Editorial
Typography
0
0
0
s2smodern

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha mantenido este martes una reunión con el presidente del Grupo TRAGSA, Jesús Casas, para, coincidiendo con el inicio del nuevo año, analizar en qué punto se encuentran, en cuanto a su estado de ejecución, las distintas obras encargadas por la Ciudad a esta entidad pública empresarial.

Este no debería haber sido el asunto a abordar sino el de trasladar a Tragsa las quejas por los continuos incumplimientos que esta empresa viene cometiendo con respecto a las diferentes obras encargadas, así como en muchos casos las chapuzas realizadas.

No se puede hacer una buena valoración de la labor que hasta ahora ha venido desempeñando Tragsa en Ceuta, ya que las obras no las termina en plazo, las eterniza, y además, en muchos de los casos, presentan notables imperfecciones.

El presidente de la Ciudad no tiene por qué dorarle la píldora a una empresa que por sistema ha venido eternizando cada encargo que se le ha venido haciendo y debía haber aprovechado esta reunión para poner sobre la mesa todos los problemas que Tragsa viene acarreando a la ciudad.

Lo que es todavía más incomprensible ya no es que no se traslade estas quejas, sino que se siga confiando en Tragsa encomendándoles más obras, mientras a las empresas ceutíes se les da de lado y se las asfixia lentamente.

Esto demuestra que la Ciudad no vela por los intereses de los ceutíes, de las empresas ceutíes, sino de sus propios intereses. Gracias a Ceuta y a las masivas encomiendas, Tragsa ha saneado sus cuentas.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio