Foto de Archivo. LVC
Inmigración
Typography
0
0
0
s2smodern

ACNUR ha expresado su preocupación por la posible devolución automática a Marruecos de un grupo de 29 personas de origen subsahariano que habrían intentado entrar ayer en España por la valla de Melilla y ha pedido poner fin a las devoluciones automáticas en Ceuta y Melilla.

En una nota de prensa, ACNUR se ha referido al hecho que ayer protagonizaron un grupo de 120 personas de origen subsahariano que intentaron alcanzar territorio español en torno a las 06:30 de la mañana.

De ellas, 30 lograron subir a lo alto de la valla por una zona entre el Barrio Chino y el aeropuerto, "permaneciendo encaramados algo más de una hora "y sólo una de estas personas consiguió superar el dispositivo de la Guardia Civil y llegar al CETI, "mientras que las otras 29 habrían sido devueltas a Marruecos sin procedimiento alguno", según ACNUR.

ACNUR ha dicho que la enmienda a la ley de extranjería, aprobada en marzo de 2015 por la que se establecía un régimen especial para Ceuta y Melilla mediante la introducción de la figura del "rechazo en frontera" no avala las devoluciones automáticas.

Según la oenegé de ayuda al refugiado se hace referencia expresa a las obligaciones internacionales que debe cumplir España en materia de derechos humanos y protección internacional (Disposición adicional 10).

Tanto el Consejo de Europa como otros organismos internacionales coinciden con ACNUR al señalar que estas prácticas y la interpretación de la enmienda realizada por las autoridades españolas "no son acordes con la legislación internacional y europea que prohíben las expulsiones colectivas y sin garantías".

Estas prácticas contrastan con las garantías que las propias autoridades españolas han defendido en Bruselas en relación a la aplicación del acuerdo de la Unión Europea con Turquía que incluiría "un tratamiento individualizado a toda persona que llega a territorio europeo, asegurando el derecho a pedir asilo".

ACNUR ha indicado que desconoce si las personas que intentaron ayer alcanzar territorio español huían de la guerra o la persecución o querían entrar por otros motivos.

En todo caso, la práctica de las devoluciones automáticas impide que se lleve a cabo este tratamiento individualizado y que se identifique adecuadamente a posibles refugiados o a personas con otras necesidades de protección y "no son la solución para gestionar flujos mixtos en la frontera".

La oficina de ACNUR ha hecho varias propuestas a las autoridades españolas para la puesta en marcha de un mecanismo de identificación de personas en necesidad de protección, coincidentes con los posicionamientos expresados por el Consejo de Europa y el Defensor del Pueblo.

ACNUR ha expresado su preocupación por lo que "parece ser una práctica creciente en las ciudades autónomas de Melilla y Ceuta", donde se han registrado al menos seis incidentes de esta naturaleza desde noviembre de 2015.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio