Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

A veces, pienso y siento, que estamos enviando generaciones de seres humanos a la batalla de la vida, a la guerra vida, sin el escudo y la espada y la lanza correspondiente y adecuada, y ésta, es simplemente una ética y una moralidad correcta y adecuada y lo más verdadera y bondadosa y racional y útil posible.

Creo que al negar la moralidad, que durante siglos ha imperado, sin negar por ello, una ética y moral que se va adaptando a los tiempos y a las verdades demostradas de cada tiempo, al negar esa moral y ética, probada teóricamente y en la práctica durante siglos, durante siglos haber ido midiendo y limando conceptos y prácticas, una moral que puede tener su origen, al menos en Atenas, y en Jerusalén, además heredera de los imperios antiguos, antes de Roma y Grecia.

Al negar esa moral, estamos negando una cantidad enorme de conocimientos teóricos y prácticos que durante siglos se ha ido acumulando. Negar los mandatos de Noé, o los mandados de Hammurabi, o los textos legales y morales del antiguo Egipto, que han ido pasando todos, diríamos, después, siglos después por el torno del pensamiento griego, y el pensamiento hebraico. Negar esos mandatos que han permanecido durante siglos, y en la rueda del tiempo, y de cientos de teorías, se han ido limando. Negar esto es un error humano. Porque incluso los derechos humanos herederos de esa tradición, no son seguidos por los humanos, generalmente, en la práctica diaria, o quieren que se los apliquen a ellos, pero ellos se los saltan cuándo conviene.

- Aunque los humanos, todos o absolutamente todos, o el noventa y nueve por ciento de la humanidad, en cada generación, aceptasen la regla de oro, en moralidad y ética, que “no hagas al otro, lo que no quieres que te hagan a ti”, en la misma situación y circunstancias, apostarían o matizarían algunos colectivos ideológicos.

Aunque, todo el mundo aceptase universalmente, esta regla o norma, todas las ideologías-filosofías-culturas-sociedades-religiones-metafísicas, después, habría que analizar, “los matices o excepciones”. Si todos los seres humanos estarían de acuerdo, en todas las excepciones-matizaciones-aplicaciones.

Y, en tercer, lugar, yo, yo puedo pensar que la “ebriedad es negativa y mala”, desde multitud de aspectos de la realidad, siempre pongo este ejemplo, porque es más fácil, pero otra cosa es que sea capaz de aplicar esa norma de “no caer en la ebriedad”.

No soy yo, el que va a ir en contra de la regla de oro, porque pienso que es un fundamento universal, y en todo lo que parece, es demostrable y demostrado de multitud de formas y maneras. Pero si, indicar, que los seres humanos, todos, lo que uno sucede, “caemos en un error, y otros, caen en otros”.

La mayoría de seres humano “creemos, en mayor o menor medida, creencias o datos o argumentos o enunciados de ciertas normas morales”, y después, por debilidad, pasiones, deseos, pulsiones, impulsos, intereses, fines o metas, subvertimos, nos engañamos a nosotros mismos, manipulamos lo que hacemos para que parezca que estamos realizando otra realidad, construimos otra forma de ser y de estar y de tener y de parecer… “para saltarnos esa regla que está tan clara o está menos clara”. A veces, incluso aplicando grandes principios éticos y morales.

Lo que nos lleva, a plantearnos, que los seres humanos, no digo que caigan en tantas docenas de libros de autoayuda como existen. Tampoco critico ninguno, siempre que se perciban son realizados sin otras intenciones de grupos y colectivos, algunos negativos. Lo que nos dirige a plantearnos, que el ser humano, “no se conoce a si mismo totalmente, o no se autocontrola a si mismo de forma correcta, según grados suficientes, en las cuestiones de verdad, bondad, racionalidad, prudencia, demostrabilidad…”.

- La vida ofrece multitud de experiencias y vivencias y datos y argumentos y razones y motivaciones y fines y situaciones y circunstancias, y cada ser humano, como si fuese un instrumento de una enorme orquesta, forma una sinfonía diferente y diversa. Cada uno con su canto aporta algo a esa sinfonía mundial. Quizás, otros lo denominen de mucho o de poco. Pero la realidad es que cada uno aporta algo. Cierto es, que algunas realidades se mueven en la esfera de la verdad y veracidad y verosimilitud, y otras no, unas en las esferas de la bondad-bien, y otras no, unas en las esferas de la racionalidad y la prudencia y otras no…

Sin prisas, sin pausas, cada uno según su situación, con prudencia y racionalidad y con grados suficientes de demostrabilidad, de los argumentos teóricos y los prácticos, los teóricos en cada cuestión y en sus vertientes morales y éticas, cada uno intente buscar mayor grado de verdad y bondad y…, de ese modo, sus errores teóricos se irán minimizando y sus errores morales prácticos también…

Existen dos grandes corrientes en el pensamiento mundial, desde hace siglos o milenios, más o menos claros y evidentes. En cuanto al correcto control de si mismo, o dicho de otro modo, de la ética y moralidad correcta. Por un lado, aquellos que dicen, que solo la racionalidad humana, su entendimiento y voluntad es suficiente para llevar y vivir una vida digna y honesta.

Y los que indican, que además, de lo anterior, se necesita, basarse en una moralidad teórica y práctica correcta en el Ser Supremo o Dios. O dicho de otro modo, el segundo grupo, indica, que los seres humanos, en multitud de acciones, actos, situaciones, circunstancias, no solo con sus fuerzas racionales y humanas, pueden llevar una vida moral correcta, es decir, un correcto autocontrol de si mismo, sino que necesita los principios racionales y prudentes de una revelación religiosa, y desde luego, dentro del cristianismo, de gracias y dones ofrecidos y otorgados por el Sumo Bien-Verdad-Bondad-Belleza o Dios.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio