Editorial
Typography
0
0
0
s2smodern

El fútbol es un símbolo de todos los tiempos que mueve masas. Ningún otro deporte arrastra tantas pasiones, dinero e intereses. Una pasión que traspasa países y fronteras; la misma frontera que traspasó el ministro de Interior Fernando Grande- Marlaska para asistir al partido de la Supercopa de España en Tánger, sin antes hacer un alto en el camino en Ceuta, una visita que era obligada a todas luces dada la situación por la atraviesa la ciudad tras el asalto a la valla más virulento de los últimos años, en el que entraron más de 600 inmigrantes.

 Días después de que se produjera el suceso, el ministro visitó Algeciras para comprobar in situ cómo se vive la llegada incesante de inmigrantes a sus costas y agradecer su labor a los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Hasta ahí, hasta Algeciras parece que llega el territorio nacional para Grande- Marlaska.

 De las grandes expectativas por la llegada del PSOE a la Presidencia del Gobierno a la cruda realidad. Ceuta no se quita de encima la categoría de territorio de segunda para el Estado español, gobierne el color político que gobierne.

 Nuestros agentes de la Guardia Civil, contra los que atentaron vilmente los inmigrantes, merecían una consideración por parte de los representantes del Gobierno, de un Pedro Sánchez que tan solo ha visitado Ceuta en los últimos años para pedir los votos de la federación ceutí hacia su persona para unas primarias internas. Y, por su puesto, la de Grande- Marlaska que parece haber olvidado que Ceuta es la puerta sur de la inmigración y que es aquí donde únicamente podrá conocer los pormenores que rodean a este drama, si es que realmente le interesa.

 Ceuta necesitaba esa visita, los ceutíes merecían esa consideración. Ahora, ya es tarde.

 

 

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio