pluma_9
Opinión
Typography
0
0
0
s2sdefault

Perfíl humano

Fue una mañana de aquel domingo donde yo me desesperaba, y veía que los años no pasan en balde y tu ya no eras lo que me sentía, y por mas que me irritase ya me decía yo, yo palante... y tu patrás.

Y por más que yo me dijera que aquello no estaba bien, y tu no parabas de llorar era porque algo me decía que estabas reinando.

Había muerto Afriquita, el simbolo de la planta, la antología de nuestro corredor y por ende algo se nos iba con ella.

Por los buenos momentos vividos y las añoranzas de tantas buenas veladas, con ese arte de saber cocinar y preparar suculentos platos, con una serenidad increible nos dió un saber estar y una familia que nos abrió las puertas a su acogedor hogar, para compartir tantisimas celebraciones.

Allá que se fueron tantos momentos, mientras con Afriquita se nos iban tantas sensaciones nos fuimos adentrando en el Campo Santo, de Santa Catalina porque con los movimientos de nichos ya no sabía donde estaban mis antepasados.

Con un paso tranquilo y sereno allá que iba con mi madre viendo las lapidas y los nichos, hasta dar donde estaban recogidos, mi abuelo Bernardo, mi abuela Anica, y el tito Pepe.

Al paso de los patios, panteones y un silencio solo contrastado por el viento del poniente, vi con una emoción de lagrimas contenidas, donde estaba mi primo que tanto sentimiento y melancolia hace que el silencio espeso no pueda a veces ni contar de pasada ese silencio espeso, que nos acompaña en nuestras vidas.

No queria mi madre irse sin ver la de mi tio Pepe, y tras preguntar a mis primos por via wasap, y los consejos e indicaciones de los cuidadores, allá que lo encontramos y nos fuimos con esa tranquilidad y paz espiritual, que la vida son dos dias y con el recuerdo, de aquel domingo, donde mi madre lloraba, se lamentaba y se estremecía, porque en menos de nada, todo se acaba aqui en la vida, como en la mirada, uno viera como en un nicho que se perdía con un ramo de flores.

0
0
0
s2sdefault
Joomla SEF URLs by Artio