Nazareno y Esperanza se encuentran bajo los sones del ‘Novio de la Muerte’
Semana Santa 2017
Typography
0
0
0
s2smodern

- Miles de ceutíes se dieron cita en la plaza de África para vivir uno de los momentos más emotivos de la Semana Santa ceutí que mañana alcanzará su ecuador.

Cada año que pasa el ‘Encuentro’ entre Jesús Nazareno y la Virgen de la Esperanza congrega un mayor número de personas. Los ciclos anuales renuevan la fuerza del pueblo ceutí para convertir esa noche, la del encuentro en única y, gracias a Dios, en repetible. Se derraman lágrimas y aplausos, miradas y flashes de cámaras ajenas o propias. Son centenares las máquinas que van inmortalizando cada uno de los suspiros de La Legión, Jesús o María; cada movimiento, cada paso y cada mecido.

Después de una gran acogida al Medinaceli y su Madre por las calles ceutíes el Lunes Santo, hoy hacía aparición el ‘Encuentro’. Es imposible vivir en otro lugar una mezcla de sabores religiosos y militares tan compatibles. Algo que al amante de la Semana Mayor le incita a llegarse a Ceuta cada Martes Santo.

Pasos muy cortos, elegantes con la Señora, acompasado ritmo de paso del Nazareno con la pesada Cruz a cuestas reviraba de izquierdas por la Plaza de Africa en tanto que la Esperanza guapa, afligida de dolor, medio extendía sus brazos con las manos buscando cobijarle.

La Esperanza salió por González Tablas y giró hacia Plaza de África tras oler directamente el mar desde la confluencia con Paseo de las Palmeras. Un gentío espectacular esperaba en los mejores sitios, aguardaba el momento del acercamiento de los pasos, hasta rozar sus maniquetas.IMG 3734

Los costaleros, sin dolor, a golpe de trabajadera lograban la magia ayudados por una masa que ovacionaba la impresionante chicotá del Encuentro.

Unidos, pegados los pasos, los respiraderos transmitían el esfuerzo de los de abajo. El Nazareno y la Esperanza, frente a frente. El cornetín de órdenes del Tercio toca las notas mágicas. Dispuestos. Los costaleros ya saben lo que tienen que hacer.

Una levantá al unísono, un abrazo entre capataces y un intercambio de “vivas” en la oscuridad, en el interior de los trancaniles de los pasos. “Vivas tú, mi Nazareno”, “viva tú Virgen de la Esperanza”. De fondo el tambor, encendiendo la música con los palillos, pegando en la madera del tambor y fraguando el ambiente a encuentro en las postrimerías del mismo.

La emoción recorre el cuerpo de todas y cada una de las miles de personas que coincidieron en el momento más apasionado de esta Semana Santa, aparece un nudo en la garganta, mientras se intenta cantar la letra de un Novio de la Muerte sentido, propio, nuestro.

La Banda Municipal Albaida del Aljarafe marcando una perfecta sincronización con la de tambores y cornetas del Tercio, lograron un realce magnífico a tan espectacular momento. El Nazareno (izquierda ‘alante’, derecha atrás) giraba sin prisas, pero sin pausas, mientras una eternidad de acordes marciales marcaban el paso.

Finalmente Jesús Nazareno se dio la vuelta para despedir a su madre y hacer la carrera oficial, además de dirigirse a calles emblemáticas de la Semana Santa ceutí como Amargura, Ingenieros o Velarde, antes de recogerse en su templo.IMG 3691

Pulse aquí para buscarse en nuestra galería de imágenes

o si lo prefiere, vea desde aquí una selección de nuestras fotografías de la Estación de Penitencia del Encuentro

 

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio