusta más, es más apropiado…

Reunir y unir en un mismo espacio, museo, el arte brut o arte marginal con el arte actual, el arte contemporáneo con raíces en los dos siglos anteriores, no solo en el veinte, me parece muy apropiado, porque pone a este tipo de arte, tendencia o ismo o estética, en su lugar. Es decir, la contemporaneidad se caracteriza, a algo similar a un supermercado, donde de cada alimento existen diversidad de marcas y productos. No hay un solo tipo de pan sino muchos, no hay un solo tipo de quesos sino muchos.

Lo mismo sucede en el mundo de la estética, del arte plástico estos dos últimos siglos se caracterizan por la diversidad de tendencias. Pero, no seamos ingenuos, las diversidad de estilos y manifiestos artísticos, tienen dos razones esenciales o motivos, uno, investigar y buscar nuevos aspectos de la realidad interna y externa, segundo, abrir nuevos campos y nuevos mercados.

La enorme productividad de estos dos últimos siglos, trajo nuevos sectores de la sociedad, que tenían suficiente dinero y formación, aunque fuese mínima para coleccionar y apreciar arte. Porque entre otros motivos, era una razón más de inversión, y porque, no se podían coleccionar obras clásicas, que la inmensa mayoría estaban en museos y colecciones estatales.

Al existir, esos factores más el aumento demográfico, se produjeron todos las variables necesarias para que “la diversidad de tendencias explotasen”, y con ello, autores y autoras, que estaban dispuestos, a inventar nuevos estilos, y coleccionistas para comprarlos. Y, de ahí, esa veintena de grandes estilos o subestilos desde el impresionismo hasta ahora, además de nuevos géneros artísticos o nuevas técnicas…

Dentro de ese maregmagnum, me parece enorme importancia, que exista este museo, que podrían copiarlo todos, desde los comarcales a los provinciales y regionales y nacionales de cualquier lugar del mundo, que se abriesen, no solo a las grandes obras de grandes autores, que la mayoría no tienen suficiente económica para adquirirlos, sino al arte popular, sea ingenuo, o sea académico, es decir, al arte brut, al arte naïf, al arte popular con estilos clásicos o imitación de ellos, o arte popular con copias de los estilos de vanguardia…

Los museos, deben exponer las grandes figuras del arte internacional o nacional, pero también deben fijarse más en sus regiones, provincias, comarcas, ciudades… Porque al fin, si un gran comisario de Nueva York o de Europa, de un gran museo, viene a alguna localidad de alguna región de Europa, quizás no vayan buscando el Picasso o Matisse que por avatares de la historia ha llegado a esa ciudad, sino simplemente buscan lo regional o local. Quizás, en esa nueva concepción, buscar igual que los creadores de tendencias, fijarse en lo popular, para encontrar nuevas vías de la moda en el futuro, o en el mundo del deporte los ojeadores que buscan nuevos talentos…

Nuevos talentos, que quizás están dormidos en sus localidades o provincias o regiones, quizás, posiblemente, sin ser considerados por sus conciudadanos, que pueden ser nuevas promesas, pero que pueden llevar en estos oficios, décadas, treinta o cincuenta años, de alguna manera, teniendo la sensación y concepción, que gran parte de lo que han hecho y está por el mundo, se habrá perdido, y lo que no lo haya hecho ya, lo hará en los próximos lustros.

Quizás en esa nueva concepción, en esa búsqueda de autores y autoras de quinta o tercera fila, que duermen, en los barrios olvidados de las megalópolis, de las aldeas y de los pueblos de regiones que apenas valoramos como creadoras de arte o de cualquier otra actividad cultural o de búsqueda o de creación o de investigación. Quizás, en ese nuevo sentido del arte, que el arte, no debe ser solo de los grandes museos, ni de los grandes coleccionistas, ni de los grandes marchantes, sino que puede estar también, en piezas de autores y autoras olvidados, que han respirado o que han dejado de respirar…

Este museo de Lille, puede servirnos de ejemplo, que además de tener obras de grandes autores, Picasso, Modigliani, etc., también, valoran el arte marginal y arte bruto. Quizás, tantos museos que existen en regiones, pueblos de toda Europa, por no decir del mundo, deberían hacer lo mismo, porque igual que los directores o directoras que los rigen, no son, los grandes directores de la Tate o del MOMA o del Pompidou o del Reina Sofía, tampoco pueden exigir que los artistas y autores que tengan en sus depósitos sean Modigliani o Velázquez o Braque o Cézanne, sino que tengan todo lo mejor que puedan, pero también todo lo que haya nacido en su seno de su geografía o ciudad o comarca o región, y de todas las tendencias y estilos, también el Art Brut…

http://youtube.com/jmmcaminero        © jmm caminero (14-24 junio 2020 cr).

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio