Editorial
Typography
0
0
0
s2smodern

Las playas del Chorrillo y de La Ribera han conseguido, por decimotercer año consecutivo, las banderas azules como reconocimiento de calidad medioambiental y de servicios. Unos reconocimientos que, más de un año, han sido dudosos por ciertos aspectos como la inexistente disponibilidad de sillas de baño anfibias para discapacitados, a pesar de ser uno de los requisitos para su obtención.

Aun así, independientemente de cómo se consigan estos distintivos de calidad, la Ciudad y los ceutíes deben mantener la calidad de las playas durante toda la temporada estival. No vale con vanagloriarnos de que hemos obtenido banderas azules para que después los ciudadanos dejen la playa hecha un asco y el Ayuntamiento abandone su mantenimiento a mitad de camino.

Por no hablar de la necesaria presencia de agentes de Policía Local para garantizar la seguridad de todos los que allí acuden a pasar el día. Eso de tener a dos o tres agentes destinados a las playas y tenerlos con una moto rotando de costa a costa, es una chapuza a enmendar.

Lo dicho, la calidad ya la tenemos, ahora es fundamental que entre todos la mantengamos durante todo el verano por el bien de Ceuta, de su turismo y de los ceutíes.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio