pluma_57
Opinión
Typography
0
0
0
s2smodern

Perfíl humano

Era una sección que salía en un programa de los domingo por la tarde, del inolvidable Jose María IÑIGO y creo que se llamaba FANTASTICO y duraba más de cuatro horas y hasta mi padre decía que aquello por mucho directo que fuera que la gente tenía que cagar y mear...

Y allí no se movía nadie y al tiempo era que había unos figurantes que ocupaban los sillones de los que se levantaban con el azogue que son ese estado nervioso y tensión que también es clínicamente una exposición al Mercurio.

El Conseguidor era un personaje feote y creado con unas pintas pero que leía un montón de cartas basadas en increíbles y emotivas historias, y se elegían cada domingo unas tres o cuatro.

Las había que saltaban las lágrimas, otras que pedían conocer a famosos del cine y algunas con esa carga social y sufrida que ya iba dando tintes de realitys...

Luego apareció en la pequeña pantalla JOAQUIN PRAT y el Precio Justo con esa pajarita y el smokin y el mítico ¡A JUGAR! donde los concursantes salían cargados de regalos, premios, paquetes de billete y unas sonrisas de oreja a oreja.

EL PITO, era el nombre que mi madre le puso a un funcionario que podía hacer una gestión para un hermano mío en los tiempos de la mili y tanta risa nos dió que pensamos en la frase entera, ¡habla con el pito! porque el apodo era un personaje infantil de la sesión de tarde.

LA LAMPARA DE ALADINO, es lo que nos podemos creer que en CEUTA y que el rol de muchas familias que ya no son como las de los años setenta, donde se podía hablar con personajes sociales que lo conseguían todo y hasta poder recordar sus nombres, siempre se decía en aquellos años, ¡habla con Solera, y habla con Cabillas! eran unos señores Don José y Don Valentín que con su presencia y su empaque y su don de gentes, no defraudaban a nadie y con sólo un telefonazo y esa llamada ¡ponía firmes! a todo un organismo, negociado o ministerio.

El otro día vi un empresario que no podía ni acabar su café y su charla matinal, aquella velada de supuesta relajación era peor que un artista firmando autógrafos, el abordaje fue total y por unos segundos me quedé apoyado en el cristal de un escaparate viendo aquella escena.

Y creo que el parapeto de ciertas autoridades, políticos, dirigentes y demás personas que tienen el cartel del CONSEGUIDOR, o de Joaquin Prat, les viene bien que haya alguien que verdaderamente tenga ese rol de la lámpara de Aladino y que pueda mover un dedo y gestionar cualquier asunto, porque al que creían que lo podía todo le importara UN PITO.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio