Paco Sánchez descubre cuatro intentos de atentado en el año 1.937 con paquetes-bomba
Sociedad
Typography
0
0
0
s2smodern

El historiador Francisco Sánchez Montoya ha descubierto en el Archivo Intermedio Militar de Ceuta cuatro intentos de atentados con paquetes-bomba que se habían preparado por parte de republicanos en el año 1.937 contra autoridades franquistas en la capital del Protectorado Español y ninguno de los cuales fructificó por diferentes circunstancias, según ha contado hoy la agencia EFE-Ceuta.

Francisco Sánchez (Ceuta, 1955), miembro del Instituto de Estudios Ceutíes (IEC), ha realizado este descubrimiento con motivo de la consulta del Consejo de Guerra de esa época para la elaboración de un libro sobre los exiliados y la masonería llamado "Masonería en Ceuta, 1821-1936".

El historiador ha explicado que fueron numerosos los exiliados republicanos que se refugiaron en las ciudades de Tánger y Casablanca, desde donde mantenían reuniones con el fin de establecer una resistencia al franquismo.

En diciembre de 1937 un grupo de republicanos se reunieron en los sótanos del café Tantoville, en la calle Poincaré de Casablanca, donde surgió la idea de enviar varios paquetes bombas contra las autoridades franquistas en la capital del Protectorado Español, en Tetuán.

En esa reunión preparatoria estaban los hermanos Manuel y Julián Nogueira Martín, Sobrado Cosme y el ceutí Segundo Miaja, maestro armero.

Los reunidos deciden enviar los paquetes al alto comisario Juan Beigbeder, al comandante interventor Regional de Yebala -José Faura-, al comandante de Regulares José Montaner y un cuarto al coronel Joaquín Cebollino de Larache.

Los dos primeros envíos a José Montaner y al alto comisario Juan Beigbeder mientras que el comandante José Faura recibió el paquete a las 10,30 horas del 29 de diciembre tampoco abrió al paquete después de comprobar que tenía una "considerable carga de trilita".

En el caso del paquete-bomba al coronel Joaquín Cebollino, el mismo le llegó en la mañana del 30 de diciembre, el cual se depositó sobre el jardín "y a consecuencia de la lluvia explotó, después de que la familia comprobara que contenía una caja con explosivos con envolturas de marca francesa".

Juan Beigbeder le comunicó a un funcionario que se marchara urgentemente al Consulado de Inglaterra a denunciar el hecho de que por el correo inglés habían recibido una caja que contenía elementos explosivos.

"Por el correo inglés y con procedencia al parecer de Rabat se han recibido cuatro paquetes postales y abierto uno de ellos por el comandante Faura resultó contener una fuerte carga de explosivos, no funcionando por la defectuosa preparación, pero dando noticias a que se tomasen las precauciones necesarias para que los demás paquetes no fueran abiertos", recogió en un exhaustivo informe Beigbeder según cuenta el historiador ceutí.

Francisco Sánchez ha añadido que es una parte de la historia que había pasado totalmente "inadvertida" y que gracias a su labor de investigación ha podido "salir a la luz".

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio