Miguel Ángel Ríos: "Llevamos 20 años con problemas de apedreamientos"
Entrevistas
Typography
0
0
0
s2smodern

Miguel Ángel Ríos, Jefe Accidental del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento desde que ocupara el cargo hace tres años, pertenece al Cuerpo desde el año 1982, y lidera un equipo compuesto por 83 efectivos. Unos efectivos que, cuando tocan alarma, deben estar vestidos con el equipo de trabajo, que pesa 45 kg, en menos de un minuto y en el vehículo ya montados. Un equipo básico que ronda por persona los 2.500 euros.

Pregunta.- ¿Qué tal se encuentra el SEIS en relación al número de integrantes tras las últimas incorporaciones?

Respuesta.- Con las últimas incorporaciones se ha elevado el número de plazas hasta 83, pero la propuesta rondaba los 95. Nuestro problema es que tenemos un déficit continuo debido a la jubilación a los 59 años. Nosotros teníamos un déficit de 14 elementos antes de estas últimas oposiciones. Entraron 10 y nos quedamos con un déficit de cuatro, con lo cual ahora mismo, sumando cuatro nuevas jubilaciones este año, vamos a volver a tener un déficit importante.

P.- ¿Cuántas plazas deberían salir para que estén cubiertos todos los grupos y turnos?

R.- 16 bomberos.

P.- ¿Hay previsto nuevas convocatorias?

R.- Una de las cosas que se tienen previstas para este mismo año es una promoción interna de dos bomberos que ascenderían a cabo, lo que produciría dos vacantes más para el año que viene, más dos que arrastramos, serían cuatro de manera oficial. Lo que está claro es que habría que incluir de alguna manera estas cuatro jubilaciones que se producen en este mismo año para que fueran al menos 10 plazas para el año que viene.

P.- ¿Qué tal se han adaptado los últimos 10 en formar parte del equipo?

R.- Han tenido una adaptación durante tres meses fantástica. Han recibido un curso de formación, impartido por los miembros del servicio de una categoría elevada. Se han incorporado a los turnos y la adaptación ha sido muy rápida. Han tenido varios servicios que les han hecho adaptarse aún más rápidamente. Les ha coincidido incendios atípicos, como son los incendios de viviendas, e incendios de vehículos, aunque ese suele ser más habitual...

 

P.- Desde hace un tiempo, están ocurriendo muchos casos de incendios de contenedores, ligados a apedreamientos en la zona del Príncipe, cuando os trasladáis hasta allí para sofocar el fuego. ¿Cómo estáis viviendo estos hechos y qué solución se le está dando?

R.- Llevamos ya muchos años, no sólo estos últimos que están sonando algo más en prensa. Llevamos muchos años con apedreamientos, con emboscadas y en desventaja, ya que el que lo provoca busca una posición dominante para apedrear de arriba hacia abajo. Afortunadamente, a día de hoy no ha habido ninguna desgracia personal directa, sí que ha habido daños materiales leves como rotura de cristal y abolladura en vehículo, pero gracias a Dios lo que se refiere a personal, nada.

Se hizo un procedimiento en el cual nosotros acudíamos acompañados por la policía en ciertas circunstancias, particularmente en zona del Príncipe y aledaños, y en servios muy concretos como coches incendiados, basuras...

Llevamos siendo apedreados desde hace 20 años, otra cosa es que ahora sí que se advierte como más organizado. Nosotros vemos más organización porque antes no era premeditado el hecho de que fuéramos apedreados. Ahora no, ahora montan una barricada o colocan en mitad de un descampado un contenedor de basura que casualmente no hay ninguno alrededor. O un vehículo que se roba y se pone en zonas concretas, y siempre con desventaja para nosotros.

P.- ¿Preocupa la integridad física de los componentes del Cuerpo?

R.- Evidentemente preocupa, y mucho, nuestra integridad física.

P.- ¿Se han vivido momentos difíciles? Cuál ha sido la situación que se recuerde más tensa...

R.- El momento más difícil no podría precisarlo pero fue hace ya muchos años, concretamente en la zona de la Almadraba, en la cual hubo apedreamientos, la Policía se defendió, hubo tiroteo, y fue bastante difícil. Creó muchos problemas. Con este problema llevamos 20 años. No es nuevo.

P.- ¿Y cuál es el fin?

R.- Quizás una cierta cultura de molestar, de atacar a los servicios públicos que acudimos allí, tanto policía como bomberos, que somos personas que acuden para intentar ayudar a la barriada, a los vecinos... no lo termino de entender.

Bomberos Jose Luis Rios 2

 

P.- ¿Cuántas llamadas se atendieron el pasado año?

R.- 1492. Podemos destacar 213 llamadas para atender incendios en contenedores y basuras, así como 113 llamadas por incendios en vehículos. Ojo, llamadas, no número de coches o contenedores. Con una llamada podemos sofocar tres contenedores.

P.- ¿Y qué actuación, de todas las vividas en 2018, se recuerda como "más peligrosa" de todas?

R.- Lo verdaderamente dañino y peligroso son los incendios forestales, como el ocurrido en el mes de julio. Por su extensión fue algo bastante peligroso. Lo que a nosotros más nos afecta personalmente es cuando acudimos a incendios en viviendas, que eso afecta mucho, y más cuando tienes contacto directo con la persona. Verdaderamente es lo que más nos llega.

P.- Cambiando de tema, en relación al material de trabajo ¿necesitan incorporar nuevos materiales?, ¿vehículos?, ¿ropa?... En qué estado os encontráis.

R.- En un servicio como el nuestro, cualquier renovación siempre es necesaria, contínua tanto en dotación material como en equipamiento personal. En estos momentos necesitamos la renovación de un vehículo más, algún vehículo de transporte personal, actualizar materiales, y el equipamiento personal de aquí a dos años habrá que cambiarlo todo. Hablamos de chaquetón, guantes y cascos de intervención. El problema de la dotación de bomberos es que un chaquetón y pantalón de intervención ronda los 2.000 euros tranquilamente, dependiendo de la calidad. Los guantes unos 125 euros... un equipamiento muy caro. El año que viene ya nos toca.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio