La UFP critica que el Gobierno no atienda la necesidad de dotar la frontera de más medios materiales y humanos.
Laboral
Typography
0
0
0
s2smodern

“El Gobierno ha dejado una vez más a los policias y guardias civiles totalmente vendidos en la lucha cuerpo a cuerpo contra una masa imparable cada vez más violenta”

La Unión Federal de Policia ha denunciado la “más absoluta desprotección y abandono” que sufren las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que custodian los puestos fronterizo de Ceuta y Melilla por parte de un gobierno que “hacen oídos sordos a las reiteradas peticiones de dotar a dichas fronteras de los medios pasivos, materiales y humanos necesarios que impidan o dificulten la entrada de inmigrantes”.

Desde la UFP se considerar que el Gobierno “ha dejado una vez más a los policias y guardias civiles totalmente vendidos en la lucha cuerpo a cuerpo contra una masa imparable y cada vez más violenta y cuyo único fin no es otro que pasar a toda costa, llevándose por delante todo lo que encuentran a su paso”.

Para este sindicato de la Policía Nacional, las medidas que el Gobierno emplea para frenar la inmigración “quedan nuevamente en evidencia por su ineficacia absoluta”, acusando a los gobernantes de “mirar hacia otro lado y no proteger las fronteras”.

La UFP considera que los gobernantes deben exigir más implicación de la UE, porque Ceuta y Melilla “no disponen de las infraestructuras ni medios para afrontar esta presión migratoria a la que llevan sometidos desde años”, a la vez que recuerdan que esto no es sólo un problema de España sino de Europa.

Igualmente la UFP considera que la cooperación de las autoridades de Marruecos, ya que el sindicato manifiesta que “nadie avisa del asalto, ni siquiera con el aviso de los silbatos de la policía de Marruecos que normalmente preceden a un asalto de esta magnitud”.

El sindicato defiende la actuación llevada a cabo por los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, resaltando que “los agentes actuaron con rapidez y emplearon todos los medios pasivos que les proporciona el Gobierno para frenar un asalto a la frontera de esta magnitud. Una ridícula puerta de no más de 1,80 metros de altura que fue traspasada con gran rapidez y que incluso los inmigrantes lograron abrir, dejando a 12 policías de extranjería a merced de cerca de 200 inmigrantes violentos y agresivos que arrasaban todo aquello que se opusiera en su camino”.

La UFP resalta especialmente la gran virulencia del asalto, poniendo de relieve que durante el intento de frenar a la muchedumbre, tres agentes de la Policía Nacional han sido arrollados, resultando heridos, y uno de ellos de gravedad debido a una fractura de tibia y peroné.

Es por ello que la UFP ha reiterado y ha exigido el absoluto cumplimiento de la Ley y la dotación inmediata de mayores medios materiales y humanos por parte del Gobierno de la nación para que los agentes se puedan defender de esa violencia.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio