La Autopista Nacional
Typography
0
0
0
s2smodern

La abstención en las elecciones generales ha dejado en casa, en la última década, una media cercana a once millones de electores que optan por no atender la llamada de las urnas, pero como lo hacen por muy diversas razones esta opción aparece como una gran incógnita de difícil pronóstico.

Los comicios del 10-N, los cuartos en cuatro años, se celebran cuando las encuestas detectan un imparable descrédito ciudadano hacia la política, lo cual vaticina un aumento de la abstención.

Pero los sociólogos advierten de que esto no tiene por qué ser necesariamente así, porque ese "cabreo" hacia los políticos al culparles de la repetición de las elecciones puede mutar en función de muchas variables que aparecerán en los 40 días que aún faltan para el 10-N.

La más inmediata y visible, la irrupción de Más País, el partido encabezado por Íñigo Errejón, quien defiende su retorno a la política nacional para combatir la abstención y recuperar para sus siglas a muchos votantes de izquierda que, precisamente por ese enfado, piensan quedarse en casa.

Hay cierto "espejismo" respecto al alcance real de la abstención, que es mayor de lo que se cree.

Cuando en cada noche electoral se anuncian los datos de participación (el 75,5 % se dijo en la jornada del 28 de abril) no se hace el cálculo sobre el total de electores, al faltar los del Censo de Residentes Ausentes (CERA) que votan desde el extranjero y cuyas papeletas se computan más adelante.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio